descargar musica celular

Buscar

revelaciones profeticas

Guerra Espiritual

CAPÍTULO VEINTIUNO

TRATANDO CON LOS PODERES DEMONÍACOS

HUESTES ESPIRITUALES DE MALDAD >>>


OBJETIVOS:

A la terminación de este capítulo serás capaz de:

Escribir el versículo llave de memoria.

Identificar las clases principales de demonios que atacan el cuerpo, el alma y el espíritu del hombre.

Explicar el valor del don de discernimiento de espíritus al tratar con poderes demoníacos.

Explicar lo que significa estar obsesionado por los demonios.

Identificar las características de una persona obsesionada con los demonios.

Explicar lo que significa ser oprimido por demonios.

Identificar las características de una persona oprimida por demonios.

Explicar lo que significa ser poseído por demonios.

Identificar las características de una persona poseída por demonios.

Resumir el ministerio de Jesús en relación con los poderes demoníacos.

Usar guías bíblicas para derrotar los poderes demoníacos.

 

VERSÍCULO LLAVE DE LAS CLÁUSULAS DE LA GUERRA:

 

“Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo este anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él” (Hechos 10:38).

 

INTRODUCCIÓN

Por demasiado tiempo el obrar de los demonios ha sido dejado de lado por muchos como una práctica curiosa de las culturas paganas. No ha sido considerado como un problema que invade vidas, hogares, iglesias, y naciones.

Como aprendiste previamente, los demonios son una fuerza organizada de poderes con la cual los creyentes batallan (Efesios 6:12). Los demonios son los agentes a través de los cuales Satanás opera para lograr sus propósitos en el mundo.

El siguiente cuadro resume lo que has aprendido acerca de los demonios y sus reinos de accionar.

Espíritus Seductores    Espíritus Inmundos     Espíritus De Enfermedad

Afectan el espíritu         Afectan el alma          Afectan el cuerpo del hombre

 

ESTOS ESPÍRITUS PUEDEN:

Oprimir

Poseer

Obsesionar

Si has de librar guerra espiritual efectiva, debes aprender cómo tratar con poderes demoníacos que obsesionan, oprimen o poseen el cuerpo, el alma y el espíritu. Existen personas alrededor de ti que están atormentadas, en problemas, e incluso poseídas por los poderes de la oscuridad conocidos como demonios.

JESÚS Y LOS DEMONIOS

La enseñanza y el ministerio de Jesús demostró que los poderes demoníacos son una fuerza real del mal. Lo que Jesús enseñó en relación con los demonios y cómo Él trató con ellos arroja información valiosa sobre las estrategias de Satanás.

Jesús aceptó el hecho que Satanás es el gobernante de la hueste de los demonios. Él enseñó de la realidad y poder de los demonios. Dijo que el expulsar poderes demoníacos era uno de los signos que el Reino de Dios había llegado. Leer Mateo 12:22-30, Marcos 3:22-27, y Lucas 11:14-23 para un resumen de lo que Jesús enseñó en relación con los demonios.

Una gran porción del ministerio de Jesús tenía relación con el tratar con los demonios. Es el ejemplo de Jesús y la autoridad de SU nombre lo que provee  la base bíblica para tratar con los poderes demoníacos. Jesús ministró a todos los que venían con problemas demoníacos. Pedro dijo de Jesús:

“Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo este anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él” (Hechos 10:38).

En las “Maniobras Tácticas” de esta lección puedes estudiar más sobre casos específicos registrados en la Biblia en los cuales Jesús trató con poderes demoníacos.

CÓMO OPERAN LOS DEMONIOS

Como has aprendido, los demonios son usados por Satanás para oponerse a Dios, Su plan, Sus propósitos, y Su pueblo. También luchan en contra de los no creyentes para mantenerlos lejos de la verdad del Evangelio. Los demonios controlan territorios específicos (principados) tales como el príncipe de Persia mencionado en el libro de Daniel 10:12-13. Los demonios también operan a través de personalidades, a través de hombres y mujeres, para alcanzar objetivos satánicos en el mundo.

La oposición a la voluntad de Dios es el principal objetivo de Satanás. La palabra “Satanás” significa “adversario”. Satanás es el principal enemigo de Dios (Job 1:6; Mateo 13:39). Él es secundariamente, el adversario del hombre (Zacarías 3:1; 1 Pedro 5:8).

Como aprendiste, los demonios tienen diferentes naturalezas. Recuerda que un demonio se identificó a sí mismo en 1 Reyes 22:23 como un “espíritu de mentira”. Un espíritu “sordo y mudo” es identificado en Marcos 9:25. Demonios de varias naturalezas operan como espíritus de enfermedad, espíritus seductores, y espíritus inmundos. Satanás los usa para guerrear contra el hombre en cuerpo, alma y espíritu.

ESPÍRITUS DE ENFERMEDAD

Estos son espíritus que pueden afectar los cuerpos de los creyentes como también  a los no creyentes. Lee Lucas 13:10-17. Esta mujer era afectada por un espíritu de enfermedad. Ella estaba presente en el servicio de shabat y Jesús la llamó “una hija de Abraham”. Ambos hechos indican que ella probablemente era una seguidora de Dios, aunque su cuerpo había sido afectado por Satanás durante 18 años.

Para otros ejemplos de poderes demoníacos que afligen el cuerpo ver Mateo 12:22; 17:15-18; Hechos 10:38; 2 Corintios 12:7.

ESPÍRITUS SEDUCTORES

Estos espíritus afligen el espíritu del hombre, seduciéndolo para creer mentiras doctrinales y ser condenados al castigo eterno. Son espíritus de falsas doctrinas, cultos, falsos cristos, y falsos maestros:

“Pero el Espíritu dice claramente que, en los últimos tiempos, algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios” (1 Timoteo 4:1).

“Son espíritus de demonios, que hacen señales y van a los reyes de la tierra en todo el mundo para reunirlos para la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso” (Apocalipsis 16:14).

“El advenimiento de este impío, que es obra de Satanás, irá acompañado de hechos poderosos, señales y falsos milagros,10 y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos” (2 Tesalonicenses 2:9-10).

Los espíritus seductores incluyen el “espíritu de adivinación” mencionado en Hechos:

“Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando” (Hechos 16:16).

Tales espíritus de adivinación o “espíritus familiares” operan en los que dicen la fortuna, brujas, los que leen la palma, la bola de cristal, y las hojas del té. Mediante métodos no bíblicas los espíritus de adivinación predicen el futuro o revelan conocimiento que no está naturalmente al alcance. Advertencias en contra de los espíritus familiares se dan en Levítico 19:31; 20:6; Deuteronomio 5:9; 18:10; Levítico 20:27; y 1 Samuel 28:3.

Los espíritus seductores cauterizan la conciencia, seducen, tientan, fascinan, interesan, excitan, atraen y engañan. Los espíritus seductores son activos en provocar “las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”. Están presente y son operativos en cualquier culto y dondequiera que el error doctrinal exista. Recuerda que Satanás anhela adoración y que la tomará de cualquier manera que pueda. Los espíritus seductores llevan a los hombres y mujeres a adorar ídolos e incluso a Satanás en persona. Aprenderás más sobre “huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” en el capítulo 20.

ESPÍRITUS INMUNDOS

Los poderes demoníacos afectan la naturaleza almática del hombre. Son responsables por actos inmorales, pensamientos impuros, tentaciones y otras estrategias de Satanás usadas para atar a los hombres y mujeres. Cuando Satanás controla a individuos con espíritus inmundos, él también puede operar en hogares, iglesias, y naciones enteras en la medida que estos grupos están compuestos de individuos. Esta es la manera en la que Satanás opera en varios niveles de la estructura de la sociedad. Para ejemplos de espíritus inmundos ver Mateo 10:1; 12:43; y Marcos 1:23-26.

OPRESIÓN, OBSESIÓN, POSESIÓN

Los espíritus malignos pueden oprimir a las personas. Oprimir significa venir en contra, o atar desde el exterior. Esta opresión es llevada a cavo por los espíritus malignos en varias maneras. Ellos causan depresión, crean circunstancias negativas, e insertan malos pensamientos dentro de la mente, tales como pensamientos de suicidio, inmoralidad, incredulidad, temor, etc. Los demonios crean circunstancias satánicas y situaciones que tientan a los hombres al pecado:

“Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo este anduvo haciendo bienes y sanando a todos los OPRIMIDOS por el diablo, porque Dios estaba con él” (Hechos 10:38).

Los demonios también pueden poseer seres humanos. La posesión demoníaca es una condición en la cual uno o más espíritus (demonios) habitan el cuerpo de un ser humano y toman completo control de su victima a voluntad. Algunas personas prefieren usar la palabra “demonizado” en lugar de posesión, pero más allá del término, la persona poseída es huésped de los demonios residentes. “Posesión” no significa que una persona no es responsable por su propio pecado. Su responsabilidad reside con los factores que guiaron a su condición.

La posesión puede suceder voluntariamente. Una persona puede desear ser controlada por poderes demoníacos para pronunciar maldiciones, convertirse en bruja, o asegurar otro poder sobrenatural. La posesión también puede ocurrir involuntariamente. Un individuo no pide ser poseído, pero mediante pensamientos pecaminosos, acciones, o contacto con lo oculto resulta la posesión.

Poderes demoníacos que operan en los padres y los pecados de los padres pueden afectar a la siguiente generación. (Ver Éxodo 20:5; 34:7; y Deuteronomio 5:9). Esto relata sobre posesión demoníaca u opresión de niños tal como está registrado en Marcos 7:24-30 y 9:17-21.

Existe también la obsesión demoníaca. Esta es una condición en la cual uno se vuelve obsesionado por un interés en o una preocupación por los demonios. Es un interés inusual en lo oculto, los demonios, y Satanás que controla los intereses y metas en una manera dictatorial. Tal obsesión con demonios puede llevar a la posesión por parte de ellos.

¿PUEDEN LOS DEMONIOS AFECTAR A LOS CREYENTES?

Un verdadero creyente no puede ser poseído por un demonio puesto que el Espíritu Santo no puede habitar el mismo templo con un espíritu inmundo:

“¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual habéis recibido de Dios, y que no sois vuestros?, pues habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios” (1 Corintios 6:19-20).

Cuando perteneces a Dios y has sido llenado con el Espíritu Santo, no puedes pertenecer a Satanás y ser llenado por sus espíritus al mismo tiempo. El Espíritu Santo no permanecerá en el mismo “templo” con Satanás.

Pero esto no significa que los creyentes no pueden ser afectados por los poderes demoníacos. Son estos poderes contra los cuales batallamos. Satanás usa los poderes demoníacos para atacar a los creyentes desde el exterior mediante la opresión, que previamente discutimos. Pero él no puede poseer al verdadero creyente. “Poseer” significa ocupación interior. “Oprimir” o atar indican control desde el exterior. Las actividades de los creyentes pueden ser satánicamente dirigidas si ellos permiten a los poderes demoníacos que los opriman. Tal opresión o atadura por los poderes demoníacos permite a Satanás usarlos para propósitos malignos.

Esto es lo que sucedió cuando Pedro, un discípulo de Jesús, fue usado por Satanás para tratar de apartar a Jesús de sufrir por los pecados de la humanidad. Cuando Jesús describió el sufrimiento por el cual iba a pasar, Pedro dijo:

“Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirlo, diciendo: —Señor, ten compasión de ti mismo. ¡En ninguna manera esto te acontezca!” (Mateo 16:22).

Jesús le dijo a Pedro:

“Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: — ¡Quítate de delante de mí, Satanás! Me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres” (Mateo 16:23).

Jesús no quiso decir que Pedro era Satanás. Él reconoció que en ese momento Pedro había permitido a Satanás operar a través de él. Él no estaba poseído por el demonio, pero estaba permitiendo a espíritus satánicos influenciarlo:

“Ni deis lugar al diablo” (Efesios 4:27).

Cuando una persona es nacida de nuevo, su nombre es escrito en un libro especial en el Cielo llamado el libro de la vida. Sólo aquellos cuyos nombres están en este libro serán residentes del Cielo por la eternidad:

“El que no se halló inscrito en el libro de la vida, fue lanzado al lago de fuego” (Apocalipsis 20:15).

Es posible que tengas tu nombre escrito en el libro de la vida, pero que después seas borrado a causa de volverte a la vida pecaminosa:

“El vencedor será vestido de vestiduras blancas, y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles” (Apocalipsis 3:5).

Si un creyente continúa en pecado conocido e inconfesado, hay un punto en el cual él puede cesar de ser un cristiano. El Apóstol Pablo expresó su propia preocupación de que él no sea “reprobado” después de predicar a otros:

“Sino que golpeo mi cuerpo y lo pongo en servidumbre, no sea que, habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado” (1 Corintios 9:27).

Pablo se daba cuenta que el pecado, especialmente pecado de la carne sin confesar y de manera continuada, podría resultar en la pérdida de su propia alma aunque hubiera predicado a otros.

Al continuar viviendo en pecado, eventualmente puedes terminar en una condición de tropiezo. Estos significa que no serás más un verdadero seguidor de Jesucristo. Si continúas en pecado conocido y sin confesar, nadie puede decirte en qué punto dejas de ser un seguidor de Jesús y de nuevo vuelves a ser parte del Reino de Satanás. Es Dios el que determina el punto. Pero cuando ocurre, te abres a ti mismo a mayores ataques del enemigo, incluso a la posibilidad de la posesión demoníaca. Esta es la razón por la cual es importante que cuando pecas inmediatamente confieses tu pecado y te vuelvas del mal:

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, lo hacemos a él mentiroso y su palabra no está en nosotros” (1 Juan 1:9-10).

Jesús es llamado la Palabra de Dios en muchos lugares en la Escritura. Si la Palabra de Dios no habita en ti, entonces Jesús no habita en ti.

CÓMO LOS DEMONIOS GANAN CONTROL

Los demonios ganan control de muchas maneras:

1.     Mediante las generaciones: los demonios pueden oprimir o poseer una persona debido a posesión previa u opresión de los padres. Referencias de la influencia sobre niños: Éxodo 20:5; 34:7; Deuteronomio 5:9.

2.     Mediante la mente: la mente es uno de los mayores campos de batalla de Satanás. Si Satanás puede controlar tus pensamientos, eventualmente controlará tus acciones. Falta de control mental eventualmente resulta en falta de uso de la voluntad. Esto lleva a acciones pecaminosas. Continuar en pensamientos pecaminosos y acciones pueden llevar desde la opresión a la posesión y finalmente a una mente reprobada como es descrita en Romanos 1. Ésta es un mente totalmente controlada por malos pensamientos. Los demonios también pueden ganar acceso mediante drogas alteradoras de la mente que reducen la habilidad para resistir a los demonios y garantizan un acceso mayor. Enseñanzas de “Lavado de cerebro” o “control mental” también proveen un punto de entrada.

3.     Mediante acciones pecaminosas: pensamientos pecaminosos son pronto seguidos de acciones pecaminosas. Por ejemplo, el pensamiento de adulterio es completado en el acto de adulterio. El pecado es rebelión, y pensamientos y acciones rebeldes proveen de un punto de entrada para la actividad demoníaca.

Cuando un creyente continúa en pensamientos pecaminosos o acciones ellas “dan lugar al Diablo (Efesios 4:27). Mayor espacio espiritual se da para la operación del enemigo. Pecados de relación con lo oculto, incluyendo objetos, literatura, etc., son acciones que son especialmente peligrosas y atraen a los poderes demoníacos.

Un creyente que vive en pecado no está solamente abierto a la opresión de los poderes demoníacos, sino también a la posesión. Como has aprendido, no existe campo neutral en la guerra espiritual. Estás o en el lado del bien o en el del mal. Perteneces a Dios o a Satanás. Si perteneces a Satanás y no has experimentado en nuevo nacimiento en Jesucristo, entonces eres suyo para ser usado, oprimido, o poseído como le plazca.

4.     Mediante el deseo:  algunas personas desean y solicitan de Satanás el estar bajo el control de los poderes demoníacos. Ellos hacen esto con propósitos de poder sobrenatural o el de realizar actos sobrenaturales.

5.     Mediante una “casa vacía”: los demonios consideran el cuerpo de la persona que habitan como su casa (Mateo 12:44). Cuando una persona que ha sido liberada de poderes demoníacos no llena la casa espiritual con la experiencia del nuevo nacimiento y la llenura del Espíritu Santo, la reentrada puede suceder.

6.     Mediante el permiso:  algunas veces Dios permite la actividad de poderes demoníacos para alcanzar propósitos específicos. Esto puede ser permitido como una prueba del creyente como en el caso de Job. También puede ser un juicio por el pecado como en el caso del rey Saúl.

¿QUIÉN HA DE TRATAR CON LOS PODERES DEMONÍACOS?

El tratar con los poderes demoníacos no es algo para ser dejado a los ministros profesionales. Jesús dijo que todos los creyentes tienen la habilidad para derrotar a los poderes demoníacos:

“Estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios...” (Marcos 16:17).

Jesús les ha dado a Sus seguidores la habilidad para lidiar con los poderes demoníacos. Primero delegó tal poder a sus discípulos:

“Entonces, llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus impuros, para que los echaran fuera y para sanar toda enfermedad y toda dolencia” (Mateo 10:1).

“Después llamó a los doce y comenzó a enviarlos de dos en dos, y les dio autoridad sobre los espíritus impuros” (Marcos 6:7).

Él delegó este poder a todos los creyentes:

“Estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios...” (Marcos 16:17).

“Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia” (Mateo 10:8).

No existe base bíblica para creer que Dios pretendió que este importante ministerio estuviera restringido a un particular grupo de personas. Un laico llamado Felipe fue usado por Dios para echar fuera demonios en Samaria (Hechos 8). Pero esto no significa que los creyentes deban apresurarse a los encuentros con los poderes demoníacos sin la preparación apropiada, como los hijos de Esceva descubrieron (Hechos 19).

Es también importante que los creyentes no se vuelvan en sobremanera conscientes de los demonios. No estamos llamados a un master en demonios. No existe un don espiritual de “expulsar demonios”. Pero tampoco has de tener temor de los poderes demoníacos. Cuando te enfrentes a aquellos afectados por demonios, habrás de tener el poder para traer liberación de parte de Dios.

mp3Poderes Demoniacos Parte 2(Detectando la presencia demoniaca)

Poderes Demoniacos Parte 3


descargar mp3Descargar Archivos Cristianos
Audio bible spanish, Libros cristianos gratis en español, Escuchar musica por internet, Predicaciones, Sonidos, Testimonios

religion cristianaLa Trinidad de Dios
Aprenda más acerca de Dios, Jesucristo y el Espíritu Santo

biblia en lineaLea la Biblia en línea
Estudie cada día la Palabra de Dios

religion cristianaEl Evangelio de Cristo
Evangelize en línea con estas páginas, evangelio de hoy para niños

satanas demoniosEl Infierno
La terrible realidad de un lugar en el centro de este planeta

palabra de diosGuerra Espiritual
Entrenamiento de Guerra Espiritual exclusivo para verdaderos Cristianos

descargar musica celular

Buscar

revelaciones profeticas


 

Página con derechos Reservados para ElHijodeDios.com, Inc.