Si bien la tragedia de Nepal ha conmovido al mundo y hoy día se necesita mucha ayuda en ese país, hay que reconocer que en un país donde hay mucha idolatría, ya no se necesita más mensajes de idolatría. Precisamente el Papa en un mensaje que busca llevar esperanza dijo lo siguiente:

rezo por las víctimas, por los heridos y todos los que sufren por esta calamidad”.

“Que reciban el apoyo de la solidaridad fraterna. Y recemos a la Virgen para que esté al lado de todos ellos”, exhortó.

Cerca del mediodía de ayer, Nepal sufrió un sismo de 7,9 grados de magnitud con un epicentro a 80 kilómetros de su capital, Katmandú.

elhijodedios.com/noticias