El pseudo apóstol Guillermo Maldonado expresa en una predica a su congregación que se enojó con Dios en cierta ocación porque los impíos tenían mejores carros, aviones, yates y millones, mientras que él no tenía esas posesiones, ya esto es el colmo de las herejías de este hombre, infrigiendo el decimo mandamiento, en el cual se nos prohibe desear y codiciar las pertenecias materiales de nuestro projimo, más aún cuando la Biblia nos enseña en 1 Timoteo 6:10 que la raiz de todos los males es el amor al dinero, aún más, este hombre tiene la desfachez de preguntarle a Dios que donde están sus millones.

Mira a continuación el video donde Maldonado dice que se enojó con Dios y lo sugestiona porque los impíos tiene millones y él no.