descargar musica celular

Buscar

revelaciones profeticas

Amor de Pareja

¿CÓMO DEBO AMAR A MI MARIDO?


Por lo regular, a los hombres es más sencillo que a las mujeres de complacer en lo que al amor se refiere. Algunos “estudiosos” afirman que la fórmula es “amor, sexo y comida”, es decir que asumen que el varón no necesita más que eso para sentirse amado, mientras que en el caso de la mujer la fórmula contempla una serie de elementos interminables. Sin embargo pese a que esta aseveración es incorrecta, esta parte de la misma imagen que la sociedad proyecta del varón, pues a lo largo de la historia el hombre refleja el valor, la frialdad, la dureza de corazón, y otra serie de “atributos” que lejos están de reflejar la verdadera característica de este género, ya que en su condición humana, al igual que la mujer tiene fuertes necesidades afectivas, tanto de dar amor, como de recibirlo.

No podemos apartarnos del hecho que la naturaleza del hombre esta orientada hacia la objetividad, de ahí que el varón responde mejor a los estímulos que puede percibir con claridad, sean visuales, auditivos, táctiles, olfativos y gustativos. Mientras que la naturaleza de la mujer está mayormente orientada hacia la subjetividad, reaccionando a estímulos tales como el romanticismo, los detalles, las palabras bonitas, etc..

ver videos musica cristiana

conocer amigos cristianos

La Palabra de Dios enseña lo siguiente:

 

“22Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; 23porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. 24Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. 25Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, 26para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, 27a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. 28Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. 29Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, 30porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. 31Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. 32Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia. 33Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido. (Efesios 5:22-33).

En el pasaje anterior podemos ver que tanto el varón como la mujer tienen obligaciones dentro del matrimonio, estas las podemos resumir en una sola palabra: “AMARSE”.

testimonios cristianos en video

libertad a los cautivos

Descargar Libro

El Vino a dar Libertad a los Cautivos

Por lo tanto, así como el hombre tiene la obligación delante de Dios de comprender las necesidades afectivas (y subjetivas) de su mujer, las esposas, por su parte tienen la obligación de comprender las necesidades afectivas (y objetivas) del esposo.

Dada la naturaleza del varón, a este le agrada que su esposa siempre luzca bella para él, lo que implica que la mujer debe hacer un esfuerzo por agradar a su esposo en este sentido. En el aspecto sexual, la fisiología del hombre le demanda mayor deseo sexual. Observa el siguiente pasaje de 1 de Corintios 7:1-9:

 

 1En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer; 2pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido”.

 

En esta porción se reconoce la necesidad sexual en ambos sexos

3El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido. 4La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer. 5No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia”

 

A ambas partes se les instruye el deber de cumplir con la relación sexual, resaltando que uno tiene potestad sobre el cuerpo del otro ordenando que no se nieguen uno al otro para tener relaciones sexuales cuando cualquiera de las partes lo deseé.

 

“8Digo, pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como yo; 9pero si no tienen don de continencia, cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando.”

 

Esta porción es muy interesante, pues ser dirige a los solteros (varones) y a las viudas (mujeres), la razón estriba en la naturaleza de ambos, pues el varón pese a ser “virgen”, su fisiología le provoca fuerte necesidad sexual, de ahí que el apóstol recomienda “si ya no puedes controlarte, cásate”, en muchas de las parejas de novios que caen en fornicación, está fue mayormente promovida por el varón. En cuanto a la mujer, su necesidad sexual es de menor intensidad y regularmente se acrecienta una vez que tiene la experiencia de practicarlo. Esto nos muestra la razón por la cual, las mujeres que no han experimentado la relación sexual pueden más fácil que el varón controlar esta necesidad.

 

Al igual que la mujer, el hombre necesita saberse, y sentirse amado, lo que percibe cuando la mujer se arregla para él, no se niega sexualmente y es complaciente en este aspecto, le ofrece muestras de amor (cariños y apapachos), respeta su autoridad, le toma en cuenta para tomar decisiones, etc.. Cada hombre al igual que cada mujer es diferente en relación a sus necesidades afectivas particulares y la mejor manera de prodigar al cónyuge el amor que requiere es platicando abiertamente del tema.

 

Algunas mujeres, estiman prácticamente imposible agradar a sus maridos pues sus cuerpos han sufrido cambios importantes, por lo que dicen que no hay nada que hacer. A ellas y ellos debemos recordarles que el amor es un ejercicio de voluntad, por lo que todo aquel que camina bajo la voluntad y dirección de Dios, reconoce que no es la apariencia externa la que nos hace amar a la persona, sino la interna. Sin embargo, siempre resulta grato una bella imagen, por lo que aun las mujeres que se sienten así, pueden lucir bellas para sus esposos.

 

La comunicación clara y abierta es indispensable y fundamental, ambos deben cuestionarse uno al otro que esperan entre sí y ser flexibles para atenderse mutuamente.

 

Ninguno busque su propio bien, sino el del otro

 (1 Corintios 10.24)

A CONTINUACIÓN EL CASO QUE DIO LUGAR A LA PREPARACIÓN DEL TEMA ANTERIOR:

 

 

Cuando ví a Rebeca después de 5 años, me costó trabajo reconocerla, pues la última imagen que tenía de ella era de una linda chica delgada de cabello negro largo y brilloso, cuyo rostro hermoso no utilizaba maquillaje, y ahora tenía no menos de 15 Kg. de sobrepeso, era rubia de pelo corto y usaba maquillaje de forma moderada, aunque sigue siendo bella, definitivamente la imagen última que vi de ella no concuerda con la actual así que una vez que me dijo: “¡Soy Rebeca, la que era novia de José Miguel!, ¿me recuerdas ahora?” - ¡Claro que sí!, te ruego me disculpes pero has cambiado un poco, ¿cómo has estado?. Nos abrazamos con afecto, y comenzó a llorar diciendo: “Necesito que me ayudes, pues creo que mi matrimonio se está yendo a pique, José Miguel me va a dejar”. Así iniciamos nuestra conversación que derivó en los siguientes cuestionamientos:

 

- Así que te casaste con José Miguel, yo le recuerdo a él como un hombre entregado a Dios, ¿ya no lo es así?, ¿Por qué piensas que te va a dejar?

 

- José Miguel sigue siendo un hombre amoroso de Dios y de su familia, es un buen padre y pastor de mi hogar, pero siento que no me quiere, y que está conmigo por compromiso, pues ya no me dice que me ama, o que le gusto, y me busca muy poco para intimar.

 

- Vayamos por partes; si tu me dices que él es un hombre que ama a Dios entonces él sabe que su responsabilidad entre otras es amarte, ¿es que acaso nunca te lo hace saber o sentir?

 

- Bueno, en realidad, el primer año de matrimonio fue maravilloso, todos los días me decía que me amaba, salíamos juntos, ocasionalmente me sorprendía con flores. Durante mi primer embarazo me cuidó de sobremanera, y pese a mi gordura me decía cuan bella yo era para él, y aun cuando nació en Bebé, José Miguel seguía siendo muy cariñoso y amoroso conmigo pero no por mucho tiempo.

 

- ¿A que atribuyes que dejo de serlo?

 

- No lo se, no me lo explico, yo me he esmerado por atender a mi hijo, y a él también. Alguna vez me dijo que me arreglara un poco, pero ¿es que no comprende que el niño demanda mucho de mi tiempo?

 

- ¡Espera un momento!, vayamos por partes. Dime como fue su vida sexual antes y después del nacimiento del bebé.

 

- NO creo que eso sea importante pero bueno. Antes era normal, y mucho más frecuente que ahora, lo disfrutábamos mucho, y bueno, ahora que lo mencionas, mmmm…. Después del bebé él quería pero yo no pues estaba muy cansada por atender al bebé y una vez que creció, pues también me canso mucho y a veces él se ponía cariñoso conmigo, yo sabía lo que quería pero, o le decía que estaba cansada o en la primera oportunidad me dormía, ¿es esto importante?? ¿Qué los hombres solo piensan en sexo??.

 

- Tu dices que percibes que él no te busca para intimar, eso quiere decir que te das cuenta y te preocupa, dime algo con sinceridad, ¿hacen el amor solo cuando tu quieres, cuando él quiere, o cuando ambos quieren?.

 

- Mira, no me había puesto a pensar en esto, hasta ahora. Cuando no había bebé, no es que yo pensara en si quería o no hacerlo, era algo como mágico, sencillamente lo hacíamos, no puedo decirte si yo quería o no, lo que si puedo decirte es que siempre lo disfrutaba. Después del bebé, me da pena, pero debo reconocer que solo acepto cuando yo tengo ganas, y lo curioso es que él siempre está dispuesto. No se que pensar.

 

- ¿Experimentas algún tipo de inhibición, es decir que él quiera hacer algo que tu no quieras durante la intimidad?.

 

- Al principio sentía un poco de vergüenza por ciertas caricias y posiciones, pero comprendí después que el sexo es una bendición de Dios y que casi todo está permitido en la intimidad del matrimonio mientras no atente contra la naturaleza. Y bueno, ambos tenemos claro las aberraciones que no agradan a Dios, mismas que menciona la Biblia, y también usamos el sentido común, así que no hay problema en ese aspecto.

 

-OK, cambiemos el tema, me dices que te ha dicho que te arregles, ¿Por qué crees que te ha pedido esto?.

 

- Bueno, pues todos los hombres son iguales, él seguramente me quiere ver como cuando yo era señorita, delgada y bonita, hoy me ve gorda y no me quiere así, no entiende que tuve a su hijo y que no puedo ser igual que antes, además él también engordó y yo así lo acepto….

 

- ¡Espera, espera un poco!, no tomes una actitud defensiva, ni pienses lo que no es. Quiero que pienses un poco en que momento te dice que te arregles un poco, es decir cuando te dice eso.

 

- ¡Perdón, pero es que estoy desesperada!... bueno…. Él me lo dice cuando llega a casa ya sea en el mediodía o por la noche.

 

- ¿Nunca te lo dice en la mañana cuando se va a trabajar?, ¿Cuál es la razón por que te pide eso?, ¡Por favor, se sincera!.

 

- En realidad jamás me lo pide cuando lo despido por las mañanas al preparar su desayuno, y si debo confesar que muchas veces me encuentra igual a mediodía y por la noche, pues si no tengo a que salir, me la paso en bata todo el día, o en pijama, incluso a veces así me voy a dejar a mi hijo a la escuela, ¿crees que hago mal?.

 

- ¿Te ha dicho alguna vez que te pongas a dieta?, ¿ha objetado tus peinados y tintes de pelo o tu maquillaje?

 

- NO me ha dicho abiertamente que me ponga a dieta pero si me lo ha insinuado, según dice que es por salud, pero yo se que en fondo quisiera que tuviera cuerpo de modelo; y de mi pelo no me dice gran cosa, y a de ser muy nostálgico porque seguido me dice que le gustaba mucho mi pelo cuando era largo, pero él debe entender que las mujeres somos así y que necesitamos cambios, y debe quererme así.

 

- ¿Te ha dicho que te va dejar, o son suposiciones tuyas?

 

- NO me lo ha dicho aun, pero yo lo percibo, pues cuando vamos a la Iglesia o salimos juntos y encontramos amigos o amigas de nuestra generación, él a las mujeres les dice cuan guapas están, y seguido me dice, mira que bien se ve fulana o perengana, y para mi eso quiere decir que se fija en otras mujeres y que le gustan otras mujeres.

 

- Me dices que son amigos de su misma generación, dime algo ¿esas mujeres de quien él reconoce su belleza, están gordas y tiene hijos como tu?.

 

- Bueno, aunque no son unas modelos como en nuestra soltería, reconozco que algunas están mas delgadas que yo, y si, si tienen hijos, algunas hasta más que yo, pero ¿Qué importa eso?, ellas son ellas y yo soy yo.

 

- ¿Cuando le dice a esas mujeres cuan bellas están, lo hace de manera soez, vulgar, con lascivia o irrespetuosamente?

 

- ¡No, no!, ¡de ninguna manera!, si algo tiene, es que es bien educado, el usa expresiones tales como: “hola, que bien te ves”, o “que guapa, vas de fiesta?”, o “se te ve bien ese vestido o ese peinado, etc.”, y siempre lo hace frente a mi o en la presencia de sus esposos. Definitivamente no creo que lo haga de mala intención, pues ama a Dios por encima de todo, y siempre dice que su testimonio es muy importante. Mas bien creo que lo hace para que yo sienta que también puedo verme así, no se que pensar

 

-¿Nunca más te ha dicho que le gustas o que te quiere?

 

- Mira, si me lo ha dicho, cuando le gusta una ropa que traigo me dice que me veo bien, o cuando me peino de tal o cual forma me dice: “me gustas así”, y si de repente cuando se va en las mañanas me dice “te quiero mucho”, pero es de vez en cuando, ya no como antes… ¿Qué hago? ¡aconséjame!

 

- ¿Respecto de la atención que él requiere de su ropa, alimentación, e incluso cariño, no me has dicho nada, que me puedes decir al respecto?

 

- Creo que no hay queja de su parte, pues la casa la tengo en orden, a menudo le guiso lo que le gusta, por cierto el celebra mucho mis comidas, y de ser cariñosa, pues…. A veces si lo soy, es que, como que siento su rechazo, o no quiero que piense que si soy cariñosa con él es porque quiero algo, y bueno, soy muy cariñosa con su hijo, ¿Qué más quiere? ¿no estoy bien?.

 

- ¿Te ha sugerido alguna vez, buscar consejería pastoral, o te ha mostrado bíblicamente cuales son tus responsabilidades conyugales?

 

- No me ha sugerido consejería, yo hoy vengo a ti porque te tengo confianza y estoy desesperada, lo que si ha hecho es mostrarme en la Biblia lo que es mi responsabilidad como mujer y bueno, ¿creo que cumplo?, ¿o tu piensas que no?.........................


descargar mp3Descargar Archivos Cristianos
Audio bible spanish, Libros cristianos gratis en español, Escuchar musica por internet, Predicaciones, Sonidos, Testimonios

religion cristianaLa Trinidad de Dios
Aprenda más acerca de Dios, Jesucristo y el Espíritu Santo

biblia en lineaLea la Biblia en línea
Estudie cada día la Palabra de Dios

religion cristianaEl Evangelio de Cristo
Evangelize en línea con estas páginas, evangelio de hoy para niños

satanas demoniosEl Infierno
La terrible realidad de un lugar en el centro de este planeta

palabra de diosGuerra Espiritual
Entrenamiento de Guerra Espiritual exclusivo para verdaderos Cristianos

descargar musica celular

Buscar

revelaciones profeticas

Página con derechos Reservados para ElHijodeDios.com, Inc.