ÍNDICE BIOGRAFÍA NO AUTORIZADA DEL VATICANO

  1. Pactando con el diablo. Mussolini y Pio XI

  2. El mercader en el templo. Bernardino Nogara, el constructor de las finanzas vaticanas

  3. El Papa de Hitler. Pio XII y el Tercer Reich y El Banco de Dios. El Instituto para las Obras de Religion

  4. El otro holocausto. El Vaticano y el genocidio en Croacia y Ratas a la carrera. El Vaticano al final de la segunda guerra mundial

  5. Haciendo balance. El Vaticano y la posguerra y El Papa que no fue. Gregorio XVII y Juan XXIII

  6. El banquero de la mafia, Michele Sindona y Pablo VI y Propaganda Due. La Masoneria fascista

  7. La sombra de San Pedro. El nuevo poder de Michele Sindona, Altas finanzas, altos delitos. La increible historia de los bonos falsos

  8. El crack Sindona. El hundimiento de las finanzas vaticanas

  9. 33 dias. La prematura muerte de Juan Pablo I

  10. Un comienzo accidentado. El escandalo del Banco Ambrosiano

  11. El juicio final. Los destinos de Paul Marcinkus, Michele Sindona y Licio Gelli , El golpe. Los nuevos escandalos financieros del Vaticano , La mala educacion. Los escandalos sexuales del clero

 

37 Doctrinas Catolicas Romanas
 
La Salvacion por Medio de la Iglesia
 
La Salvacion por Medio de Buenas Obras
 
La Iglesia Perdona los Pecados
 
La Unica Iglesia Verdadera
 
El Bautismo Salva
 
El Papa: Vicario de Cristo
 
El Papa: Infalible
 
Los Sacramentos Salvan
 
El Pecado de Presuncion
 
El Bautismo de Niños
 
Grados de Pecado
 
La Doctrina de la Transubstanciacion
 
La Eucaristia: Nos Guarda del Pecado
 
La Eucaristia: Ayuda a los Muertos
 
Maria: Salvadora
  Maria: Fue Salva Desde su Nacimiento
 
Maria: Virgen Perpetua
 
Maria: Fuente de Santidad
 
Maria: Intercesora
 
Maria: Receptora de las Oraciones
 
Maria: Reina del Universo
 
La Misa
  El Purgatorio
 
La Oracion a los Santos
 
La Oracion por los Muertos
 
Las Imagenes
 
La Confirmacion
 
La Confesion de Pecados al Sacerdote
 
Las Indulgencias
 
La Interpretacion de la Palabra de Dios
 
La Oracion Catolica
 
La Penitencia
 
Son Cristianos los Catolicos?
 
Es Posible que 850 Millones de Catolicos Esten Equivocados?
 
La Reconciliacion
 
El Celibato
 
La Uncion de los Enfermos
      Apendice 1 Confusion
      Apendice 2 Una Invitacion
      Apendice 3 La Suplica de Dios
      Apendice 4 Libertad o Esclavitud?

 

 

 

 

 

UN COMIENZO ACCIDENTADO. EL ESCÁNDALO DEL BANCO AMBROSIANO

El inicio del pontificado de Juan Pablo II no pudo ser mas turbulento. Nada mas llegar al trono de San Pedro tuvo que hacer frente al mayor escandalo financiero de la historia de la Santa Sede, la quiebra del Banco Ambrosiano, un acontecimiento que tenia todas las caracteristicas de un drama de Shakespeare y que, ademas, terminaba igual que estos: con muchos cadaveres en el escenario...

Tras la muerte de Juan Pablo I, y durante el periodo de sede va cante, la prensa hizo numerosas conjeturas sobre los posibles pa pabili que tenian mas posibilidades. En las columnas de opinion se apuntaba que lo que mas convenia a la Iglesia era un pontifice que la mantuviera a favor de los vientos de la historia.

El anuncio de la eleccion del polaco Karol Wojtyla como nuevo papa cogio por sorpresa a todos. Por segunda vez en dos meses, los pronosticos del conclave se convirtieron en papel mojado, y un desconocido subio al trono de San Pedro. Pese a los buenos propositos de Juan Pablo I, tras un mes en el pontificado no habia variado la marcha de la Iglesia, y la situacion en este conclave volvio a ser la misma que en el anterior: dos bloques enfrentados y los lideres de ambos, Benelli y Siri, como maximos favoritos. El empate de votos entre Siri y Benelli hizo que en la segunda jornada del conclave la votacion se dispersara hacia otros candidatos, convergiendo fundamentalmente en Karol Wojtyla. A que esto fuera asi habia contribuido notablemente el arzobispo de Viena, Franz Konig, que durante el conclave se prodigo distribuyendo un libro de homilias titulado Signo de contradiccion, cuyo autor era el cardenal Wojtyla.

Este debio de recordar en aquellos momentos que su antiguo amigo, el profesor Stefan Swiezawski, habia tenido el presentimiento de que Wojtyla se convertiria en papa algun dia.1 Asi que cuando se dio cuenta de que existian posibilidades de que fuera elegido, se mostro reacio a aceptar, porque ello supondria abandonar su tierra natal, su familia, amigos y feligreses, dejar su trabajo como obispo y cambiar radicalmente de vida para trasladarse a Roma y asumir el gobierno de la Iglesia.

El peso de los cardenales centroeuropeos en la eleccion fue importante. Asi, el cardenal Konig, al entrar en el conclave el 14 de octubre, pregunto al primado de Polonia, el cardenal Stefan Wyszynski:

—¿Y si el proximo Papa fuera un polaco? A lo mejor Polonia tendria algun candidato...

—¡Dios mio! ¿Te parece que yo deberia acabar en Roma? Eso supondria un triunfo sobre los comunistas.

—No, no me refiero a ti, pero hay un segundo hombre polaco...

—¡Ah!, Karol es demasiado joven, es un completo desconocido... nunca podria ser Papa.2

1. Weigel, George, Witness to Hope: The Biography of Pope ]ohn Paul II, Harper Collins, Nueva York, 2001.

2. Ibid.
 

Sin embargo, pocas horas despues, y viendo el curso que tomaba el conclave, el primado de Polonia se acerco discretamente a su joven pupilo y le dijo: «Si te eligen, aceptalo». Por ello, cuando tal como dicta el ritual de la eleccion, se le pregunto a Wojtyla si asumia el cargo de Sumo Pontifice, pronuncio la siguiente frase: «En obediencia a la fe a Cristo, mi señor, confiado en la Madre de Cristo y de la Iglesia, no obstante las graves dificultades, acepto».3

 

3. Juan Pablo II, John Paul II: The Encyclicals in Everyday Language, Orbis Books, Nueva York, 2001.

Ya siendo papa, promulgo la constitucion apostolica Universi Dominici Gregris, que regula la futura eleccion del Sumo Pontifice y en la que se pide a quien resulte elegido que «no renuncie al ministerio al que es llamado por temor a su carga, porque Dios, al imponersela, le sostendra con su mano».
 


UN PAPA POLACO
Aunque el conclave es secreto, un cardenal conto despues que Karol Wojtyla fue elegido con 99 votos en el octavo escrutinio. Siempre segun ese purpurado, ya fallecido, el cardenal de Cracovia obtuvo 11 votos la mañana del lunes 16, en el sexto escrutinio; 47 votos en el septimo y 99 en el octavo.

El 16 de octubre de 1978, alrededor de las seis y media de la tarde, la multitud esperaba la fumata en un ambiente tenso y cargado de comentarios sobre el futuro papa. En ese momento se produjo otro de los ya habituales episodios de confusion con el humo de la Capilla Sixtina. No se sabia de que color era. Primero salio blanco, luego negro... El potente foco que iluminaba la chimenea no contribuia a aclarar las cosas. La gente reunida en la plaza de San Pedro estaba desconcertada, algunos aplaudian timidamente, otros preguntaban: «¿Que pasa?, ¿de que color es la fumata, negra o blanca?». Para despejar las dudas, los altavoces del Vaticano anunciaron que habia sido elegido el nuevo pontifice. Un gran jubilo estallo: la gente cantaba, rezaba, lloraba y vitoreaba en un ambiente cargado de gran emocion.

Poco despues se abrio el ventanal del balcon central de la basilica de San Pedro y salio el cardenal Feriele Felici, que habia sido secretario general del concilio. El cardenal Felici pronuncio la celebre expresion latina: «Habemus Papam!», «Carolus... Wojtyla».

El nombre de Wojtyla fue acogido con la maxima sorpresa por los presentes. Mas sorprendente aun que el hecho de ser un desconocido, era el que se tratase de un cardenal de nacionalidad polaca. Un periodista italiano, Gianfranco Sviderkowski, de origen polaco, puso entre su lista de futuribles papas a los dos polacos, pero mas por simpatia hacia sus origenes que por creerlo realmente. Por primera vez en la historia, un polaco llegaba a la sede de San Pedro. Incluso para los propios cardenales polacos, la eleccion logica habria sido el cardenal Wyszynski, muy conocido por su visceral anticomunismo.

Precisamente la cuestion de las relaciones de la Santa Sede con el comunismo paso a un primer plano de la atencion publica. La noticia fue recibida con disgusto por los gobiernos de los paises del Este europeo. Sin embargo, hubo quien lo vio con mas optimismo, incluso algun periodista español vaticino que con la eleccion de Karol Wojtyla la Iglesia llegaria a un entendimiento con el comunismo.

De todas maneras, ahi no terminaron las sorpresas. Nada mas salir al balcon, los fieles congregados en la plaza de San Pedro pudieron comprobar que el aspecto fisico del nuevo pontifice distaba mucho del de los papas anteriores. Era un hombre relativamente joven, fornido y jovial que nada tenia que ver con la sofisticacion y amaneramiento que habian caracterizado a la Santa Sede hasta entonces.4

 

4. Manhattan, Avro, Murder in the Vatican, op. cit.
 


RUMORES Y FOTOGRAFÍAS
Pese a todo, su «falta de refinamiento», lejos de constituir un in conveniente, le sirvio para encandilar desde el primer momento a los cristianos de todo el mundo. Los fieles veian en Wojtyla un papa campechano y humilde que buscaba la cercania antes que el boato vaticano. Ni siquiera los italianos se sintieron a disgusto porque se hubiera roto la tradicion de siglos de papas de aquel pais. Al contrario, nada mas salir al balcon de San Pedro, la multitud recibio con vitores y aplausos a aquel corpulento hombre que se esforzaba en hablar la lengua del que, a partir de ese momento, seria su nuevo pais.

Segun se fueron desvelando episodios de la biografia del nuevo pontifice, en especial de su juventud, la gente se iba sintiendo mas cautivada con su figura. En aquellos primeros años, sus amigos del grupo de teatro del que formaba parte no dudaban de que Karol se convertiria con el paso de los años en un conocido actor u hombre de letras, y desde luego ninguno dudaba de que se casaria y formaria una familia.5

 

5. Bernsteign, Cari y Politi, Marco, His Holiness: }ohn Paul II and the Hidden History of Our Time, Penguin Books, Nueva York, 1996.

 

Wojtyla era un joven muy religioso, tanto que imponia una especie de respeto instintivo entre sus compañeros, que en su presencia no osaban contar chistes verdes, soltar exabruptos y mucho menos blasfemar. Estas anecdotas pueden sonar a leyenda, pero su moralidad y sus modales calmados y silenciosos tuvieron, a lo largo de su vida, un extraño efecto intimidante sobre los demas, del que han hablado muchos de los que en algun momento frecuentaron su compañia.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Wojtyla trabajo en una factoria de productos quimicos controlada por los nazis, mantuvo relaciones con las guerrillas marxistas de la resistencia y fue amigo de varias mujeres. A raiz de esto, y de que durante aquellos años, entre 1939 y 1944, hay una etapa oscura y apenas conocida en su biografia, comenzo a circular por Roma el rumor de que podria haber estado casado. Pero la popularidad del nuevo papa era tal que estas habladurias no afectaron su carisma. Ni siquiera su imagen se vio empañada cuando la prensa sensacionalista italiana publico unas fotos ineditas de Su Santidad tomando el sol desnudo junto a la piscina.

 

(A raiz de aquellas fotos, Licio Gelli hizo un comentario cuando menos inquietante, sobre todo si tenemos en cuenta los acontecimientos posteriores: «Fijate en los problemas que debe de tener el servicio secreto. Si es posible tomar esas fotografias del Papa, imagina lo facil que seria dispararle».6 Casi tan facil como hubiera sido envenenar a su antecesor.)

Algo muy similar debio de pasar por la mente de Juan Pablo II, dado que una de las primeras decisiones que tomo pocos dias despues de su eleccion fue, precisamente, la de crear un cuerpo de seguridad, el Servicio Secreto de Su Santidad (SSSS): cinco policias de elite, equipados con el material mas moderno, encargados de garantizar la seguridad personal del papa; y otro equipo de veinte agentes, cuya labor era mezclarse con la multitud en las apariciones publicas del Sumo Pontifice.7

6. Yailop, David, op. cit.

7. Lopez Saez, Jesus, Se pedira cuenta. Origenes, Madrid, 1990.


LA VIDA SIGUE IGUAL
Juan Pablo II pronto demostro que, pese a haber elegido el nombre del papa anterior, estaba lejos de continuar su obra. Ni una sola de las reformas propuestas por Juan Pablo I se hizo realidad. El cardenal Villot volvio a ocupar el cargo de secretario de Estado, esta vez con un papa con el que tenia mas cosas en comun.

Marcinkus siguio al frente del Banco Vaticano y Caivi continuo dedicandose al fraude a gran escala. Los mismos que habian hecho imposible el pontificado de Juan Pablo I seguian ocupando los puestos clave del Vaticano ahora con Juan Pablo II. La Iglesia habia dado un paso atras, regresaba a la epoca de Pablo VI.

No es de extrañar que el cardenal Villot estuviera pictorico, a pe sar de sus años y su delicada salud. Organizo para el nuevo papa un acto de celebracion al que acudieron los mas estrechos colaborado res del pontifice, y en el que se brindo con champan. Se dice que en aquel acto informal, el papa se salto el protocolo y entono para los presentes una cancion popular polaca titulada El montañero. Sin embargo, poco duraria la alegria en la Santa Sede. Al haber mante nido en sus puestos a los principales responsables de la economia vaticana, Juan Pablo II no sabia que habia dejado preparado el escenario para el mayor escandalo financiero en el que se veria envuelta la Iglesia en toda su historia: el asunto del Banco Ambrosiano.

Como hemos podido ver en los capitulos precedentes, el Vaticano habia establecido en los ultimos años profundos lazos con el presidente del Banco Ambrosiano, Roberto Caivi, lazos tan fuertes que el propio arzobispo Marcinkus se sentaba en el Consejo de Administracion de la filial que el banco tenia en las Bahamas.8

 

8. Cornweil, Rupert, op. cit.
 

Sin embargo, Caivi resulto ser tan poco de fiar como Michele Sindona, y obedecer a los mismos intereses poco confesables (la mafia y la logia Propaganda Due).9 Incluso se ha apuntado que el entramado bancario de Caivi fue utilizado por la CÍA para cana lizar operaciones financieras que preferian mantener lo mas lejos posible de la opinion publica.10 Es mas, escuadrones de la muerte y paramilitares de toda Latinoamerica habrian obtenido mediante esta via buena parte de sus recursos economicos.

 

9. Varios autores, Everything YOM Know Is Wrong: The Disinformation Cuide to Secrets and Lies, op. cit.

10. Wiison, Robert Anton, Cosmic Trigger: Down To Earth, volumen II, New Falcon Publications, Tempe (Arizona), 1991.


El banco catolico, tradicionalmente utilizado por el clero para obras de caridad, paso a ser una enorme «lavadora» de dinero, como antaño lo fueron los bancos de Sindona. Para ello, Caivi comenzo a hacer cuantiosos prestamos a empresas fantasma que, para tener mayor legitimidad, mantenian cuentas en el Banco Vaticano, en las que eran domiciliados los citados prestamos."

 

Seis de estas corporaciones tenian su sede en Panama: Astolfine S.A., United Trading Corporation, Erin S.A., Bellatrix S.A., Beirose S.A., y Starfield S.A. Habia dos empresas mas establecidas en sendos paraisos fiscales europeos, Manic S.A., en Luxemburgo, y Nordeurop Stablishment, en Licchtenstein. El principal proposito de estas corporaciones no era otro que hacer a Caivi mas rico, financiar las operaciones de Licio Gelli y Propaganda Due y blanquear dinero para la mafia. Sin embargo, estas no eran, ni mucho menos, sus unicas actividades.

 

11. Martin, Malachi, Rich Church, Poor Church, op. cit.
 


DEUDAS Y MISILES
Buena parte del dinero que conseguian estas empresas a traves de los prestamos del Banco Ambrosiano se invertia en la compra de acciones del propio banco, de manera que Calvi iba obteniendo poco a poco mas control sobre la institucion.

Entre estas empresas merece mencion aparte Bellatrix, controlada directamente por Marcinkus, pero que fue creada por tres de los miembros mas prominentes de Propaganda Due, el propio Gelli, Ortolani y Bruno Tassan Din, director ejecutivo y estratega financiero del gigantesco grupo editorial Rizzoli. Con apenas diez millones de dolares de capital social, Bellatrix obtuvo del Banco Ambrosiano 184 millones, con los que se dedico a comprar misiles Exocet que mas tarde venderia a Argentina y serian utilizados durante la guerra de las Malvinas.

 

Una de las claves de esta operacion podria haber sido la gran amistad que unia a Licio Gelli con el almirante argentino Emilio Eduardo Massera, que fue durante un tiempo jefe de la junta militar.12 Astolfine, otra de las empresas, tenia un capital mucho menor, apenas diez mil dolares, lo que no fue obstaculo para que se hiciera con 486 millones de dolares del Banco Ambrosiano. Con transacciones de este tipo no hacia falta ser un avezado analista financiero para prever la pronta caida del entramado financiero de Calvi.

A pesar de ello, todo paso por legal ante los inspectores del Banco de Italia. Cuando estos preguntaban por la naturaleza de aquellas empresas se les respondia que pertenecian al Vaticano, que las utilizaba para fines propios de la Iglesia. En principio no habia por que dudar, ninguna garantia podia ser mejor que la de la Iglesia catolica. De esta forma, la hemorragia de dinero continuo: desde el Banco Ambrosiano hasta las empresas fantasma pasando antes por el Banco Vaticano, que se quedaba con una parte en concepto de comision.

12. West, Nigel, The Secret War for the Falklands: The SAS, M16, and the War Whitehall Nearly Lost, Warner Books, Londres, 1997.

Esta impunidad hizo que Caivi se fuera envalentonando pau latinamente hasta que, al final, termino por llamar la atencion de las autoridades italianas. Licio Gelli, el hombre de los mil con tactos, estaba obstruyendo y retrasando sistematicamente la in vestigacion contra su amigo Caivi gracias a sus agentes infiltra dos en la Guardia de Finanzas. A pesar de todo, la investigacion prosiguio su curso y en marzo de 1979 Lucca Mucci, el juez en cargado del caso, tuvo acceso a la lista de los veinte accionistas mayoritarios del Banco Ambrosiano.

 

El principal era el propio banco, con el 7,39 por 100 del total. A traves del Instituto para las Obras de Religion, el Vaticano poseia el 1,82 por 100 de las acciones.

 

Los demas accionistas eran Toro Assicurazioni (5,11), Kredietbank, de Amberes (3,09), Credito Overseas, de Panama (2,98), SAPI (1,58), Lantana, de Panama (1,40), Cascadilla, de Panama (1,40), Rekofinanz, de Vaduz (Licchtenstein) (1,22), Ulricor, de Vaduz (Licchtenstein) (1,04), La Fidele, de Panama (1,02), Cogebel Lux, de Luxemburgo (1,00), Ecke, de Licchtenstein (0,92), Finkurs, de Licchtenstein (0,92), Finprogram, de Panama (0,92), Orfeo, de Panama (0,92), Marbella, de Panama (0,92), Sektorinvest, de Liechtenstein (0,65), Credit Commercial, de Francia (0,46), Sansinvest, de Liechtenstein (0,46), Italfid Italtrust (0,70).13

 

13. Sisti, Leo y Modolo, Gianfranco, El banco paga. El embrollo del Ambrosiano y la logia P2, Plaza & Janes, Barcelona, 1983.

Aunque la participacion nominal del Vaticano en el banco era pequeña, los negocios en los que participaban juntos Caivi y Marcinkus eran multiples y variados:

En el curso de cinco años (1972-1977), el Vaticano ha sido re compensado con cerca de 70 mil millones de liras por haberse pres tado a ciertas operaciones con titulos efectuados por sociedades del grupo Ambrosiano. La funcion del Instituto para las Obras de Reli gion, que a efectos de la legislacion italiana es un banco no residente, y por tanto no sometido a las limitaciones que rigen para los bancos italianos, consistio en actuar de pantalla en movimiento de titulos realizados por el Banco Ambrosiano.14

El 12 de junio de 1980, Mucci recibio un informe del cuerpo de Guardia de Finanzas que «contenia pruebas de que Caivi y algunos de sus colaboradores habian cometido varios delitos graves: exportacion ilegal de capitales, falsificacion de documentos bancarios y fraude».15

 

14. Gurwin, Larry, El caso Caivi. La muerte de un banquero. Versal, Barcelona, 1984.

15. Jbid.


Dos semanas despues, el juez Mucci ordeno a Caivi que entregara su pasaporte. No obstante, Caivi, con la inestimable ayuda, una vez mas, de Licio Gelli, consiguio recuperarlo temporalmente.

A comienzos de 1981, el ministro de hacienda italiano Beniamino Andreatta, que llego al puesto en octubre del año anterior, tras estudiar los informes elaborados por sus subordinados desde

1978. concluyo que era necesario que el Vaticano retirara su apoyo a Calvi. El proposito del ministro no era otro que el de proteger a la Iglesia, asi que fue al Vaticano a reunirse con el cardenal Casaroli, nuevo secretario de Estado tras la muerte, en 1979. del cardenal Villot. El ministro hizo al cardenal Casaroli una descripcion pormenorizada de la situacion, recomendando que el Vaticano rompiera todos sus vinculos con el Banco Ambrosiano antes de que fuera demasiado tarde. Este sabio y bienintencionado consejo fue ignorado. No sabemos si decia o no la verdad, pero lo cierto es que Marcinkus alego mas tarde que nunca fue informado de esta reunion. En cualquier caso, las cosas habian ido ya muy lejos como para romper los vinculos con el Banco Ambrosiano.

No era la primera advertencia seria que se recibia en el Vaticano a este respecto. El 12 de enero de 1981, un grupo de inversores del Banco Ambrosiano escribio una carta al papa Juan Pablo II en la que se le suplicaba que investigara los negocios que se traian entre manos Marcinkus, Caivi y Gelli. La carta estaba escrita en polaco, para que pudiera ser leida por el pontifice sin necesidad de interpretes, y decia:

El Instituto para las Obras de Religion no es solo un inversor del Banco Ambrosiano. Es tambien socio y compañero de Roberto Calvi. Las acciones judiciales, en numero cada vez mayor, revelan que Calvi es hoy uno de los principales vinculos entre el sector mas degenerado de la masoneria (Propaganda Due) y los circulos de la mafia, como heredero de Sindona. Ello fue posible gracias a la implicacion de personas generosamente mantenidas por el Vaticano. Una de ellas es Ortolani, que se mueve entre el Vaticano y poderosos grupos del hampa internacional.

Ser socio de Calvi significa ser socio de Gelli y Ortolani, pues ambos le orientan e influyen decisivamente. Por tanto, le guste o no, el Vaticano es tambien un complice activo de Gelli y Ortolani a traves de su asociacion con Roberto Calvi. 16

 

16. Yailop, David, op. cit.

El papa nunca respondio a la carta.
 


EL CREPÚSCULO DE CALVI
A mediodia del 2 de marzo de 1981, el Vaticano hizo publico un documento que provoco la sorpresa entre los catolicos. Sin previo aviso y sin causa aparente que lo justificase, la Santa Sede recordaba a los fieles la vigencia de las leyes canonicas que prohiben la pertenencia a la masoneria bajo pena de excomunion. Solo un selecto grupo de personas conocia la razon de aquel anuncio. Los eficaces servicios de inteligencia vaticanos habian descubierto que el gobierno italiano se disponia a desarticular Propaganda Due. De esta forma, la Iglesia se desentendia de lo que pudiera acontecer.

Como ya se ha relatado en otro capitulo, el 17 de marzo de 1981, la policia italiana registro la mansion de Gelli, donde hallo una copia del documento «La estrategia de tension», que era el plan elaborado por la CÍA, la mafia, Propaganda Due y Gelli para establecer un gobierno neofascista en Italia. Curiosamente aquella operacion no tenia nada que ver con la investigacion de Propaganda Due, sino con la posible implicacion de Licio Gelli en un simulacro de secuestro que habia organizado Michele Sindona en Estados Unidos para eludir la accion de la justicia, y del que se hablara mas adelante. Gracias a los documentos encontrados en la residencia de Gelli, apenas dos meses despues el juez Gerardo D'Ambrosio ordenaba la entrada en prision de Roberto Calvi, que salio al poco tiempo bajo fianza y manteniendo su puesto en el banco.

Al contrario de lo que suele suceder en otros casos, al financiero caido en desgracia no le faltaron amigos en aquellos momentos dificiles. Bettino Craxi, lider del Partido Socialista, y Flaminio Piccoli, presidente del Partido Democratacristiano, hablaron en su favor en el Parlamento.

En aquellos momentos complicados, Calvi decidio jugar otra vez la baza de la Iglesia en su favor. Solicito a Marcinkus una carta de patrocinio que le sirviera para demostrar ante los propios directivos de su banco y ante las autoridades economicas que las operaciones con las empresas conocidas como las «panameñas» contaban con el beneplacito de la Santa Sede. La carta fue fechada el 1 de septiembre de 1981 en el Instituto para las Obras de Religion y dirigida al Banco Ambrosiano de Lima, donde el IOR reconocia el control de las sociedades, asumiendo asimismo un endeudamiento de mas de mil millones de dolares.

 

El texto de la misiva, firmada por el propio Marcinkus y sus dos asistentes, Luigi Mennini y Pellegrino de Strobel, es el siguiente:

BANCO AMBROSIANO ANDINO S.A.

LIMA-PERÚ Estimados señores:
Confirmamos mediante esta carta que controlamos, directa o in directamente, las siguientes empresas:

  • Manic S.A., Luxemburgo.

  • Astolfine S.A., Panama.

  • Nordeurop Stablishment, Liechtenstein.

  • United Trading Corporation, Panama.

  • Erin S.A., Panama.

  • Bellatrix S.A., Panama.

  • Beirose S.A., Panama.

  • Starfield S.A., Panama.

Tambien confirmamos nuestro conocimiento del endeudamiento que estas empresas tienen con ustedes con fecha 10 de junio de 1981, segun el estado de cuentas adjunto.17

Suyos afectisimos [Firmas ilegibles] ISTITUTO PER LE OPERE DI RELIGIONE

Segun el propio Michele Sindona, Caivi habria pagado al Vaticano —o a Marcinkus— veinte millones de dolares por este documento.18

17. Cornweil, Rupert, of>. cit.

18. Tosches, Nick, op. cit.



EL HOMBRE DE LOS CONTACTOS
Mientras Calvi vivia su particular via crucis, Marcinkus disfrutaba las mieles de la gloria. Juan Pablo II, en pago a sus muchos servicios para la Santa Sede, le nombro presidente de la Comision Pontificia para el Estado de la Ciudad del Vaticano, aparte de seguir al frente del IOR. El nombramiento tuvo lugar el 28 de septiembre de 1981, fecha en la que se cumplia el tercer aniversario de la muerte de Juan Pablo I, el hombre que habia querido librar a la Santa Sede de la presencia de Marcinkus y sus acolitos.

En diciembre de 1981, Flavio Carboni, un conocido hombre de negocios sardo con fama de tener excelentes contactos, asumio el papel de principal encargado de las relaciones publicas de Caivi. Carboni era la persona mas indicada para esta funcion. Parecia tener una cantidad ilimitada de amigos en el mundo de la politica, en los medios de comunicacion, en el Vaticano, en los servicios de inteligencia y en el hampa. Se embolso por su trabajo treinta millones de dolares, que fueron depositados en una cuenta numerada en Suiza desde la sucursal del Banco Ambrosiano en Peru. ¿Cual era la naturaleza de tan bien pagados servicios? Tal vez el testimonio de la hija de Roberto Caivi arroje algo de luz en este sentido. Anna Caivi cuenta que en una ocasion pudo escuchar a escondidas una conversacion entre su padre y Carboni:

«Mi padre le decia (levantando la voz) a Carboni que debia hacerle entender al Vaticano que los curas tenian que cumplir con sus compromisos, porque de lo contrario el revelaria todo lo que sabia».

Aparte del chantaje, las funciones de Carboni incluian importantes actividades delictivas. Entre sus numerosas amistades se encontraban dos de los personajes mas representativos del hampa romana (la malavitta): Danilo Abbruciati y su jefe, Ernesto Diotavelli. Pues bien, una de las personas que mas incomodaban a Calvi en aquellos dias era, precisamente, el vicepresidente de su propio banco, Roberto Rosone, que intentaba averiguar todo lo concerniente a los manejos de Calvi. En otoño de 1981, al poco tiempo de asumir la vicepresidencia del Banco Ambrosiano, Rosone comenzo a formularle a Calvi preguntas cada vez mas comprometedoras acerca de los prestamos concedidos a las sociedades «panameñas». Calvi respondio vehementemente:

«Detras de esas deudas esta el Vaticano: el Papa». Ante la insis tencia de su vicepresidente, Calvi pregunto molesto: «¿Eso signi fica que usted alimenta alguna duda acerca del banco central del Vaticano?».19

Roberto Rosone definia a Carboni como un «individuo que asusta solo con verlo», y la verdad es que en su caso habia motivos de sobra para estar asustado. La mañana del 27 de abril de 1982, Rosone salio de su casa pocos minutos antes de las ocho, como tenia por costumbre. Vivia en un apartamento que se encontraba sobre una de las sucursales del Banco Ambrosiano, protegida por guardias armados las veinticuatro horas. Nada mas pisar la calle un hombre comenzo a disparar contra el y cayo herido. Los guardias respondieron al fuego y comenzo un tiroteo que se saldo con la muerte del sicario, que seria identificado como Danilo Abbruciati.

Al dia siguiente, Flavio Carboni pagaba 530.000 dolares a Ernesto Diotavelli. Casi al mismo tiempo, Calvi se dirigia al hospital con un ramo de flores para el hombre cuyo asesinato habia ordenado casi con toda seguridad. Ya en la habitacion del herido tuvo la sangre fria de decir:

«¡Virgen Santa! ¡Que mundo de locos! Nos quieren asustar, Roberto, a fin de apropiarse de un grupo valorado en veinte trillones de liras».

19. Yailop, David, op. cit.

 

«HE PENSADO MUCHO ESTOS DÍAS...»
El 31 de mayo de 1982, el Banco de Italia solicitaba al Ambrosiano todos los detalles de las ocho empresas «panameñas». El consejo accedio por once votos contra tres, a pesar de las desesperadas protestas de Calvi, que sabia muy bien lo que encontrarian los auditores en aquellas cuentas: un desfalco de 1.300 millones de dolares.

 

Para taparlo solo se le ocurrio pedir un prestamo al IOR. El Vaticano, a fin de cuentas, era el propietario de las empresas, y podia demostrarlo. Conocia la cuantia de las propiedades del IOR, asi que no dudo en solicitar a Marcinkus que liquidase una parte para ayudarle. Como ultimo recurso, escribio una carta al propio Juan Pablo II:

Santidad, he pensado mucho en estos dias. He pensado mucho, Santidad, y he llegado a la conclusion de que Usted es mi ultima es peranza, la ultima... Santidad, he sido yo quien ha asumido la pesada carga de los errores y de las culpas cometidos por los actuales y precedentes representantes del IOR, incluyendo las fechorias de Michele Sindona, de las que aun sufro las consecuencias. He sido yo, bajo encargo preciso de

 

Sus autorizados representantes, quien ha dispuesto conspicuas financiaciones en favor de muchos paises y asociaciones politico-religiosas del Este de Europa; he sido yo quien, de acuerdo con las autoridades vaticanas, he coordinado todo lo referente a Centroamerica y Sudamerica, la creacion de numerosas entidades bancarias, sobre todo con el fin de contrarrestar la penetracion de las ideologias filomarxistas, y soy yo, finalmente, quien hoy es traicionado y abandonado por esta autoridad a quien he rendido siempre el maximo respeto y obediencia...

 

Los adversarios externos sabemos quienes son y Usted, Santidad, lo sabe mejor que nadie y los combate mejor que nadie; pero los internos, la Iglesia quiero decir, los afines, como algunos democristianos, ¿usted los conoce, Santidad? Yo creo que no. No soy un chismoso y tampoco alguien que acusa por despecho o por venganza.

 

Y no me interesa, por tanto, detenerme en tan tas habladurias que recaen sobre algunos prelados y, en particular, sobre la vida privada del secretario de Estado Casaroli, pero me interesa muchisimo señalarle la buena relacion que une a este con ambientes y personajes notoriamente anticlericales, comunistas y filocomunistas, como el ministro democristiano Beniamino Andreatta, con el que parece que ha llegado a un acuerdo para la destruccion y reparto del grupo Ambrosiano... Pero ¿a que designio quiere o debe obedecer el secretario de Estado? ¿A que chantaje?20

20. La Repubblica, 19-20 de abril de 1992.

 

Ni el papa ni Marcinkus se plegaron a las peticiones de Calvi. Cuando las autoridades monetarias italianas fueron a preguntarle al presidente del IOR, este les explico que el no sabia nada de aquellas transacciones y que el IOR no solo no era propietario de aquellas empresas, sino que apenas era una pequeña institucion con fines eclesiasticos que disponia de unos fondos ridiculos en comparacion a los de cualquier institucion financiera seglar.
 


ROSARIO DE MUERTES
Ante este panorama, y muy decepcionado por el desentendimiento de los sacerdotes, Calvi decidio huir del pais, no sin antes decirle a su familia que desde el extranjero revelaria con pruebas graves secretos que harian renunciar al papa. Al poco tiempo de la fuga del financiero, Graziella Corrocher, la secretaria de Calvi, se estrello contra el suelo desde el cuarto piso de la sede central del Banco Ambrosiano, dejando tras de si una sospechosa nota de suicidio en la que maldecia a Calvi por el daño causado.

 

Nunca se termino de despejar la duda de que no fuera asesinada, debido a todo lo que conocia sobre los asuntos de su jefe. (De hecho, meses despues, el 2 de octubre, Giuseppe Dellacha, ejecutivo del banco, murio igualmente en extrañas circunstancias.)

Unas horas despues de que el cuerpo de su secretaria se precipitase al vacio, el 17 de junio de 1982, el cadaver de Calvi aparecio colgando del puente de Blackfriar's, en Londres. En sus bolsi llos se encontraron cinco ladrillos, y su cuerpo fue cubierto por la marea, tal como establece el juramento masonico como pena para los traidores. La justicia britanica, ajena a estas sutilezas simbolicas, lo considero un suicidio, algo que nunca se acepto en Italia.

 

En un sumario paralelo instruido en Roma a partir de 1992, el juez dio por validas las pruebas forenses entregadas por la fiscalia en 2003, y lo considero un homicidio. Entre las pruebas destacaba la no presencia de lesiones oseas en las cervicales y la inexistencia de restos de los ladrillos en las manos de Roberto Calvi. El equipo forense estuvo encabezado por el aleman Bernard Breinkmann. Ya en 2005 un juez ordeno el procesamiento de cuatro personas acusadas del asesinato del financiero. No deberia sorprendernos que entre los imputados se encontrase Flavio Carboni.21

 

21. En el momento de escribir este libro, el juicio, previsto para el 5 de octubre de 2005, aun no se habia celebrado.

Quien ordeno a Carboni que arrojara a su amigo al vacio con una cuerda al cuello tal vez se sepa algun dia.

 

Regresar al Indice

 

 


Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información