ANTIGUO TESTAMENTO - Zacarias
CAPÍTULOS
Descargar música para iphone gratis
La Santa Biblia en ringtones gratis para iphone

La Santa Biblia en Línea, Audio Biblia

Estudios biblicos adventistas, estudio biblico adventista, sermones adventistas, predicaciones adventistas, estudios biblicos adventista, Cristianos, Evangelistas, Católicos, Sabatistas

Genesis 
Éxodo
Levitico
Numeros
Deuteronomio
Josue
Jueces
Rut
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Cronicas
2 Cronicas
Esdras
Nehemias
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastes
Cantares
Isaias
Jeremias
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amos
Abdias
Jonas
Miqueas
Nahum
Habacuc
Sofonias
Hageo
Zacarias
Malaquias
Nuevo Testamento
 

Zacarias

Capitulo 08

8:1 Vino a mi palabra de Jehovade los ejercitos, diciendo: 
8:2 Asi ha dicho Jehovade los ejercitos: Cele a Sion con gran celo, y con gran ira la cele. 
8:3 Asi dice Jehova: Yo he restaurado a Sion, y morare en medio de Jerusalen; y Jerusalen se llamara Ciudad de la Verdad, y el monte de Jehovade los ejercitos, Monte de Santidad. 
8:4 Asi ha dicho Jehovade los ejercitos: Aun han de morar ancianos y ancianas en las calles de Jerusalen, cada cual con bordon en su mano por la multitud de los dias. 
8:5 Y las calles de la ciudad estaran llenas de muchachos y muchachas que jugaran en ellas. 
8:6 Asi dice Jehovade los ejercitos: Si esto parecera maravilloso a los ojos del remanente de este pueblo en aquellos dias, ¿tambien sera maravilloso delante de mis ojos? dice Jehovade los ejercitos. 
8:7 Asi ha dicho Jehovade los ejercitos: He aqui, yo salvo a mi pueblo de la tierra del oriente, y de la tierra donde se pone el sol; 
8:8 y los traere, y habitaran en medio de Jerusalen; y me seran por pueblo, y yo sere a ellos por Dios en verdad y en justicia. 
8:9 Asi ha dicho Jehovade los ejercitos: Esfuercense vuestras manos, los que ois en estos dias estas palabras de la boca de los profetas, desde el dia que se echo el cimiento a la casa de Jehovade los ejercitos, para edificar el templo. 
8:10 Porque antes de estos dias no ha habido paga de hombre ni paga de bestia, ni hubo paz para el que salia ni para el que entraba, a causa del enemigo; y yo deje a todos los hombres cada cual contra su compañero. 
8:11 Mas ahora no lo hare con el remanente de este pueblo como en aquellos dias pasados, dice Jehovade los ejercitos. 
8:12 Porque habra simiente de paz; la vid dara su fruto, y dara su producto la tierra, y los cielos daran su rocio; y hare que el remanente de este pueblo posea todo esto. 
8:13 Y sucedera que como fuisteis maldicion entre las naciones, oh casa de Juda y casa de Israel, asi os salvare y sereis bendicion. No temais, mas esfuercense vuestras manos. 
8:14 Porque asi ha dicho Jehovade los ejercitos: Como pense haceros mal cuando vuestros padres me provocaron a ira, dice Jehovade los ejercitos, y no me arrepenti, 
8:15 asi al contrario he pensado hacer bien a Jerusalen y a la casa de Juda en estos dias; no temais. 
8:16 Estas son las cosas que habeis de hacer: Hablad verdad cada cual con su projimo; juzgad segun la verdad y lo conducente a la paz en vuestras puertas. 
8:17 Y ninguno de vosotros piense mal en su corazon contra su projimo, ni ameis el juramento falso; porque todas estas son cosas que aborrezco, dice Jehova
8:18 Vino a mi palabra de Jehovade los ejercitos, diciendo: 
8:19 Asi ha dicho Jehovade los ejercitos: El ayuno del cuarto mes, el ayuno del quinto, el ayuno del septimo, y el ayuno del decimo, se convertiran para la casa de Juda en gozo y alegria, y en festivas solemnidades. Amad, pues, la verdad y la paz. 
 

8:20 Asi ha dicho Jehovade los ejercitos: Aun vendran pueblos, y habitantes de muchas ciudades; 
8:21 y vendran los habitantes de una ciudad a otra, y diran: Vamos a implorar el favor de Jehova, y a buscar a Jehovade los ejercitos. Yo tambien ire. 
8:22 Y vendran muchos pueblos y fuertes naciones a buscar a Jehovade los ejercitos en Jerusalen, y a implorar el favor de Jehova
8:23 Asi ha dicho Jehovade los ejercitos: En aquellos dias acontecera que diez hombres de las naciones de toda lengua tomaran del manto a un judio, diciendo: Iremos con vosotros, porque hemos oido que Dios esta con vosotros.