El presidente de Visión Mundial, Richard Stearns, dijo a Christianity Today que su organización, una de las mayores organizaciones benéficas cristianas de los Estados Unidos, va a cambiar sus políticas de empleo con respecto a las personas LGBT.

 

La organización requiere previamente a sus cerca de 1.100 empleados de la rama americana, cumplir con una política que exige la fidelidad en el matrimonio y la abstinencia fuera del matrimonio, y sólo reconoce los matrimonios heterosexuales. Sin embargo, ahora World Vision está permitiendo que los cristianos homosexuales en matrimonios homosexuales legales sean contratados, así como los cristianos homosexuales que siguen con su política de la abstinencia fuera del matrimonio.

 

La directora senior de World Vision para contactos con los medios, Cynthia Colin, compartió una carta de Stearns a los empleados de World Vision con The Huffington Post. Stearns explicó: «Quiero que quede claro que no hemos aprobado el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero hemos optado por ceder ante la autoridad de las iglesias locales sobre este tema. Hemos optado por no excluir a alguien de su empleo en Visión Mundial EE.UU. en este asunto».

 

Stearns espera inspirar a la unidad cristiana, cambiando la política de empleo para incluir a de los cristianos homosexuales. Le dijo a la revista Christianity Today que la decisión era «simbólica no de compromiso, pero de unidad [cristiana].»

 

Visión Mundial ganó una batalla en la Corte Suprema que protegía su derecho a contratar y despedir empleados que no están de acuerdo con sus principios teológicos en 2010, y aunque todavía requerirá a su personal cumplir con sus políticas religiosas, no va a discriminar a los empleados que son gay. Esto significa que aún se requiere que los empleados crean en Cristo.

 

«Cambiar la política de conducta de los empleados para permitir que alguien en un matrimonio entre personas del mismo sexo, que es un creyente profeso en Jesucristo, pueda trabajar para nosotros, hace que nuestra política sea más coherente con nuestra práctica en otras cuestiones divisivas», dijo a la TC. «También nos permite tratar a todos nuestros empleados de la misma manera: la abstinencia fuera del matrimonio y la fidelidad dentro del matrimonio.»

 

Stearns dejó claro que la decisión había sido tomada sin presión externa, y que el consejo fue «abrumadoramente a favor » de la nueva política. Explicó en su carta: «Quiero asegurarles que no estamos deslizándonos por alguna pendiente resbaladiza de compromiso, ni estamos limitando la autoridad de la Escritura en nuestro trabajo. Siempre hemos afirmado el matrimonio tradicional como una institución ordenada por Dios. Nada de nuestro trabajo en todo el mundo con los niños y las familias va a cambiar. Somos la misma Visión Mundial en la que siempre has creído».

 

La respuesta a la decisión de Visión Mundial ha sido desigual. Russell D. Moore, presidente de la Comisión de la Convención Bautista del Sur de Ética y Libertad Religiosa, salió con palabras de lucha para advertir contra el «engaño» de la explicación de Visión Mundial detrás de su movimiento hacia la aceptación.

 

«Pero esto es lo que está en juego. Esto no es, como la declaración de Visión Mundial lo pone, el equivalente de una gran tienda de campaña en el bautismo, política de la iglesia, etc. Lo que está en juego es el Evangelio de Jesucristo», escribió en un blog en su sitio web. «Potenciamos a la oscuridad cuando nos negamos a advertir del juicio. Potenciamos la oscuridad cuando nos negamos a ofrecer el perdón a través de la sangre de la cruz.»

 

El personal de Visión mundial lo conforman más de 50 denominaciones cristianas, algunas de las cuales han permitido el matrimonio entre personas del mismo sexo dentro de la iglesia, incluida la Iglesia Unida de Cristo, la Iglesia Episcopal, la Iglesia Evangélica Luterana en América, y la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.). Stearns citó la naturaleza multiconfesional de los empleados de Visión Mundial como una razón para el cambio.

 

En la carta de Stearns a sus empleados, escribió:

 

Cada uno de nosotros tiene sus propios puntos de vista sobre una amplia gama de cuestiones potencialmente divisorias, y la junta directiva no está pidiendo a nadie a cambiar sus puntos de vista personales. Estamos pidiendo, más bien, que no deje que sus diferencias sobre este asunto u otros nos distraigan de nuestro trabajo. Le estamos pidiendo a unirse en torno a nuestra sagrada y urgente misión en el mundo y a relacionarte con respeto con los que no comparten con exactitud sus puntos de vista. Si no podemos amarnos unos a otros, ¿cómo vamos a mostrar el amor de Cristo al mundo?

{loadposition right_bottom}

Fuente: Traducido y adaptado por Cristianosaldia de Huffington Post