descargar musica celular

Buscar

revelaciones profeticas

CAPÍTULO VEINTIUNO

TRATANDO CON LOS PODERES DEMONÍACOS

HUESTES ESPIRITUALES DE MALDAD >>>


7.      Orar la oración de liberación: orar una oración de liberación que se centre en el problema específico de la influencia demoníaca que has identificado. No tienes que persuadir a Dios a libertar por tu oración. Así como la salvación está ya disponible, lo mismo es cierto de la liberación. Así como la salvación está basada sobre la condición de la fe, así la liberación. Dios quiere libertar, así como quiere salvar.

Aunque el poder de Dios está presente algunas veces de una manera especial para liberación (Lucas 5:17), puedes orar todavía sin una unción especial porque Jesús te mandó hacerlo como te dijo de difundir el Evangelio.

Usa a otros para ayudarte a ministrar si estás en una reunión de grupo. Hay una multiplicación de poder espiritual cuando más personas están orando (Mateo 18:19). “Ministerio del cuerpo” desalienta a individuos que experimentan éxito en la liberación y aquellos que la reciben de darle la gloria al hombre.

Jesús enseñó que primero debías atar al enemigo, y luego puedes ejercer poder sobre él:

“Pues ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte y saquear sus bienes, si primero no lo ata? Entonces podrá saquear su casa” (Mateo 12:29).

Si los poderes demoníacos están atando en opresión desde el exterior, ora para que su yugo sea liberado y sus poderes atados. Por ejemplo, Jesús liberó la mujer en la sinagoga del espíritu de enfermedad. Ella no estaba poseída, sino oprimida. Una expulsión no era necesaria.

En casos de posesión demoníaca, tienes la autoridad para expulsar a los demonios en el nombre de Jesús en la oración de expulsión del demonio.

La fe, ayuno, y oración son necesarios para expulsar a los demonios (lee el registro en Mateo 17:14-21). Esta es la razón por la cual preparación preliminar se necesita en estas áreas. La Palabra de Dios (Efesios 5:17; Hebreos 4:12); la sangre de Jesús (Apocalipsis 12:11) y el poder del Espíritu Santo (Hechos 1:8; 2:38) son también “herramientas” para la liberación que Dios te ha dado.

Gritarle a los demonios no es necesario. Es tu autoridad en el nombre de Jesús que provocará que salgan, no el volumen de tu voz durante la oración de liberación. Siempre prohíbe a los demonios reentrar. Es una parte importante de la oración de liberación:

“Cuando Jesús vio que la multitud se agolpaba, reprendió al espíritu impuro, diciéndole: — Espíritu mudo y sordo, yo te mando que salgas de él y no entres más en él” (Marcos 9:25).

No pases tiempo hablando con el demonio, se manifestaría a sí mismo mediante palabras habladas. Jesús reprendió a los demonios y les dijo que permanecieran callados (Lucas 4:34-35). Recuerda que cualquier conversación con demonios es peligrosa puesto que son espíritus mentirosos.

El Espíritu Santo te guiará en la oración de liberación, pero si eres nuevo en este ministerio, aquí está una oración modelo para estudiar:

“En el nombre de Jesucristo y sobre la base de la autoridad de Su poder, Su Palabra, Su sangre, y el Espíritu Santo...”

Esto establece la base de poder para la liberación...

“... te ato...”

Jesús enseñó a atar al hombre fuerte antes de intentar expulsarlo...

“... y te ordeno...”

La ministración de liberación es una oración de autoridad, no una de súplica. Puedes hablar calmadamente, pero debes tomar autoridad sobre las fuerzas del enemigo en el nombre de Jesús. Mira directamente a los ojos de la persona a medida que hablas.

“... espíritu de_______________” o “... a ti, espíritu maligno de Satanás...”

Si el espíritu ha sido identificado ya sea mediante discernimiento espiritual o natural, entonces nómbralo específicamente; en caso contrario, en general.

“... que salgas...”

Este es el proceso de expulsión.

“... sin dañar a  _________ (nombre de la persona que está siendo liberada) o a alguien en esta casa, y sin provocar ruido o disturbio”

Algunas veces el demonio tratará de herir a la persona o de provocar lío.

“... te prohíbo reentrar a esta persona...”

Recuerda que Jesús usó esta orden.

“... y libero al Espíritu Santo para que llene a esta persona con el poder limpiante y libertador de la sangre de Jesús”

Se nos ha dicho de atar y desatar. Si has identificado a un espíritu específico en acción, libera el espíritu contrario. Por ejemplo, ata al espíritu de orgullo y libera al espíritu de humildad.

No conviertas a este ministerio en un show ni trates de atraer a las masas a él. Cuando Jesús vio las acciones de un espíritu que estaba tratando de atraer a una multitud, Él inmediatamente detuvo el accionar del espíritu y lo expulsó:

“Cuando Jesús vio que la multitud se agolpaba, reprendió al espíritu impuro, diciéndole: — Espíritu mudo y sordo, yo te mando que salgas de él y no entres más en él” (Marcos 9:25).

No trates de arrojar a los demonios al infierno. Jesús y Sus discípulos no hicieron esto. Tenemos autoridad sólo para atar, desatar y expulsar. Hay un tiempo fijado para el juicio final de los demonios en el futuro. Los demonios dijeron a Jesús:

“Y clamaron diciendo: — ¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios? ¿Has venido acá para atormentarnos ANTES DE TIEMPO?” (Mateo 8:29).

La oración por aquellos afectados por demonios puede hacerse con o sin la imposición de manos. Jesús usó la imposición de manos para ministrar a la mujer oprimida por un espíritu de enfermedad en Lucas 13:11-13. En otros casos, no impuso las manos sino que simplemente habló a los demonios (Lucas 9:42).

8.      Alaba a Dios por la respuesta: continúa la oración con alabanza a Dios por la liberación. Recuerda que en el ejemplo bíblico de los diez leprosos, todos fueron sanados pero solamente aquél que regresó a alabar fue hecho pleno. Alaba por fe y no por vista. Has hecho lo que la Palabra de Dios dice. Cree que Él ha hecho lo que dijo que haría. Agradécele por ello.

 

RECONOCIENDO SIGNOS DE LIBERACIÓN

En casos de posesión demoníaca, algunas veces los demonios salen con forcejeo, ya sea gritando o arrojando a la persona en el suelo. Cuando los demonios han partido (ya sea en casos de posesión u opresión) habrá una sensación de libertad, gozo, como si un peso hubiera sido quitado.

 

PROVEYENDO CUIDADO ADICIONAL

satanasDespués de la liberación, aquellos que han sido poseídos por demonios deben ser guiados en una oración de confesión, arrepentimiento, y renuncia de cualquier pecado o envolvimiento relacionado con la actividad demoníaca. Si la persona tiene asuntos ocultos (por ejemplo ídolos, material vudú, equipo de brujería, etc.) éstos deben ser destruidos.

El cuidado adicional es muy importante para aquellos liberados de la posesión demoníaca. Cuando un demonio es expulsado, buscará otro cuerpo mediante el cual operar. Jesús enseñó que la salida de espíritu malignos deja un lugar vacío. Existe el peligro de que el demonio regrese a su ex víctima acompañado por espíritus peores:

“Cuando el espíritu impuro sale del hombre, anda por lugares secos buscando reposo; pero, al no hallarlo, dice: Volveré a mi casa, de donde salí. Cuando llega, la halla barrida y adornada. Entonces va y toma otros siete espíritus peores que él; y entran y viven allí, y el estado final de aquel hombre viene a ser peor que el primero” (Lucas 11:24-26).

Cuando un demonio es expulsado anda sin descanso y descontento fuera de un cuerpo humano. Es solamente mediante la habitación y el control de una vida humana que el demonio es capaz de cumplir con los planes malignos de Satanás. Esta es la razón por la cual expulsar al demonio no es suficiente. La “casa” espiritual debe ser llenada por la experiencia del nuevo nacimiento y la llenura del Espíritu Santo. Consejería y ministración adicionales son necesarios. La persona debe ser sumergida en la Palabra de Dios y en la oración y convertirse en parte de la comunidad de creyentes.

Aquellos que experimentan liberación de los poderes demoníacos deben ser animados a dar su testimonio. Jesús le dijo al endemoniado gadareno:

“Pero Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: —Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo y cómo ha tenido misericordia de ti. Él se fue y comenzó a publicar en Decápolis cuán grandes cosas había hecho Jesús con él; y todos se maravillaban” (Marcos 5:19-20).

 

PROTECCIÓN DE LOS PODERES DEMONÍACOS religion cristiana

Hay maneras específicas de protegerte de las actividades de los poderes demoníacos. La mayor protección es recibir a Jesucristo como Salvador, puesto que los demonios no pueden poseer a un verdadero creyente nacido de nuevo. Mantente apartado del pecado, porque por el pecado “das lugar al diablo”. Le provees oportunidad de usar actividades demoníacas de opresión contra ti.

Sé lleno con el Espíritu Santo. Los espíritus demoníacos y el Espíritu de Dios no pueden habitar la misma vasija espiritual.

Evita el interés excesivo en los demonios. No es erróneo estudiar lo que la Palabra de Dios dice sobre ellos, o cursos tales como el presente que están basados en la Palabra de Dios. Pero no leas libros seculares, asistas a sesiones, etc., para aprender más sobre los demonios. Evita todo contacto con lo oculto. No consultes brujas, chamanes, astrólogos, horóscopos, cartas, lectura de la palma de la mano o de las hojas del té. No sirvas a falsos dioses o permitas que ídolos se introduzcan dentro de tu casa:

“Quemarás las esculturas de sus dioses en el fuego; no codiciarás la plata ni el oro que las recubren, ni los tomarás para ti, no sea que tropieces por ello, PUES ES UNA ABOMINACIÓN PARA JEHOVÁ, TU DIOS. No llevarás ninguna cosa abominable a tu casa, para que no seas anatema. Del todo la aborrecerás y la abominarás, porque es anatema” (Deuteronomio 7:25-26).

Es importante que controles tu mente, tu lengua, y que selecciones a tus asociados cuidadosamente. Es también importante que ganes victoria sobre el mundo y la carne.

También debes librar guerra ofensiva y defensiva contra los poderes demoníacos. Usa las armas y estrategias que has aprendido en este curso.

 

INSPECCIÓN

1. Escribe el versículo llave de las Cláusulas de la Guerra.

2. ¿Cuáles son las tres principales clases de demonios que atacan el cuerpo, el alma y el espíritu del hombre?

3. ¿Cuál es el valor del don de discernimiento al tratar con poderes demoníacos?

4. ¿Qué significa estar poseído por un demonio?

5. ¿Cuáles son las características que pueden presentarse en una persona poseída por un demonio?

6. ¿Qué significa estar obsesionado por los demonios?

7. ¿Cuáles son las características de una persona que está obsesionada por los demonios?

8. ¿Qué significa ser oprimido por demonios?

9.      ¿Cuáles son las características de una persona oprimida por demonios?

10.   Resume las guías bíblicas dadas en esta lección para vencer a los poderes demoníacos.

(Las respuestas se encuentran al final del último capítulo de este manual)

 

MANIOBRAS TÁCTICAS

1. Estudia los siguientes ejemplos de cómo Jesús trató con los poderes demoníacos:

Incidente: mujer en la sinagoga con espíritu de enfermedad (Lucas 13:10-17).

Resumen: la mujer estaba asistiendo al servicio de shabat y Jesús la llamó una “hija de Abraham”. Podemos asumir que era una justa, una temerosa de Dios. A pesar de ello, el espíritu de enfermedad la había atado durante 18 años.

En Su ministerio, Jesús distinguió entre la enfermedad física normal, que era sanada por la imposición de manos o unción con aceite, y los casos de afección demoníaca. En los casos de un creyente siendo atado desde el exterior como resultado de una aflicción demoníaca, la atadura fue liberada. Si se trataba de un no creyente con enfermedades físicas resultantes de la posesión demoníaca, los demonios fueron expulsados.

La liberación de esta mujer ocurrió durante un servicio regular. Suscitó oposición de los líderes espirituales, incluyendo el líder de la sinagoga. El tratar con poderes demoníacos todavía levanta objeciones por parte de muchos líderes espirituales. Algunos niegan su existencia. Otros niegan su poder para oprimir o para poseer.

En esta liberación, Jesús impuso manos sobre la mujer atada. Inmediatamente ella fue pura y glorificó a Dios. En todo verdadero ministerio a los oprimidos o poseídos, Dios debería recibir la gloria, no la persona usada por Dios en el proceso de liberación.

Incidente: la hija de la mujer sirofenicia (Marcos 7:24-30; Mateo 15:21-28).

Resumen: esta niña tenía un espíritu inmundo que su madre reconoció por las manifestaciones externas del espíritu. Ella describió a su hija como siendo “gravemente atormentada”.

Jesús sanó a la niña debido a la gran fe mostrada por la madre. La hija no estuvo nunca en la presencia de Jesús, lo que demuestra que la presencia física no es necesaria para el efectivo ministerio a aquellos oprimidos o poseídos por Satanás. Este y el incidente siguiente prueban que los niños pueden ser oprimidos y poseídos por Satanás.

Incidente: el niño sordomudo (Marcos 9:14-29; Mateo 17:14-21; Lucas 9:37-43).

Resumen: el padre de un único hijo buscó a Jesús para la sanidad de su hijo. La posesión demoníaca de este muchacho incluía la sordera física y la mudez. Las descripciones combinadas de Mateo, Marcos y Lucas revelan que el demonio atormentaba al muchacho, provocándole caer dentro del fuego y en el agua.

En ocasiones el demonio provocaría ataques con espumarajos en la boca y rechinar de dientes. Era frecuentemente lesionado por el espíritu, y la presencia demoníaca provocaba una rigidez física general. Su padre lo llamó un “lunático”, lo que indicaba que había también problemas mentales asociados con su condición. Los discípulos de Jesús trataron de expulsar al demonios, pero fallaron.

Lucas registra que mientras el niño venía a Jesús, el demonio le provocó un ataque, Jesús reprendió al espíritu y sanó al niño. Mateo enseña que Jesús reprendió el diablo y que éste salió, quedando el muchacho sano en ese mismo momento.

El registro de Marcos de este encuentro demoníaco es más extenso que el de Mateo y el de Lucas. El señala que Jesús interrogó al padre sobre cuánto tiempo el muchacho había sido poseído. El padre respondió que esa condición había estado presente desde temprana edad.

Jesús remarcó al padre la importancia de creer, y luego habló al espíritu sordo y mudo y le ordenó salir y no volver a entrar. El espíritu exclamó y salió dejándolo en tal condición que muchos pensaron que estaba muerto. Pero Jesús lo tomó por la mano y lo levantó.

Cuando los discípulos le preguntaron a Jesús por qué ellos no fueron capaces de expulsar al demonio, Jesús respondió:

“Jesús les dijo: — Por vuestra poca fe. De cierto os digo que si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. Pero este género no sale sino con oración y ayuno” (Mateo 17:20-21).

Su respuesta revela la importancia de la fe, la oración, y el ayuno a la hora de tratar con los poderes demoníacos. También prueba que algunos demonios son más difíciles de expulsar que otros, ya que Jesús dijo “ESTE TIPO no sale” sin ayuno y oración.

Incidente: demonio en la sinagoga (Marcos 1:23-28; Lucas 4:31-37).

Resumen: aunque este hombre estaba presente en la sinagoga, Jesús no se refiere a él como un hijo de Abraham o indica que fuera un seguidor de Dios. Puede ser que presentes en una congregación sean no creyentes y estén poseídos por demonios. La asistencia a la iglesia no garantiza una experiencia de nuevo nacimiento o libertad de los poderes demoníacos.

Esta posesión fue indicada por un “nosotros”, revelando la presencia de más de un demonio. Un demonio era el vocero, sin embargo, para él dijo “yo”.

Cuando el demonio comenzó a hablar Jesús le dijo que callara. Reprendió a los demonios, ellos sacudieron al hombre, gritaron, lo arrojaron al suelo, y salieron. Los testigos de este evento se maravillaron de la autoridad y poder con el cual Jesús trató a los espíritus inmundos.

Incidente: el endemoniado ciego y mudo (Mateo 12:22-29; Marcos 3:22-27; Lucas 11:14-22).

Resumen: la posesión aquí incluía la afección física de ceguera y mudez. Jesús sanó este hombre expulsando al demonio. Él fue capaz de hablar y ver después de la liberación. Fue en conexión con esta liberación que Jesús dio Su más extensa enseñanza relacionada con la expulsión de demonios. Un resumen de esta enseñanza revela:

Una casa dividida no puede mantenerse. Los demonios llaman a los cuerpos en los cuales ellos residen su “casa”. No es posible para los demonios y para el Espíritu de Dios existir en la misma casa.

Los reinos o ciudades divididas tampoco se pueden mantener.

Satanás no puede expulsar a Satanás.

Expulsar demonios es parte del ministerio del Reino de Dios.

Los demonios son expulsados por el Espíritu de Dios.

Es necesario atar al hombre fuerte (Satanás) antes de intentar expulsarlo (destruir su obra).

No existe terreno neutral en esta batalla espiritual. Si no estás con Jesús, estás en Su contra.

Quando un espíritu inmundo es expulsado de una persona, busca reentrar en un cuerpo humano.

Si la persona de quien el demonio ha salido no llena su casa espiritual, el demonio regresará con otros demonios. La condición final de esa persona será peor que en el principio.

Incidente: endemoniado gadareno (Marcos 5:1-20; Mateo 8:28-34; Lucas 8:26-34).

Resumen: conforme a Mateo, dos hombre poseídos por demonios, tan bravos que ningún hombre podía controlarlos, vivían en las tumbas. Marcos y Lucas reafirman la terrible condición y la liberación de uno de los dos, cuya condición era quizás la peor encontrada durante el ministerio de Jesús.

La posesión aquí era por muchos demonios. Los dos hombres estaban tas afectados que no podían vivir en la sociedad normal. Vivían en el cementerio. Los demonios en uno de los hombres se llamaban a sí mismos “legión” porque eran muchos. Ellos hacían que fuera imposible atarlo incluso con cadenas. Los demonios lo atormentaban de tal manera que este hombre vagaba gritando, se cortaba con piedras, y no usaba ropas.

Los demonios reconocieron a Jesús y le preguntaron si había venido a atormentarlos antes de su tiempo. “Su tiempo” se refiere a su juicio final en el lago de fuego (infierno). Que solicitaran no ser enviados fuera de la región indica que los demonios pueden ser asignados por Satanás a territorios específicos. Jesús les permitió entrar en un ato de cerdos cuando los expulsó, lo que resultó en la muerte de los cerdos. Los habitantes de la ciudad le pidieron a Jesús que se marchara. Los cerdos, que eran su medio de vida, eran más importantes para ellos, que la liberación de los hombres de los poderes demoníacos.

Otros incidentes: en sumatoria a estos encuentros específicos de Jesús, la Biblia hace referencias generales de Su ministerio a aquellos afectados por los poderes demoníacos.

En las siguientes referencias el término “sanado” es usado para describir cómo Jesús trató con los demonios: Mateo 4:24; Lucas 6:18.

En las siguientes referencias el término “expulsar” es usado para describir Su estrategia: Marcos 1:32-34, 39; 6:13.

Lucas 4:41 simplemente registra que los demonios “salieron”. Lucas 7:21 declara que Él los “curó”. Mateo 8:16 registra que “los expulsó con Su palabra”.

Marcos 16:9 y Lucas 8:2-3 señalan que Jesús expulsó siete demonios de María Magdalena.

1. Algunas veces Dios utiliza a los demonios para llevar a cabo Sus propósitos. Ver 1 Samuel 16:14 y 2 Corintios 12:7. El perverso Acab fue castigado por su pecado con un espíritu mentiroso que Dios puso en la boca de sus profetas para guiarlo al desastre. Ver 1 Reyes 22:23. Los demonios atraerán a los ejércitos de Armagedón a un destino similar (ver Apocalipsis 16:13-16).

2. Los poderes demoníacos pueden ejercer control sobre las naciones como también sobre hombres y mujeres. Ver el ejemplo en Daniel 10 del “príncipe del reino de Persia”. Este poder demoníaco parecía estar a cargo de los asuntos de la región. El libro de Apocalipsis también menciona a los espíritus malignos y sus actividades en relación con las naciones. Ver Apocalipsis 16:13-16.

3. Bromear sobre los demonios o Satanás no es sabio. Ver 2 Pedro 2:10-11. Tampoco tenemos el poder en nosotros para reprender a Satanás. Ver Judas 9.

4. Jesús le dio a Sus discípulos el poder para expulsar demonios. Estudia los siguientes registros de su uso de este poder: Marcos 9:38; Lucas 10:17; Hechos 5:16; 8:7; 16:16-18: 19:11-12.

5. Estudia las siguientes referencias en las que la palabra “poseído” es usada: Mateo 4:24; 8:16, 28, 33; 9:32; 12:22; Marcos 1:32; 5:15-18; Lucas 8:36; Hechos 8:7; 16:16.

6. Jesús fue oprimido, pero sin pecado: Isaías 53:7. Cuando Ezequías fue oprimido, pidió a Dios que acometiera por él: Isaías 38:14. Jesucristo sanó a todos los que estaban oprimidos por el Diablo: Hechos 10:38.

Estudia adicionalmente sobre opresión:

Por los malvados: Salmos 17:9

Por nuestros enemigos: Salmos 106:42

Por el orgulloso: Salmos 119:122.

Por el rico: Santiago 2:6.

las bajas de la guerra espiritual >>>

Poderes Demoniacos Parte 1

Poderes Demoniacos Parte 2

Poderes Demoniacos Parte 3

LAS BAJAS DE LA GUERRA ESPIRITUAL >>>


 

temas cristianos 2016 Los Temas Cristianos mas buscados en Marzo 2016

Música Cristiana para celular
Descargar Música_Cristiana en mp3
Musica Cristiana Gratis
Descargar Testimonios Cristianos
Oración_de_Salvacion 
Quien es Satanás
Descargar Videos Cristianos
Como Controlar la mente
Mas Música cristiana para celular
Predicaciones Cristianas para celular
Descargar Himnos y Cantos
Cómo controlar la lengua
Manual de Guerra_Espiritual
Testimonios Cristianos Impactantes
La Oración_de_Salvación
Música cristiana para iphone
Chistes Cristianos
Manual de Guerra Espiritual

descargar musica celular

Buscar

revelaciones profeticas


Página con derechos Reservados para ElHijodeDios.com, Inc.