Cristianos

CAPÍTULO TRES

RECURSOS ESPIRITUALES PARA LA INTERCESIÓN

- Descargar Libros

- Descargar Música

- Descargar Testimonios

Ver Videos

- Quien es Dios?

- Quién en es Jesucristo?

- Quién es el Espíritu Santo?

- El Poder de la Trinidad de Dios

- El Asombroso Poder de la palabra de Dios, La Biblia hablada y escrita en varios idiomas

- Preguntas y Respuestas Bíblicas

- Temas de Sexualidad, Noviazgo, Matrimonio, Tips y consejos para enamorados

- Chistes Cristianos

- Tratados de Salvación Ilustrados

- Acerca de la Fe

- Relación con Dios

- El Infierno

- Guerra Espiritual

- Como escuchar la Voz de Dios

- El Poder de la Oración

- Oración de Intercesión

- El Evangelio de Cristo

- Contáctanos

<<< ORACION DE INTERSECION

OBJETIVOS:

Al concluir este capítulo usted será capaz de:

n       Identificar los recursos espirituales para la intercesión, incluyendo:

o        Poder y autoridad delegada.

o        Atar y desatar.

o        El Nombre de Jesús.

o        La Sangre de Jesús.

o        Ayuno.

n       Usar estos recursos espirituales en la intercesión.

VERSÍCULO LLAVE:

“Reuniendo a los doce, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios y para sanar enfermedades” (Lucas 9:1).

INTRODUCCIÓN

Dios ha proporcionado tremendos recursos espirituales a este ministerio de intercesión a que nosotros somos llamamos. En esta lección usted aprenderá a usar estos recursos que incluyen el poder y la autoridad delegada, atar y desatar, el Nombre de Jesús, la sangre de Jesús y el ayuno.

EL PODER Y LA AUTORIDAD DELEGADA

Cuando nosotros intercedemos en oración nosotros realmente luchamos con nuestro enemigo, Satanás, por las almas de hombres y mujeres, muchachos y muchachas, por las naciones, y por los líderes espirituales y políticos. Nosotros no hacemos esto en nuestra propia habilidad o fuerza, pero sobre la base del poder espiritual y de la autoridad delegada a nosotros por Jesús:

“Reuniendo a los doce, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios y para sanar enfermedades” (Lucas 9:1).

Hay una diferencia entre autoridad y poder. Considere el ejemplo de un policía. Él tiene una insignia y un uniforme que son símbolos de su autoridad. Su autoridad viene debido a la posición que él defiende con el gobierno. Desde que no todas las personas respetan esa autoridad, el policía también lleva un arma y esa arma es su poder. Su autoridad sobre el enemigo viene por Jesucristo y su posición en Él como un creyente. Su poder sobre el enemigo viene por el Espíritu Santo:

“He aquí yo enviaré el cumplimiento de la promesa de mi Padre sobre vosotros. Pero quedaos vosotros en la ciudad hasta que seáis investidos del poder de lo alto” (Lucas 24:49).

Como el policía, usted debe tener la autoridad y el poder para ser eficaz en la intercesión, pues usted está haciendo realmente una batalla espiritual con Satanás. Los creyentes reciben la autoridad a través de la experiencia del nuevo nacimiento y su posición en Cristo pero algunos nunca siguen para recibir el poder del Espíritu Santo que debe combinarse con la autoridad para usted interceder eficazmente.

Satanás tiene poder limitado, pero él no tiene autoridad. Jesús nos dio los dos, el poder y la autoridad sobre todo el poder del enemigo. El poder que Jesús dio es para ser usado para propósitos específicos en la intercesión:

PODER SOBRE EL ENEMIGO:

Usted tiene autoridad para interceder en oración por aquellos que necesitan de sanidad y liberación:

“Reuniendo a los doce, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios y para sanar enfermedades” (Lucas 9:1).

PODER SOBRE EL PECADO:

Usted tiene autoridad para interceder por aquellos que necesitan de la salvación:

“Habiendo dicho esto, sopló y les dijo: Recibid el Espíritu Santo” (Juan 20:22).

PODER PARA EXTENDER EL EVANGELIO:

Usted tiene autoridad para orar por obreros para extender el Evangelio:

“Y cuando vio las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban acosadas y desamparadas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: "A la verdad, la mies es mucha, pero los obreros son pocos” (Mateo 9:36-37).

ATAR Y DESATAR

El término “atar” se origina de la palabra hebraica asar, significando “ligar, encarcelar, atar, ceñir, enjaezar”. La palabra ocurre aproximadamente 70 veces en el Antiguo Testamento y su uso indica a menudo la atadura de caballos y asnos (2 Reyes 7:10).

Los comentarios de Jesús en Mateo 12:28-29 son de gran importancia.

“Pero si por el Espíritu de Dios yo echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios. Porque, ¿cómo puede alguien entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes a menos que primero ate al hombre fuerte? Y entonces saqueará su casa” (Mateo 12:28-29).

Es imposible de tomar las posesiones del hombre fuerte sin atar al hombre fuerte en primer lugar.

Jesús, hablando del hombre fuerte, está refiriéndose a Satanás. Esas posesiones que serán tomadas de él son sus posesiones más apreciadas de todas, individuos perdidos esclavizados por él, incluyendo aquellos que son “endemoniados”.

Jesús les dio el poder a los creyentes para atar y desatar:

“A ti te daré las llaves del reino de los cielos. Todo lo que ates en la tierra habrá sido atado en el cielo, y lo que desates en la tierra habrá sido desatado en los cielos” (Mateo 16:19).

Jesús enseñó la importancia de atar los espíritus malos antes de expulsarlos, pero el principio de atar y desatar se extiende más allá de echar fuera los demonios. Usted puede atar el poder del enemigo para él no trabajar en su vida, casa, comunidad, y compañerismo de la iglesia. Usted puede desatar a los hombres y mujeres de la esclavitud de pecado, depresión, y desaliento del enemigo. En cada situación... cada problema, cada desafío... hay una llave espiritual. Esa llave es atar y desatar soltando a través de la oración de intercesión.

 

EL NOMBRE DE JESÚS

El Nombre de Jesús es la autoridad en que nosotros intercedemos. Jesús prometió:

“Si me pedís alguna cosa en mi nombre, yo la haré”  (Juan 14:14).

“En aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo que todo cuanto pidáis al Padre en mi nombre, él os lo dará” (Juan 16:23).

“Estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas, tomarán serpientes en las manos, y si llegan a beber cosa venenosa, no les dañará. Sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán” (Marcos 16:17-18).

“Jesús se acercó a ellos y les habló diciendo: "Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:18-20).

Usted debe orar, predicar, enseñar, bautizar, expulsar los demonios, sanar el enfermo, y vencer cada poder del enemigo a través del nombre de Jesús. El nombre de Jesús es más poderoso que cualquier otro nombre:

“Por encima de todo principado, autoridad, poder, señorío y todo nombre que sea nombrado, no sólo en esta edad sino también en la venidera” (Efesios 1:21).

“Por lo cual también Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que es sobre todo nombre; para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra; y toda lengua confiese para gloria de Dios Padre que Jesucristo es Señor” (Filipenses 2:9-11).

LA SANGRE DE JESÚS

La sangre de Jesús es otro recurso espiritual poderoso que nos permite interceder. Es a través de Su sangre que nosotros tenemos acceso a Dios el Padre:

“Así que, hermanos, teniendo plena confianza para entrar al lugar santísimo por la sangre de Jesús, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo (es decir, su cuerpo), y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura” (Hebreos 10:19-22).

El “lugar santísimo” es el lugar dónde Dios mora. Nosotros no entramos en la presencia de Dios por ritual religioso o procedimientos complicados. Nosotros entramos por la sangre de Jesús.

El tema de la sangre es un hilo de color escarlata que corre a lo largo de la Biblia entera de Génesis a Apocalipsis. La Biblia enseña que la vida del hombre y de las bestias está en la sangre (Levítico 17:11,14).

Porque el castigo para el pecado es la muerte (Romanos 6:23) y desde que la vida está en la sangre, Dios estableció el principio que el perdón de pecados sólo vendría por el derramamiento de sangre:

“Pero Saulo se fortalecía aun más y confundía a los judíos que habitaban en Damasco, demostrando que Jesús era el Cristo” (Hebreos 9:22).

Dios hizo el primer sacrificio de sangre en el Jardín de Edén después del pecado de Adán y Eva cuando Él mató los animales y vistió a la pareja en pieles que eran representativas de la justicia de Cristo.

Se da énfasis para la importancia del sacrificio sangriento a través de la historia de Caín y Abel, del pacto de la circuncisión con los Israelitas y de las ceremonias levíticas en el tabernáculo. En el Antiguo Testamento la sangre de animales se ofreció repetidamente como el sacrificio siempre que el hombre pecara.

Hebreos 8 detalla este proceso y lo describe como el antiguo “pacto”.

Dios le envió a Jesús en el Nuevo Testamento para que vertiera Su sangre para el pecado por la última vez. Su sangre se describe como el “nuevo pacto” (Marcos 14:24) y Él es el mediador de este nuevo pacto (Hebreos 8:6). Esto hizo el viejo pacto obsoleto, significando que no hay ningún requisito más para que la sangre de animales se ofrezca como un sacrificio para el pecado:

“Entró una vez para siempre en el lugar santísimo, logrando así eterna redención, ya no mediante sangre de machos cabríos ni de becerros, sino mediante su propia sangre” (Hebreos 9:12).

Hebreos 12:24 indica que la sangre de Jesús habla para nosotros y lo que confiesa provee valiosos beneficios eternos a nosotros. Cuando Pablo nos dirige a retener firmes nuestra confesión sin vacilación (Hebreos 10:23), relaciona eso a los versículos anteriores que indican que nosotros tenemos el derecho para acercarnos del lugar santísimo.

Usted entra en la presencia de Dios en oración de la misma manera que usted es guardado, confesando los beneficios de la sangre de Jesús:

“Que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y si crees en tu corazón que Dios le levantó de entre los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se hace confesión para salvación” (Romanos 10:9-10).

Dios actúa en contestación a su confesión de que tiene la autoridad porque es basado en el testimonio de la sangre de Jesús. La sangre declara que usted puede entrar ahora mismo en el lugar santísimo dónde Dios mora y ministrar a través de la intercesión.

AYUNO

Otro recurso espiritual para la intercesión eficaz es el ayuno. Ayunar, en la definición más simple, es no comer. Ayunar es una de las cosas que nos aprueba como ministros de Dios (2 Corintios 6:3-10). La oración con ayuno era practicada en la Iglesia Primitiva (Hechos 14:23) y Pablo anima que nosotros nos dedicar a él (1 Corintios 7:5).

TIPOS DE AYUNO:

Según la Biblia hay dos tipos de ayuno. El ayuno total es cuando usted no come o bebe en absoluto. Un ejemplo de esto se encuentra en Hechos 9:9. El ayuno parcial es cuando la dieta se restringe. Un ejemplo de esto está en Daniel 10:3.

EJEMPLOS BÍBLICOS DE AYUNAR:

n       El siervo de Abraham ayunó mientras buscaba la novia correcta para Isaac (Génesis 24:33).

n       Moisés ayunó durante 40 días y noches mientras recibiendo las revelaciones de la ley y del tabernáculo (Éxodo 34).

n       Ana ayunó por un niño (1 Samuel 1:7-8).

n       Nehemías ayunó por la restauración de Jerusalén (Nehemías 1:4).

n       Los judíos ayunaron por la liberación después del decreto de muerte de Amán (Ester 4).

n       La ciudad entera de Nínive ayunó en contestación al llamado de Jonás para el arrepentimiento (Jonás 3:5-10).

n       David ayunó poco antes de a asumir su destino dado por Dios como el Rey de Israel (1 Samuel 31).

n       Daniel ayunó durante 21 días y en respuesta recibió en mensaje de Dios que lanzó el punto decisivo de la cautividad para los hebreos.

n       Josafat proclamó a un rápido ayuno antes de batallar (2 Crónicas 20:3).

n       Esdras proclamó un ayuno de arrepentimiento para los desterrados del río Ahava (Esdras 8-9).

n       Jesús ayunó antes de entrar en Su ministerio (Mateo 4).

n       El Apóstol Pablo ayunó después de su conversión (Hechos 9).

n       Fue durante un tiempo de ayuno que Pedro recibió su comisión para compartir el Evangelio con los Gentiles y Cornelio fue preparado para recibir la revelación (Hechos 10).

n       Los discípulos estaban ayunando y orando cuando el Espíritu Santo separó a Pablo y Bernabé para el servicio misionero (Hechos 13:2).

LOS PROPÓSITOS DE AYUNAR:

El ayuno no cambia Dios. Cambia usted. Dios se relaciona con usted basándose en su relación con Él. Cuando usted cambia, entonces la manera de Dios tratar con usted es afectada. Usted no ayuna para cambiar Dios porque Dios no cambia. El ayuno cambia a manera cómo Él trata con usted. Lea el libro de Jonás para un ejemplo de cómo esto se pasó en la ciudad de Nínive.

En una ocasión cuando los Discípulos de Jesús no trajeron ayuda a un jovenzuelo poseído de demonio, Jesús explicó que “este tipo” sólo salía con ayuno y oración (Marcos 9:29). Hay ciertas situaciones en la vida que usted no puede enfrentar aparte de la oración y ayuno. Cada vez más cuando nos acercarnos del tiempo final, nosotros encontraremos “este tipo” de situación, dilemas críticos nunca antes experimentado. Nuestra victoria sobre “este tipo” necesitará del ayuno.

Hay propósitos espirituales definidos para ayunar. Es importante que usted entienda estos propósitos.

Si usted ayuna por razones malas o sin propósito específico, el ayuno será ineficaz. Estudie cada una de las siguientes referencias. Ellas revelan que las personas ayunaron:

n       En contestación a un mensaje de Dios: Jonás 3:5

n       Durante tiempos de prueba en el desierto: Lucas 4:1

n       Durante la amenaza de una calamidad nacional o guerra: 2 Crónicas 20:3

n       Cuando se necesitó de la revelación Dios: Daniel 9:3-4

n       Al tomar decisiones: Hechos 13:2-3

n       Al hacer peticiones especiales ante autoridades: Ester 4:16

n       Para prepararse para lucha con la actividad demoníaca: Marcos 9:29

n       Para humillar a sí mismo: Salmos 35:13; 69:10

n       Para arrepentirse del pecado: Joel 2:12

n       Para alimentar los pobres, físicamente y espiritualmente: Isaías 58:7

n       Para ser oído por Dios: 2 Samuel 12:16,22; Jonás 3:5,10

n       Para soltar las ataduras de la maldad, alzar las cargas pesadas, poner los oprimidos en libertad, y romper con cada esclavitud: Isaías 58:6

LA DURACIÓN DEL AYUNO:

Cuánto tiempo usted ayuna depende de lo que Dios habla a su espíritu. Él puede llevarlo a ayunar un tiempo corto o largo. ¿Recuerda la historia de Esaú y Jacob? Jacob estaba haciendo una comida originalmente para él pero la negó a sí mismo para obtener la primogenitura. ¡Cuán mejor si Esaú hubiera ayunado esa comida!

Si usted nunca ha ayunado empiece a ayunar una comida. Luego usted podría querer ayunar del ocaso en un día hasta el ocaso en el próximo día. Entonces usted podría aumentar su ayuno a períodos más largos de tiempo. Usted siempre debe beber agua en los ayunos largos. Usted puede ir sin la comida por períodos largos, pero se necesita el agua para mantener las funciones corporales.

EL AYUNO PÚBLICO Y PRIVADO:

Ayunar es una materia personal entre un individuo y Dios. Será hecho en privado y no se alardeará sobre él:

“Cuando ayunéis, no os hagáis los decaídos, como los hipócritas, que descuidan su apariencia para mostrar a los hombres que ayunan. De cierto os digo que ya tienen su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lávate la cara, de modo que no muestres a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto. Y tu Padre que ve en secreto te recompensará” (Mateo 6:16-18).

Los líderes pueden llamar un ayuno público y puede pedir el compañerismo de la iglesia entera:

“Tocad la corneta en Sion; pregonad ayuno! Convocad a la asamblea!” (Joel 2:15).


EL AYUNO ESCOGIDO POR DIOS:

Isaías 58 describe que el ayuno “escogido por Dios” o divinamente aprobado. El ayuno escogido por Dios es uno:

n       Donde usted se humilla ante Dios: Versículo 5

n       Para soltar las ataduras de la maldad: Versículo 6

n       Qué deshace las cargas pesadas: Versículo 6

n       Que libra los oprimimos: Versículo 6

n       Hecho con motivos altruistas y caridad manifestada: Versículo 7

LOS RESULTADOS DE AYUNAR:

Cuando usted ayuna, la primera cosa que pasa es que Dios empieza a revelarse a usted. El Padre dice, “Entonces invocarás, y Jehová te escuchará. Clamarás, y él dirá: ¡Aquí estoy!' "Si quitas de en medio de ti el yugo, el acusar con el dedo y el hablar vilezas” (Isaías 58:9). Otros resultados de ayunar detallados en Isaías 58 son:

n       Iluminación: Versículos 8 y 10 declaran que los períodos oscuros de su vida se volverán como mediodía. Cuando otros piensan que ellos han extinguido su luz espiritual, subirá de nuevo y romperá adelante como la mañana.

n       Dirección: Versículo 11 promete que el Señor lo guiará continuamente.

n       Provisión: Versículo 11 declara que Dios satisfará su alma de las sequedades. (Esto puede aplicarse a los tiempos material y espiritualmente escasos.) Versículo 11 también describe los recursos espirituales ilimitados. Usted será como un “jardín bien regado”, y “como un manantial de aguas cuyas aguas nunca faltan”.

n       Rejuvenecimiento: Versículo 11 declara que Dios fortalecerá sus huesos y versículo 8 proclama que “tu recuperación brotará con rapidez”.

n       Restauración: Versículo 12 indica que usted y su semilla espiritual construirán los antiguos lugares desechados,... levantaran las fundaciones de muchas generaciones... Y usted se llamará el Reparador de la Brecha, El Restaurador de Calles para Morar.

LOS RECURSOS PARA LA INTERCESIÓN

El creyente tiene los recursos espirituales poderosos para habilitar la intercesión eficaz. Como usted ha aprendido en este capítulo, éstos incluyen:

n       El poder y la autoridad delegada.

n       Atar y desatar.

n       El Nombre de Jesús.

n       La Sangre de Jesús.

n       Ayuno.


PARA ESTUDIO ADICIONAL

El Nombre de Jesús es la autoridad por la cual nosotros intercedemos a Dios. Estudie la siguiente lista de Sus nombres para aumentar su conocimiento del tremendo poder inherente en “el nombre de Jesús”:

Abogado, 1 Juan 2:1

Omnipotente, Apocalipsis 8.1

Alfa y Omega, Apocalipsis 21:6

Amén, Apocalipsis 3:14

Autor y Consumador de nuestra Fe, Hebreos 12:2

Autor de la Salvación Eterna, Hebreos 5:9

Engendrado de Dios, 1 Juan 5:18

Amado, Efesios 1:6

El Retoño, Zacarías 3:8

El pan de Vida, Juan 6:48

La Estrella Resplandeciente de la Mañana, Apocalipsis 22:16

Jefe Del Ejército de Jehová, Josué 5:15

Piedra Del Angulo, 1 Pedro 2:6

Sobresaliente entre Diez, Cantares de Salomón 5:10

Cristo, Juan 1:41

Consejero, Isaías 9:6

Libertador, Romanos 11:26

La Puerta, Juan 10:9

Emmanuel, Mateo 1:23

Vida eterna, 1 Juan 5:20

Fiel y Verdadero, Apocalipsis 19:11

El Testigo Fiel, Apocalipsis 1:5

El Primogénito, Hebreos 1.6

Primero y Último, Apocalipsis 22:13

Señor glorioso, Isaías 33:21

Gran Sumo Sacerdote, Hebreos 4:14

La Cabeza del Cuerpo, Colosenses 1:18

Cabeza sobre todas las cosas, Efesios 1:22

La Piedra que los constructores desecharon, Salmos 118:22

El heredero de todas las cosas, Hebreos 1:2

El Santo de Israel, Isaías 41:14

La Esperanza de Gloria, Colosenses 1:27

Yo Soy, Juan 8:58

La imagen del Dios Invisible, Colosenses 1:15

Jesucristo Nuestro Señor, Romanos 1:4

El Rey de Gloria, Salmos 24:7

Cordero de Dios, Juan 1:29

La luz del Mundo, Juan 8:12

Lirio de los Valles, Cantares de Salomón 2:1

El Pan vivo, Juan 6:51

El Señor Dios Todopoderoso, Apocalipsis 4:8

Señor de Todos, Hechos 10:36

Señor Nuestra Justicia, Jeremías 23:6

Amor, 1 Juan 4:8

Hombre de Dolores, Isaías 53:3

Guía, Mateo 23:10

El Mesías, Daniel 9:25

Santo, Daniel 9:24

Nazareno, Mateo 2:23

Único Dios, 1 Timoteo 1:17

Nuestra Pascua, 1 Corintios 5:7

Médico, Lucas 4:23

Príncipe de Paz, Isaías 9:6

Propiciación, Romanos 3:25

Redentor, Isaías 59:20

Resurrección, Juan 11:25

Siervo Justo, Isaías 53.11

Roca, 1 Corintios 10:4

Rosa de Sarón, Cantares de Salomón 2:1

El Salvador del Mundo, 1 Juan 4:14

Pastor,  Juan 10:11

El hijo de Dios, Romanos 1:4

El hijo del Hombre, Hechos 7:56

El hijo de María, Marcos 6:3

La Piedra, Mateo 21:42

Cimiento, Isaías 28:16

Maestro, Juan 3:2

Verdad, Juan 14:6

Don inefable, 2 Corintios 9:15

Vid, Juan 15:1

Camino, Juan 14:6

Maravilloso, Isaías 9:6

La Palabra de Dios, Apocalipsis 19:13


COMO INTERCEDER POR ALGUIEN >>>

 

 


Subscríbete a nuestro boletín de noticias

Nombre:
Email: