Es increíble como esta canción despacito que incita a la sensualidad y a la carnalidad puede ser reutilizada para algo tan sublime como adorar a Dios, pero esta vez no fue iglesia cristiana, sino una católica la que hizo sus adaptaciones de esta canción.

El objetivo según el sacerdote que la re-adaptó es estimular la participación de niños y jóvenes que concurren a misa los fines de semana para recibir la catequesis y confirmación.

A continuación juzgue usted mismo el video:

Fuente: Noticia Cristiana, adaptado por El Hijo de Dios