El libertinaje sexual en América Latina, ha contribuido a que cada vez más chicas sean madres aun en la adolescencia y sean cada vez más pobres y sin oportunidad de estudiar. Pero lo peor es el pecado delante de los ojos de Dios al no esperar tener sexo hasta el matrimonio.

En Perú, decenas de jovenes cristianos han decidido dar un ejemplo de pureza sexual y contribuir a disminuir los embarazos en adolescentes, haciendo pactos de pureza y prometiendo no tener relaciones sexuales hasta el matrimonio. Vean el reportaje: