ÍNDICE BIOGRAFÍA NO AUTORIZADA DEL VATICANO

  1. Pactando con el diablo. Mussolini y Pio XI

  2. El mercader en el templo. Bernardino Nogara, el constructor de las finanzas vaticanas

  3. El Papa de Hitler. Pio XII y el Tercer Reich y El Banco de Dios. El Instituto para las Obras de Religion

  4. El otro holocausto. El Vaticano y el genocidio en Croacia y Ratas a la carrera. El Vaticano al final de la segunda guerra mundial

  5. Haciendo balance. El Vaticano y la posguerra y El Papa que no fue. Gregorio XVII y Juan XXIII

  6. El banquero de la mafia, Michele Sindona y Pablo VI y Propaganda Due. La Masoneria fascista

  7. La sombra de San Pedro. El nuevo poder de Michele Sindona, Altas finanzas, altos delitos. La increible historia de los bonos falsos

  8. El crack Sindona. El hundimiento de las finanzas vaticanas

  9. 33 dias. La prematura muerte de Juan Pablo I

  10. Un comienzo accidentado. El escandalo del Banco Ambrosiano

  11. El juicio final. Los destinos de Paul Marcinkus, Michele Sindona y Licio Gelli , El golpe. Los nuevos escandalos financieros del Vaticano , La mala educacion. Los escandalos sexuales del clero

 

37 Doctrinas Catolicas Romanas
 
La Salvacion por Medio de la Iglesia
 
La Salvacion por Medio de Buenas Obras
 
La Iglesia Perdona los Pecados
 
La Unica Iglesia Verdadera
 
El Bautismo Salva
 
El Papa: Vicario de Cristo
 
El Papa: Infalible
 
Los Sacramentos Salvan
 
El Pecado de Presuncion
 
El Bautismo de Niños
 
Grados de Pecado
 
La Doctrina de la Transubstanciacion
 
La Eucaristia: Nos Guarda del Pecado
 
La Eucaristia: Ayuda a los Muertos
 
Maria: Salvadora
  Maria: Fue Salva Desde su Nacimiento
 
Maria: Virgen Perpetua
 
Maria: Fuente de Santidad
 
Maria: Intercesora
 
Maria: Receptora de las Oraciones
 
Maria: Reina del Universo
 
La Misa
  El Purgatorio
 
La Oracion a los Santos
 
La Oracion por los Muertos
 
Las Imagenes
 
La Confirmacion
 
La Confesion de Pecados al Sacerdote
 
Las Indulgencias
 
La Interpretacion de la Palabra de Dios
 
La Oracion Catolica
 
La Penitencia
 
Son Cristianos los Catolicos?
 
Es Posible que 850 Millones de Catolicos Esten Equivocados?
 
La Reconciliacion
 
El Celibato
 
La Uncion de los Enfermos
      Apendice 1 Confusion
      Apendice 2 Una Invitacion
      Apendice 3 La Suplica de Dios
      Apendice 4 Libertad o Esclavitud?

 

 

 

 

 

EL OTRO HOLOCAUSTO. EL VATICANO Y EL GENOCIDIO EN CROACIA

La mayor parte de la gente ignora que durante la Segunda Guerra Mundial se produjo otro genocidio cuya brutalidad supero con creces lo visto en los campos de concentracion nazis. El asesinato de medio millon de serbios en Croacia ya ha pasado por derecho propio a los anales de los mas infames crimenes contra la humanidad. El papel de la Iglesia catolica en esta tragedia no fue en absoluto menor.

Cuando Adolf Hitler ataco Yugoslavia el 6 de abril de 1941, resulto inmediatamente evidente que la Wehrmacht contaba con el apoyo de grupos traidores dentro del Estado yugoslavo. El ejercito del pais estaba entre la espada y la pared, superado por la inmensa maquinaria de guerra alemana y apuñalado por la espalda por terroristas pronazis miembros del Partido Ustasha, una peligrosa organizacion croata de extrema derecha. Incluso los mandos de algunas unidades de mayoria croata estuvieron en conversaciones con los nazis, abriendoles practicamente las puertas del pais.1

 

1. Keegan, John, The Second Worid War, Penguin Books, Nueva York, 1990.
 

El Estado independiente de Croacia fue declarado el 10 de abril de 1941, el mismo dia en que la 14.a division panzer alemana entro en Zagreb y fue recibida con entusiasmo por la poblacion. La invasion de Yugoslavia por parte de las tropas de Hitler supuso la division del pais en dos naciones independientes. La catolica Croacia veia hecho realidad su sueño de independizarse de la Serbia ortodoxa. En terminos de su organizacion e ideologia, el nuevo Estado croata era una nacion totalitaria fundada en el principio de un Führer que, siempre que mantuviera su subordinacion a Alemania, podia hacer y deshacer a su antojo.

El caudillo que tomo las riendas del pais fue Ante Pavelic, jefe de los ustashi. Pavelic y sus seguidores habian estado exiliados en Italia bajo la proteccion de Mussolini, ya que eran buscados por los gobiernos de Francia y Yugoslavia acusados de planear los asesinatos del rey Alejandro de Yugoslavia y el primer ministro frances Louis Barthou. Pavelic establecio en Croacia, con la ayuda de sus padrinos nazis, el NDH «Nezavisna Drzava Hrvatska» (Estado independiente de Croacia). El 14 de abril, el primado de Croacia, Alojzije Stepinac, se reunia con Pavelic para transmitirle su felicitacion al tiempo que repicaban todas las campanas del pais para celebrar la victoria. A cambio, Stepinac recibio el nom bramiento de Supremo Vicario Apostolico Militar del Ejercito us tashi. La prensa catolica se deshacia en halagos hacia el dictador;

Dios, que controla el destino de las naciones y dirige el corazon de los reyes, nos ha dado a Ante Pavelic y ha movido al lider de un pueblo amistoso y aliado, Adolf Hitler, a emplear sus tropas victo riosas para dispersar a nuestros opresores y permitirnos crear un Estado independiente de Croacia. Gloria a Dios, nuestra gratitud a Adolf Hitler, e infinita lealtad al jefe Ante Pavelic.2

2. Manhattan, Avro, Catholic Imperialism ana Worid Freedom, op. cit.

Tal efusion no es de extrañar si tenemos en cuenta que una investigacion de la comision yugoslava de crimenes de guerra establecio que el arzobispo Stepinac habia sido uno de los prin cipales actores en la conspiracion que condujo a la conquista de Yugoslavia. A fin de cuentas, la Iglesia catolica llevaba siglos soñando con la idea de un reino catolico en los Balcanes, algo que finalmente sucedio cuando Pavelic y Hitler auparon al trono a Tomislav II, cuya funcion fue meramente decorativa. La identidad del Estado estaba basada mas en afiliacion religiosa que en etnicidad. El fanatismo catolico de los ustashi estaba decidido a convertir Croacia en un pais catolico mediante una combinacion de conversiones religiosas forzadas, expulsion y exterminio.
 


EL HÉROE PAVELIC
El clero apoyaba al regimen con entusiasmo fanatico. La mayoria de los catolicos compartian las metas ideologicas de los ustashi y recibieron con beneplacito el fin de la tolerancia religiosa impuesta por la antigua Yugoslavia. El papa en persona recibio en audiencia a Pavelic y bendijo a toda la delegacion de los ustashi desplazada a Roma, incluida la representacion de la Hermandad de los Grandes Cruzados, encargados de convertir al catolicismo a los serbios por medio de tacticas que, como veremos, no eran precisamente evangelizadoras.3

 

3. Bulajic, Milan, The Role of the Vatican in the Break-Up of the Yugoslav State: The Mission of the Vatican in the Independen! State of Croatia: Ustashi Crimes of Genocide (Documents, facts). Ministerio de Informacion de la Republica Serbia, Belgrado, 1993.

Durante sus cuatro años de existencia como Estado independiente (1941-1945), en Croacia se ejecuto a mas de 750.000 serbios, judios y gitanos.4 De los 80.000 judios de Yugoslavia, 60.000 fueron asesinados, la gran mayoria de ellos en Croacia. La mayoria de estas matanzas las cometieron los ustashi. Croacia fue el unico pais, junto con Alemania, en el que funcionaron campos de concentracion a gran escala durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Al contrario que los nazis, que idearon un sistema de exterminio industrial y discreto, el genocidio en Croacia y Bosnia-Herzegovina se caracterizo por la ejecucion de asesinatos rituales en lugares publicos, perpetrados con sadico y desenfrenado entusiasmo. El historiador austriaco Freidrich Heer comentaba en 1968 que lo sucedido en Croacia era el resultado del «fanatismo arcaico de epocas prehistoricas». Segun este experto, Pavelic fue «uno de los mayores asesinos del siglo xx». Ello no es obice para que, curiosamente, Pavelic sea visto como un heroe en la Croacia moderna.

El «heroe» croata solia referirse a los serbios de la siguiente manera; «Los eslavoserbios son el desperdicio de una nacion, el tipo de gente que se vende a cualquiera y a cualquier precio...». Buena parte de esta animadversion era azuzada desde los pulpitos. El propio arzobispo Stepinac decia:

Despues de todo, los croatas y los serbios pertenecen a dos mundos distintos, polo norte y polo sur, nunca se llevaran bien a no ser por un milagro de Dios. El cisma de la Iglesia ortodoxa es la maldi cion mas grande de Europa, casi mas que el protestantismo. Aqui no hay moral, ni principios, ni verdad, ni justicia, ni honestidad.5

4. Bulajic, Milan, Never again: Ustashi Genocide in the independen! State of Croatia (NDH) from 1941-1945, Ministerio de Informacion de la Republica Serbia, Belgrado, 1992.

5. Dedijer, Vladimir, The Yugoslav Auschwitz and the Vatican: The Croatian Massacre ofthe Serbs during Worid War II, Prometheus Books, Nueva York, 1992. La autenticidad de la cita del arzobispo es inapelable, ya que en el libro en cuestion aparece el texto manuscrito de su puño y letra.

El 12 de junio de 1941, todos los judios y serbios de Croacia se encontraron con que su libertad de movimiento habia sido res tringida. El ministro de Justicia, Milovan Zanitch, no tenia el menor reparo en declarar el sentido de estas medidas:

Este Estado, nuestro pais, es solo para los croatas y para nadie mas. No habra caminos ni medidas que los croatas no empleen para hacer nuestro pais realmente nuestro, limpiando de el a todos los ortodoxos serbios. Todos aquellos que llegaron a nuestro pais hace trescientos años deben desaparecer. No ocultamos nuestras intenciones. Es la politica de nuestro Estado y para su promocion lo unico que haremos sera seguir fielmente los principios de los ustashi.6
 


LIMPIEZA ÉTNICA
Para entonces, las matanzas ya habian comenzado. Mile Budak, ministro de Educacion del gobierno croata, declaraba en Gospic el 22 de julio de 1941:

Las bases del movimiento ustasha son la religion. Para las minorias, como los serbios, judios y gitanos, tenemos tres millones de balas. Mataremos a un tercio de la poblacion serbia, deportaremos a otro tercio, y al resto lo convertiremos a la fe catolica para que, de esta forma, queden asimilados a los croatas. Asi destruiremos hasta el ultimo rastro suyo, y todo lo que quede sera una memoria aciaga de ellos...7

La campaña de limpieza etnica dio comienzo casi de inmediato. Buena parte de la legislacion y estructura administrativa del nuevo Estado se adapto para que se ajustase lo mas posible al derecho canonico.

6. Manhattan, Avro, The Vatican Holocaust, Ozark Books, Springfield, 1988.

7. Dedijer, Vladimir, op. Cit


Stepinac vio con particular beneplacito la ley que decretaba la pena de muerte por el aborto y la ley que imponia treinta dias de carcel por insultar.8 La oposicion politica fue barrida de la vida publica. Se prohibio la publicacion de textos en cirilico, el alfabeto empleado por los serbios. Asimismo, se comenzo una campaña de «arianizacion» que denego los matrimonios mixtos entre catolicos croatas y miembros de otras etnias. En la entrada de los parques se instalaron carteles en los que podia leerse: «Se prohibe la entrada de serbios, judios, gitanos y perros».9 La Iglesia croata recibio estas medidas con mal disimulado entusiasmo, que quedo revelado, por ejemplo, en las palabras de Mate Mogus, sacerdote de Udbina:

«Hasta ahora hemos trabajado para la fe catolica con el libro de plegarias y la cruz. Ahora ha llegado la hora de trabajar con el rifle y el revolver».10

Mientras, el infame campo de concentracion de Danica comenzo a recibir a sus primeras victimas:" al principio judios, y luego todos los calificados como «indeseables», esto es, los no catolicos, que representaban mas del 60 por 100 de la poblacion.

 

8. Alexander, Stella, The Triple Myth. A Ufe of Archbishop Alojzije Stepinac, East European Monographs, Nueva York, 1987.

9. Crowe, David M., A History of Gypsies of Eastern Europe ana Russia, St. Martin's Griffin, Nueva York, 1994.

10. Dedijer, Vladimir, op. cit.

11. Cornweil, John, op. cit.


Las atrocidades que se cometieron en los campos de concentracion de Croacia no tienen parangon, y en algunos casos superan a las de los nazis. Djordana Diedlender, guardia del campo de Stara Gradiska, dio este estremecedor testimonio durante el juicio contra el comandante del campo, Ante Vrban:

En aquella epoca, llegaban a diario nuevas mujeres y niños al campo de Stara Gradiska. Ante Vrban ordeno que todos los niños fueran separados de sus madres y llevados a una habitacion. Se nos dijo a diez de nosotros que los llevaramos alli envueltos en mantas. Los niños gritaban por toda la habitacion y uno de ellos puso un brazo y una pierna en la puerta de forma que esta no pudo ser cerrada. Vrban grito: «¡Empujadla!». Yo no lo hice, asi que el dio un portazo destrozando la pierna del niño, despues le cogio por la otra pierna y le estrello contra el muro hasta matarlo. Tras esto, conti nuo metiendo a los niños alli. Cuando la habitacion estuvo llena, Vrban uso gas venenoso y los mato a todos.12

 

12. Memorando de crimenes de genocidio cometidos contra el pueblo serbio por el gobierno del Estado independiente de Croacia durante la Segunda Guerra Mundial. Octubre de 1950. Enviado al presidente de la V Asamblea General de las Naciones Unidas por Adam Pribicivic, presidente del Partido Democratico Independiente de Yugoslavia, Vladimir Bilayco, antiguo magistrado del Tribunal Supremo de Yugoslavia, y Branko Miljus, antiguo ministro de Yugoslavia.


EL PLACER DE MATAR
La ferocidad de los ustashi alarmo incluso a los propios nazis, que temian que una represion tan brutal contra una poblacion tan grande desembocase en un alzamiento armado. El 17 de febrero de 1942, Reinhard Heydrich, uno de los mayores artifices de la Solucion Final (el plan de los altos jerarcas del Tercer Reich para exterminar a los judios) y, como tal, no caracterizado precisamente por su piedad, expresaba su inquietud al Reichführer de las SS, Heinrich Himmier:

 

El numero de eslavos masacrados por los croatas de las formas mas sadicas esta estimado en 300.000 [...]. La realidad es que en Croacia los serbios que quedan vivos son aquellos que se han convertido al catolicismo, a quienes se les ha permitido vivir sin ser molestados [...]. Debido a esto, esta claro que el estado de tension serbocroata es una lucha entre la Iglesia catolica y la Iglesia ortodoxa.

Ante la fria eficiencia de los nazis, que habian convertido el genocidio en una siniestra clase de produccion en masa, los ustashi hacian de la muerte de sus victimas algo personal, complaciendose en su tortura publica y humillacion. Ésta y no otra es la razon de que se conserven un gran numero de testimonios foto graficos de semejantes atrocidades. Se trata de instantaneas que en su mayoria fueron tomadas como «recuerdo» por los verdugos. En ellas se pueden ver barbaridades dificilmente concebibles por una mente cuerda: desde sesiones de tortura jaleadas por un enardecido publico hasta procesiones de cabezas clavadas en picas por las calles de Zagreb.13 El propio Pavelic encontraba perversamente placentero obsequiar a los diplomaticos que le visitaban con cestas llenas de ojos humanos.14

Incluso los endurecidos fascistas italianos que controlaban una porcion de Croacia durante la guerra estaban horrorizados por los ustashi, y lograron rescatar a un gran numero de judios y ortodoxos, negandose a devolver a una muerte cierta a los refugiados que llegaban a su zona de control. El arzobispo Stepinac se quejo de esta actitud de los italianos tanto ante el obispo de Mostar, los italianos han vuelto y han reimpuesto su autoridad civil y militar. Las iglesias cismaticas revivieron inmediatamente despues de su regreso y los sacerdotes ortodoxos, hasta ahora escondidos, reaparecieron con libertad. Los italianos parecen favorecer a los serbios y perjudicar a los catolicos,15 como ante el ministro para asuntos italianos en Zagreb:

Ocurre que en los territorios croatas anexados por Italia se puede observar una caida constante de la vida religiosa y un evidente viraje del catolicismo al cisma. Si la parte mas catolica de Croacia dejara de serlo en el futuro, la culpa y responsabilidad ante Dios y la historia seria de la Italia catolica. El aspecto religioso de este problema lo transforma en mi obligacion de hablar en terminos simples y abiertos desde el momento en que yo, personalmente, soy el responsable del bienestar religioso de Croacia.16

13. Anderson, Scott y Anderson, Jon Lee, The League, Dodd, Mead & Company, Nueva York, 1986.

14. Black, Edwin, IBM y el Holocausto, Editorial Atlantida, Buenos Aires, 2001.

15. Dedijer, Vladimir, op. cit.


16. Falconi, Cario, U silenzio di Pio XII, Sugar, Milan, 1965.

 

 

LOS FRAILES ASESINOS
Lo mas escandaloso de todo este sordido asunto es que no pocos sacerdotes y, sobre todo, frailes franciscanos, estuvieron al mando de estos campos de la muerte.

Con pocas excepciones aqui y alla, el fenomeno aqui descrito era caracteristico de las masacres ustashi. A diferencia de los extermi nios en otros paises durante la Segunda Guerra Mundial, era casi imposible imaginar una expedicion punitiva ustashi sin la presencia de un sacerdote a la cabeza, tratandose generalmente de un franciscano.17

 

17. Ibid.

El mas conocido de ellos fue el fraile franciscano Miroslav Filipovic, que dirigio el campo de Jasenovac, donde se dio una muerte atroz a miles de personas. Otro franciscano de aquel campo, Pero Brzica, ostenta un record aun mas macabro si cabe.

Ante la llegada de nuevos prisioneros, se hizo evidente la necesidad de asesinar a los ya existentes para hacer sitio a los recien llegados. El personal del campo se mostro entusiasmado ante esta perspectiva:

El franciscano Pero Brzica, Ante Zrinusic, Sipka y yo apostamos para ver quien mataria mas prisioneros en una sola noche. La matanza comenzo y despues de una hora yo mate a muchos mas que ellos. Me sentia en el septimo cielo. Nunca habia sentido tal extasis en mi vida. Despues de un par de horas habia logrado matar a 1.100 personas, mientras los otros solo pudieron asesinar entre 300 y 400 cada uno. Y despues, cuando estaba experimentando mi mas grandioso placer, note a un viejo campesino parado mirandome con tranquilidad mientras mataba a mis victimas y a ellos mientras morian con el mas grande dolor.

 

Esa mirada me impacto; de pronto me congele y por un tiempo no pude moverme. Despues me acerque a el y descubri que era del pueblo de Klepci, cerca de Capijina, y que su familia habia sido asesinada, siendo enviado a Jasenovac despues de haber trabajado en el bosque. Me hablaba con una incomprensible paz que me afectaba mas que los desgarradores gritos que se sucedian a mi alrededor. De pronto senti la necesidad de destruir su paz mediante la tortura y asi, mediante su sufrimiento, poder yo restaurar mi estado de extasis para poder continuar con el placer de infligir dolor.

Le apunte y le hice sentar conmigo en un tronco. Le ordene gritar: «¡Viva Poglavnik Pavelic!», o te corto una oreja. Vukasin no hablo. Le arranque una oreja. No dijo una palabra. Le dije otra vez que gritara: «¡Viva Pavelic!» o te arranco la otra oreja. Se la arran que. Grita: «¡Viva Pavelic!», o te corto la nariz, y cuando le ordene por cuarta vez gritar «¡Viva Pavelic!» y le amenace con arrancarle el corazon con mi cuchillo, me miro y en su dolor y agonia me dijo:

«¡Haga su trabajo, criatura!». Esas palabras me confundieron, me congelo, y le arranque los ojos, luego el corazon, le corte la garganta de oreja a oreja y lo tire al pozo. Pero algo se rompio dentro de mi y no pude matar mas durante toda esa noche.

El franciscano Pero Brzica me gano la apuesta, habia matado a 1.350 prisioneros. Yo pague sin decir una palabra.18

18. Bulajic, Milan, The Role of the Vanean in the Break-Up of the Yugoslav State: The Mission of the Vatican in the Independent State of Croatia: Ustashi Crimes of Genocide (Documents, facts), op. cit.

 

Por esta hazaña el franciscano recibio el titulo de «rey de los cortadores de gargantas» y un reloj de oro, posiblemente robado a un prisionero antes de ejecutarlo.
 


CONVERTIRSE O MORIR
La barbarie, lejos de decrecer, fue en aumento y llego un punto en que ni tan siquiera la formalidad de los campos de exterminio fue considerada necesaria. Pueblos enteros fueron asaltados y sus habitantes pasados a cuchillo, cuando no asesinados con martillos y hachas, ahorcados o incluso crucificados. Los serbios sufrieron las torturas mas atroces, que se cebaban con especial saña en los sacerdotes ortodoxos, muchos de los cuales fueron quemados, desollados o descuartizados vivos:

Las ejecuciones en masa eran comunes, las victimas, degolladas y a veces despedazadas. En muchas ocasiones era comun ver pedazos de carne colgados en carnicerias con un cartel que decia «carne humana». Los crimenes de los alemanes en los campos de exterminio parecian pequeños comparados con las atrocidades cometidas por los catolicos. Los ustashi adoraban los juegos de tortura que se con vertian en orgias nocturnas, y que incluian clavar clavos al rojo vivo debajo de las uñas, poner sal en las heridas abiertas, cortar todas las partes humanas concebibles y competir por el titulo de quien era el mejor degollando a sus victimas. Quemaron iglesias ortodoxas lle nas de gente, empalaron niños en Vlasenika y Kladany, cortaron na rices, orejas y arrancaron ojos. Los italianos fotografiaron a un ustashi que tenia dos cadenas de lenguas y ojos alrededor del cuello.19

Todas las propiedades de la Iglesia ortodoxa fueron saqueadas y confiscadas. La mayor parte de este botin fue transferido a la Iglesia catolica croata, que seguia encantada con el regimen. El arzobispo de Sarajevo, Saric, llego al extremo de publicar una poesia enalteciendo al lider de los ustashi:

Contra los avaros judios con todo su dinero, quienes querian vender nuestras almas, traicionar nuestros nombres, esos miserables.

Usted es la roca donde se edifica la patria y la libertad. Proteja nuestras vidas del infierno, marxista y bolchevique.

Otro botin, en este caso espiritual y economico a la vez, que re cibio la Iglesia catolica fue la conversion forzosa de miles de ser bios, que, a punta de cuchillo, fueron obligados a renegar de su religion. Estas conversiones en masa fueron calificadas de gran triunfo para el catolicismo por parte de la jerarquia eclesiastica.20 ¿Por que este botin de almas era tambien economico? Porque para añadir iniquidad a la infamia, estas conversiones se realizaban previo pago de 180 dinares a la Iglesia por parte del converso.

19. Deschner, Kariheinz, Mit Gott una den Faschisten, Günther Verlag, Stuttgart, 1965.

20. Djilas, Aleksa, The Contested Country: Yugoslav Unity and Communist Revolution, 1919-1953, Harvard University Press, Cambridge, 1991.

Ademas, aquellos que sabian escribir debian enviar una carta de agradecimiento al ar zobispo Stepinac, que informaba puntualmente al papa de la buena marcha de las conversiones. En cualquier caso, los unicos que te nian opcion de salvar la vida mediante la conversion eran los cam pesinos pobres e incultos de las zonas rurales. Todo serbio educado, con capacidad de conversar o transmitir algo parecido a una identi dad nacional serbia era asesinado sin posibilidad de salvacion.
 


EL VISITANTE APOSTOLICO
El 14 de mayo de 1941, los serbios de la localidad de Glina fueron concentrados en un salon de actos por una banda de ustashi comandados por el abad del monasterio de Gunic. A continuacion, se les ordeno que mostraran sus certificados de conversion. Solo dos de ellos disponian del documento. El resto fueron degollados mientras el abad rezaba por sus almas.

Entre la venta de certificados de conversion y el saqueo de los tesoros custodiados en las iglesias ortodoxas, no resulta exagera do decir que si hubo alguien que obtuvo beneficio economico del genocidio cometido por los croatas fue, precisamente, la Iglesia catolica. A cambio, durante toda la guerra, la Iglesia catolica apoyo oficialmente al regimen, a pesar de que sus desmanes y lo curas eran publicos y notorios.

El Vaticano no podia alegar desconocimiento de estos graves sucesos. El 17 de marzo de 1942, el Congreso judio mundial envio a la Santa Sede una nota de auxilio, una copia de la cual aun se conserva en Jerusalen.

Varios miles de familias han sido deportadas a islas desiertas en la costa dalmata o internadas en campos de concentracion [...]. Todos los hombres judios han sido enviados a campos de trabajo donde se les han encomendado trabajos de drenaje o saneamiento durante los cuales han perecido en gran numero [...]. Al mismo tiempo, sus esposas e hijos fueron trasladados a otros campos donde igualmente tuvieron que afrontar graves privaciones.

Monseñor Giuseppe Ramiro Marcene, un benedictino de la congregacion de Monte Vergine y miembro de la academia romana de Santo Tomas de Aquino, era el representante personal del papa en el episcopado de Croacia, y mantenia al Santo Padre al corriente de todo lo que alli sucedia. Los defensores del Vaticano alegan que Marcene era un simple «visitante apostolico». Sin embargo, para el Ministerio de Asuntos Exteriores en Zagreb, el padre Marcene tenia estatus de «delegado de la Santa Sede», y en las ceremonias oficiales se le colocaba por delante, incluso, de los representantes del Eje, siendo considerado decano del cuerpo diplomatico. Ademas, Marcone, en su correspondencia con el gobierno ustashi, se calificaba a si mismo como Sancti seais legatus o Elegatus, pero nunca como «visitante apostolico».

Los medios de comunicacion tambien se hacian eco de esta situacion. El 16 de febrero de 1942, la BBC emitia el siguiente in forme sobre Croacia:

Las peores atrocidades estan siendo cometidas alrededor del arzobispo de Zagreb. La sangre de hermanos corre en arroyos. Los or todoxos estan siendo obligados a la fuerza a convertirse al catolicismo y no escuchamos la voz del arzobispo predicando la rebelion. En su lugar, se informa de que esta tomando parte en desfiles nazis y fascistas.

Ni siquiera cuando la prensa internacional comenzo a informar ampliamente sobre las barbaridades cometidas por clerigos catolicos, el papa hizo algo por detener a los sanguinarios franciscanos. La propia prensa catolica croata reflejo en sus paginas la persecucion, tratandola como si fuese lo mas normal del mundo. El 25 de mayo de 1941, en el Katolicki List, el sacerdote Franjo Kralik publico un reportaje titulado «¿Por que los judios estan siendo perseguidos?», en el que se justificaba el genocidio de la siguiente forma:

Los descendientes de aquellos que odiaron a Jesus, que lo condenaron a muerte, que lo crucificaron e inmediatamente persiguieron a sus discipulos, son culpables de excesos mas grandes que los de sus antepasados. La codicia crece. Los judios que condujeron a Europa y al mundo entero al desastre —moral, cultural y economico— han desarrollado un apetito que solamente el mundo en su totalidad puede satisfacer. Satanas les ayudo a inventar el socialismo y el comunismo. El amor tiene sus limites. El movimiento para liberar al mundo de los judios es un movimiento para el renacimiento de la dignidad humana. El Todopoderoso y Sabio Dios esta detras de este movimiento.
 

EL FIN DE STEPINAC
Cuando se vio con claridad que el curso de la guerra iba a ser contrario al Eje, Stepinac realizo algunos actos de «repentino hu <nanitarismo», actos en los que se basaron los revisionistas croa tas para pedir al Yad Vashem israeli, la Autoridad Nacional para el Recuerdo de los Martires y Heroes del Holocausto, la inclusion de Stepinac en su «Lista de Justos». La peticion ha sido denegada en dos ocasiones. Un representante de la institucion declaro al respecto que «personas que, ocasionalmente, ayudaron a un judio y colaboraron simultaneamente con un regimen fascista que fue parte del plan de exterminio nazi contra los judios, quedan descalificadas para el titulo de "Justo"».

Los contactos de los ustashi con el Vaticano no terminaron con el final de la Segunda Guerra Mundial. El 25 de junio de 1945, tan solo siete semanas despues de concluido el conflicto, los ustashi contactaron con una mision papal en Saizburgo, en la zona de Austria que estaba bajo la administracion estadounidense. Pedian al papa su ayuda para la creacion de un Estado croata, o, al menos, una union danubio-adriatica en la que los croatas pudieran establecerse.21 La propia Iglesia escondio y ayudo a huir a Ante Pavelic —burlando a las autoridades aliadas—, que logro escapar a Argentina.22 En su lecho de muerte, y bajo la proteccion de Franco, recibio la bendicion personal del papa Juan XXIII. Juan Pablo II rehuso visitar en reiteradas ocasiones los campos de concentracion de Jasenovac en sus visitas a Croacia, prefiriendo recibir al ex lider croata y negador del Holocausto Franjo Tudjman.

Finalmente, uno de los factores que mas llama la atencion de esta historia es que, al terminar la guerra, el Vaticano no hizo nada por socorrer a Stepinac, circunstancia que conocemos por una carta del mariscal Tito fechada en Zagreb el 31 de octubre de 1946:

Cuando el representante del Papa ante nuestro gobierno, el obispo Hurley, me hizo su primera visita, le plantee la cuestion de Stepi nac. «Llevenselo de Yugoslavia», le dije, «porque de otra forma nos obligaran a ponerlo bajo arresto». Adverti al obispo Hurley de las acciones que tendriamos que seguir. Discuti el asunto detalladamen te con el. Le hice saber de los muchos actos hostiles de Stepinac contra nuestro pais. Le di un archivo con toda clase de pruebas documentales de los crimenes del arzobispo.

21. Aarons, Mark y Loftus, John, Unholy Trinity: The Vatican, the Nazis and the Swiss Banks, St. Martin's Griffin, Nueva York, 1998.

22. Ibid.

Esperamos cuatro meses sin que se produjera ninguna respuesta, hasta que las autoridades arrestaron a Stepinac y le llevaron a juicio, de manera semejante a cualquier otro individuo que actue contra el pueblo.

El arzobispo salio bastante bien parado, a pesar de lo sordido de sus andanzas durante la guerra. Fue juzgado y condenado a dieciseis años de prision en un juicio que conto con los testimonios de decenas de testigos que contaron toda clase de tropelias cometidas por clerigos catolicos bajo el reino del terror ustashi. Su unica defensa durante el juicio fue decir: «Tengo la conciencia tranquila». Solo en ese momento actuo Pio XII, apresurandose a excomulgar a los participantes en el juicio, y consiguiendo final mente su liberacion años despues. Stepinac fue elevado a la categoria de beato por Juan Pablo II en octubre de 1998.

 

Regresar al Indice

 

 

RATAS A LA CARRERA. EL VATICANO AL FINAL DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Lejos de ser un misterio historico, la fuga de miles de proscritos nazis a America del Sur y otras partes del mundo es un hecho so bradamente documentado en el que se sabe que la Santa Sede tomo parte activa. Personajes tan siniestros como Pavelic, Klaus Barbie o Joseph Mengele partieron al exilio haciendo escala previa en el Vaticano. Mientras, en Croacia, los ultimos ustashi esperaban que una oportuna intervencion de la diplomacia vaticana propiciara la creacion de un Estado croata independiente de Yugoslavia.

Cuando quedo claro que Zagreb iba a ser liberada por las tropas aliadas, los ustashi intentaron salvar todo lo que pudieron. A finales de abril de 1945, Pavelic, con plena autorizacion de su amigo Stepinac, ordeno que fueran llevados al Monasterio franciscano de Zagreb treinta y seis cofres con el macabro botin (joyas y dientes de oro, principalmente) requisado a las victimas de la matanza de serbios, judios y gitanos.1 Sin embargo, Pavelic retuvo consigo otros trece cofres para asegurarse su huida y un comodo retiro.2

 

Los monjes escondieron el tesoro primero en una cripta debajo del altar mayor y, mas tarde, en un agujero excavado bajo los confesionarios, donde permanecio hasta que fue recuperado por las tropas del mariscal Tito. Tras enterrar su botin, Pavelic partio al mando de mil quinientos leales en direccion a Austria,3 esperando contar con el amparo de los britanicos y el Vaticano. Pero no contaba con ser hecho prisionero por los estadounidenses, que le venian siguiendo la pista desde su llegada a Austria. Consiguieron aprehenderle cerca de Saizburgo.

Sin embargo, cuando ya se estaban ultimando los preparativos para el juicio por crimenes de guerra, Stepinac y el arzobispo de Saizburgo intercedieron para que Pavelic fuera puesto en libertad. Finalmente, el criminal de guerra encontro cobijo entre los mismisimos muros del Vaticano, aunque su estancia fue corta. Para evitar el escandalo, Pio XII, consciente de que la victoria aliada habia dado un vuelco a la politica mundial, invito a Pavelic a marcharse de la Santa Sede disfrazado de sacerdote en un automovil con matricula diplomatica. Pavelic mantuvo la identidad falsa de sacerdote durante un tiempo bajo los alias de padre Benares o padre Gomez.4

 

1. Manhattan, Avro, The Vatican tiolocaust, op. cit.

2. Goñi, Uki, La autentica Odessa. La fuga nazi a la Argentina de Peron, Paidos, Barcelona, 2002.

3. «Supreme Allied HQ to 6th and 12th Army Groups. Apprehension oi Croat Quislings», 5 de junio de 1945. Documento desclasificado del Ejercito estadounidense.

4. Aarons, Mark, op. cit.

 

Los estadounidenses siguieron al escurridizo Pavelic, pero decidieron no actuar por deferencia hacia la Santa Sede. Los agentes de la contrainteligencia militar encargados del asunto asi lo aclaraban en un informe:

«Los actuales contactos de Pavelic son a tan alto nivel, y su presente situacion tan comprometedora para el Vaticano, que su extradicion podria suponer un problema para la Iglesia catolica».5

Mas o menos por aquellas fechas, el padre Krunoslav Draganovic, secretario de la Confraternidad croata de San Girolamo, que formaba parte de la Pontificia Obra de Asistencia creada por Pio XII, una institucion del Vaticano en Roma, recibia desde Croacia mas de cuatrocientos kilos de oro6 que debian ser empleados «en la obra de asistencia y cuidado pastoral de los profugos de Croacia». (Es decir, para ayudar a los antiguos ustashi a escapar de las autori dades aliadas en general y de los partisanos de Tito en particular.) En honor a la verdad, hay que reconocer que este oro no formaba parte del botin de las victimas serbias y judias, como precisa mon señor Simcic, actualmente experto permanente de la Comision Pon tificia Ecciesia Dei, y entonces colaborador de Draganovic:

Para esta operacion caritativa tuvo a su disposicion dos cajas de lingotes de oro sacadas por el Ejercito en retirada del frente, ante el avance de los partisanos de Tito. Eran cajas del banco nacional croata, mientras que los bienes secuestrados a los judios eran admi nistrados por la Division del Ministerio de Seguridad Publica. Eran dos administraciones bien distintas.7

 

5. U.S. Army Counter Intelligence Corps. Destacamento en Roma. 12 de septiembre de 1947. Caso numero 5650-A.

6. Dorril, Stephen, MI6; Inside the Covert Worid of Her Majesty's Secret Intelligence Service, Touchstone, Nueva York, 2000.

7. «¿Adonde fue a parar el oro de los croatas? Fuentes vaticanas acusan a Estados Unidos de superficialidad historica». Agencia Zenit, 5 de junio de 1998.

 


OPERACION CARITATIVA
Parte de la «operacion caritativa» de Draganovic —quien, por cierto, era subordinado del subsecretario de Estado Giovanni Battista Montini, que mas tarde se convertiria en Pablo VI— consistio en arreglar, personalmente, la salida hacia Argentina de un buen numero de criminales de guerra alemanes y croatas.8 El croata franciscano Draganovic no tenia por aquellos dias un ex pediente demasiado limpio, ya que habia sido oficial ustashi y habia realizado conversiones forzosas de serbios.9 En 1943 Draganovic dejo atras su agitada vida como ustashi y se incorporo al Vaticano.10 Asi que no es de extrañar que mostrase cierto interes por salvar a sus antiguos camaradas.

Hubo un momento en el que no menos de treinta antiguos ustashi, incluyendo al propio Draganovic, se congregaron en el seminario de San Jeronimo (San Girolamo degli Illirici), cinco de los cuales, incluyendo a un sacerdote, estaban en la lista de los criminales de guerra mas buscados." Otros se encontraban refugiados en diferentes instituciones catolicas, como el Instituto Oriental. Existen, de hecho, informes confidenciales de los servicios de inteligencia estadounidenses de la epoca en los que, sin ambages, se califica el seminario de San Jeronimo como cuartel general de lo que quedaba de los ustashi.12 Los servicios secretos aliados no podian hacer nada, ya que San Girolamo, a pesar de encontrarse fuera de las murallas del Vaticano, tenia estatus de territorio de la Santa Sede.

 

8. Loftus, John y Aarons, Mark, The Secret War against the Jews: How Western Espionage Betrayed the jewish People, St. Martin's Griffin, Nueva York, 1997.

9. Headden, Susan, Hawkins, Daña y Rest, Jason, «A vow oi silence», U. S. News and Worid Report, 30 de marzo de 1998.

10. Cockburn, Alexander y St. Clair, Jeffrey, Whiteout: The CÍA, Drugs and the Press, Verso, Londres, 1998.

11. Phayer, John Michael, The Catholic Church and the Holocaust, 1930-1965, Indiana University Press, Bloomington, 2000.

12. «Rome Área Allied Command to the CIC», 8 de agosto de 1945. Documento desclasificado del Ejercito estadounidense.


El huesped mas ilustre de San Jeronimo fue Klaus Barbie, El Carnicero de Lyon, que le fue entregado a Draganovic en la estacion de trenes de Genova por oficiales de inteligencia norteameri canos, que esperaban sacar partido de Barbie en el futuro. Dra ganovic obtuvo documentos de la Cruz Roja con apellido falso para el y su familia. Barbie y otros nazis se embarcaron en Genova, en marzo de 1951, con destino a Buenos Aires, para mas tarde trasladarse a Bolivia. Y es que a comienzos de 1948, segun se iban tensando las relaciones con la Union Sovietica, britanicos y estadounidenses comenzaron a mirar con mejores ojos las opera ciones de encubrimiento del Vaticano, ya que algunos de los pro fugos poseian conocimientos tecnicos, cientificos, militares y de inteligencia que podian ser de gran ayuda durante la guerra fria.

 

De hecho, los estadounidenses establecieron su propia operacion de contrabando de criminales de guerra —bajo el nombre de Operacion Paperclip—, mediante la cual se hicieron con los servicios de cientificos de primera fila, como Werner von Braun, que deberia haberse sentado en el banquillo de Nuremberg por sus experimentos con seres humanos en el centro de investigacion aeronautica de Peenemunde (Alemania), o el general Reinhard Gehien, que acabo ocupando un puesto de la maxima relevancia en la CÍA antes de hacerse cargo de los servicios de inteligencia de la Republica Federal de Alemania.

Otros criminales de guerra que obtuvieron refugio tras los muros del Vaticano fueron Franz Stangi, comandante del campo de exterminio de Treblinka (Polonia), Eduard Roschmann, El Carnicero de Riga, el general de las SS Walter Rauff, inventor de la camara de gas portatil, Gustav Wagner, comandante del campo de Soribibor, y, sobre todo, el doctor Joseph Mengele, el Ángel de la Muerte del campo de Auschwitz.

Draganovic tambien colaboro con el gobierno argentino para posibilitar la llegada a ese pais de los tecnicos que el diseñador aleman Kurt Tank necesitaba para la fabrica de aviones de Cordoba. Estos tambien recibieron pasaportes de la Cruz Roja y fueron alojados en el convento de monjas Centocelle hasta que tomaron un avion de la Flota Aerea Mercante Argentina con destino a Buenos Aires. (A modo de curiosidad, diremos que aquellos refugiados que estuvieron escondiendose en conventos de religiosas lo hicieron, en su mayoria, disfrazados de monjas. Tanto es asi que en diversos conventos se pudo comprobar un subito aumento en el numero de hermanas, muchas de ellas con graves problemas hormonales a juzgar por lo rudo de su voz y sus ademanes, asi como por su vello facial.) Sin embargo, este grupo llevaba consigo un regalo «sorpresa»: ni mas ni menos que el criminal de guerra Gerhard Bohne, encargado del programa de eutanasia del Reich.

Asi, toda una galeria de siniestros personajes, desde Pavelic a Adolf Eichmann, consiguio sus pasajes hacia Argentina a traves de la Santa Sede. En el caso concreto de Pavelic, Draganovic hizo una excepcion y, tras proporcionarle un flamante pasaporte de la Cruz Roja, le acompaño personalmente hasta Buenos Aires junto a un nutrido grupo de antiguos camaradas ustashi.

Entre los fugados tambien hubo algunos —pocos— heroes de guerra genuinos que no fueron perseguidos sino por su extraordinario celo en el campo de batalla, como el coronel Hans Rudel, que a los mandos de su bombardero Stuka destruyo mas de quinientos tanques sovieticos y hundio varios barcos. Perdio una pierna en combate, pero ello no fue impedimento para seguir luchando hasta el fin de la guerra. Rudel era buscado por la Union Sovietica y aparecio en Bariloche, donde pronto se hizo conocido por sus grandes cualidades como esquiador.
 


EL MÉDICO HOMOFOBO
Otros no tenian un pasado tan glorioso, como el doctor Kari Vaernet, famoso por los «experimentos» que realizaba con homosexuales en el campo de concentracion de Buchenwaid, donde, entre otras cosas, se dedico durante una temporada a la cas tracion de gays para reemplazar sus testiculos por bolas de metal. Nada mas llegar a Argentina, el homofobo doctor paso a trabajar para el Ministerio de Sanidad y mantuvo una consulta en la bonaerense calle Uriarte. Los nazis de segunda fila, sin los re cursos ni los contactos necesarios para disfrutar de los servicios de la peculiar «agencia de viajes» que extraoficialmente funcio naba en San Jeronimo, tuvieron que arreglarselas por su cuenta y terminaron diseminados en paises tan diversos como España, Siria, Egipto, Estados Unidos, Gran Bretaña, Brasil, Canada y Australia. Entre unos y otros, se calcula que no menos de treinta mil profugos consiguieron eludir la accion de la justicia.

Los servicios secretos estadounidenses siempre sospecharon que los nazis obtenian los pasaportes vaticanos que les permitian instalarse en su dorado retiro sudamericano previo pago de un importe no precisamente barato.13 Por otro lado, no todo este dinero acababa en las arcas de la Iglesia. Documentos del Departamento de Estado estadounidense desclasificados en 1998 señalan que el padre Draganovic se enriquecio personalmente con su «operacion caritativa», cobrando cuantiosas cantidades a aquellos a los que proveia de documentacion falsa.

Los servicios de inteligencia estadounidenses bautizaron el pasi llo de escape que el Vaticano facilito a nazis y antiguos ustashi como ratline, la linea de las ratas,14 un termino nautico que se refiere a los flechastes, «los cordeles horizontales que, ligados a los obenques, como a medio metro de distancia entre si y en toda la extension de jarcias mayores y de gavia, sirven de escalones a la marineria para subir a ejecutar las maniobras en lo alto de los palos».15

13. Aarons, Mark y Loftus, John, Ratlines, William Heinemann, Londres, 1991.

14. «The Fate of the Wartime Ustashi Treasure», informe del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Junio de 1988.

15. Diccionario de la Real Academia Española.

Es decir, la ultima parte del barco que se hunde cuando la nave se va a pique. El uso de este termino para designar las operaciones que se realizaron y las redes que se establecieron para el rescate de algunos de los asesinos mas sanguinarios de la historia europea no podia ser mas apropiado.

Existen documentos argentinos que demuestran que en 1946 monseñor Giovanni Battista Montini contacto, al menos en dos ocasiones, con el embajador argentino ante la Santa Sede. En la segunda oportunidad, le transmitio la preocupacion del papa por «todos los catolicos impedidos de regresar a sus hogares debido a las probabilidades de ser objeto de persecuciones politicas», proponiendo la elaboracion de un plan de accion conjunta entre Argentina y la Santa Sede. En ninguno de estos documentos existen referencias especificas sobre la exclusion de dicho plan de los responsables de crimenes de guerra.

Otro de los personajes importantes de esta trama fue el obispo austriaco Alois Hudal, que en 1948 escribio a Juan Domingo Peron pidiendole cinco mil visados para soldados alemanes y austriacos. Se cuenta la anecdota de que durante una celebracion navideña en 1947, Hudal dijo a un grupo de unos doscientos fugitivos nazis ocultos bajo su proteccion en el Vaticano: «Pueden confiar en que la policia no les encontrara: no es la primera vez que la gente se oculta en las catacumbas de Roma».

El mecanismo para obtener visados funcionaba de manera simple: la direccion de migraciones argentina otorgaba un permiso de desembarco bajo un nombre supuesto al solicitante, con el que el profugo obtenia de la Cruz Roja un «documento de viaje». Luego, no habia mas que solicitar un visado en el consulado argentino y someterse a una «certificacion de identidad» al llegar a Buenos Aires. En 1949 Juan Domingo Peron decidio que ni tan siquiera habia por que preocuparse de las apariencias y aprobo una amnistia mediante la cual aquellos que ingresaron con nombre falso en el pais podian recuperar su identidad. Gracias a ello, los fugitivos mas buscados del mundo lograron iniciar una nueva vida libre de preocupaciones. Entre estos criminales de guerra estaba Erich Priebke, miembro de las SS en Roma, acusado de la matanza de 335 personas en las Fosas Ardeatinas, que escapo bajo un nombre falso, recupero su identidad en 1949 y vivio como ciudadano modelo en Bariloche, hasta que un equipo de la television norteamericana lo descubrio en 1995, precipitando su extradicion a Italia.

Fue durante este proceso cuando entro en escena Licio Gelli, uno de los personajes clave en los manejos menos confesables del Vaticano durante la segunda mitad del siglo XX. Gelli tenia el perfil ideal para participar en la operacion de exportacion de nazis, ya que no solo habia sido oficial de enlace con la Division SS Hermann Goring, sino que ademas contaba con multiples contactos en la mafia, muy utiles a la hora de sacar a un hombre de Italia burlando la curiosidad de las autoridades o proveerle de toda clase de documentacion falsa.16 Hay indicios de que Gelli pudo actuar en esa epoca como enlace entre los elementos italianos de las ratlines y ODESSA y Die Spinne (La araña), las dos organizaciones clandestinas de antiguos nazis que gestionaban la fuga y recolocacion de criminales de guerra.

 

16. Yailop, David, op. cit.


ESPERANDO A LA CABALLERÍA
Mientras, en Croacia, Stepinac habia convocado una conferencia de obispos en Zagreb que tuvo como resultado la proclamacion de una carta pastoral en la que los obispos incitaban a la poblacion a levantarse en armas contra el nuevo gobierno del pais. Los ustashi que no habian sido ejecutados o que no habian huido del pais se echaron al monte formando una organizacion terrorista con el elocuente nombre de Los Cruzados. La bandera de la organizacion fue consagrada en la capilla de Stepinac. Muchos sacerdotes y monjes formaban parte de la organizacion, bien como militantes armados, bien desempeñando labores de espionaje y comunicacion. Mucha de la informacion recogida por estos clerigos espias termino en poder de los servicios secretos estadounidenses a traves del Vaticano.17

La colaboracion entre los estadounidenses y los rebeldes ustashi no es de extrañar si tenemos en cuenta que estos ultimos esperaban una intervencion norteamericana en Croacia. El propio Stepinac estaba convencido de que tarde o temprano se produciria.18 Quiza Stepinac tenia motivos para pensar asi. A fin de cuentas, por aquellos dias Pio XII mantenia una relacion mas que fluida con la cupula militar estadounidense. Baste un ejemplo: en un solo dia de junio de 1949 el papa recibio en audiencias sucesivas a cinco generales estadounidenses de primera fila.

17. Manhattan, Avro, The Vatican Holocaust, op. cit.

18. New Statesman & Nation. Londres, 26 de octubre de 1946.

 

Regresar al Indice

 

 


Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información