El papa Francisco aceptó la dimisión de un obispo alemán investigado por gastar 42 millones de dólares en la remodelación de su residencia.

El obispo Franz-Peter Tebartz-van Elst es conocido como el «obispo del lujo» por su extravagante estilo de vida.

Según un comunicado del Vaticano, Tebartz-van Elst recibirá otro cargo a su debido tiempo.

El obispo, considerado teológicamente conservador, ha negado cualquier delito y afirma que los costos de la renovación de su residencia son legítimos porque había que proteger las estructuras aledañas, incluido el antiguo muro de la ciudad.

(CNN)