Los Salmos

Capitulo 55   

55:1 Escucha, oh Dios, mi oracion,
Y no te escondas de mi suplica.
55:2 Esta atento, y respondeme;
Clamo en mi oracion, y me conmuevo,
55:3 A causa de la voz del enemigo,
Por la opresion del impio;
Porque sobre mi echaron iniquidad,
Y con furor me persiguen.
55:4 Mi corazon esta dolorido dentro de mi,
Y terrores de muerte sobre mi han caido.
55:5 Temor y temblor vinieron sobre mi,
Y terror me ha cubierto.
55:6 Y dije: ¡Quien me diese alas como de paloma!
Volaria yo, y descansaria.
55:7 Ciertamente huiria lejos;
Moraria en el desierto. Selah
55:8 Me apresuraria a escapar
Del viento borrascoso, de la tempestad.
55:9 Destruyelos, oh Señor; confunde la lengua de ellos;
Porque he visto violencia y rencilla en la ciudad.
55:10 Dia y noche la rodean sobre sus muros,
E iniquidad y trabajo hay en medio de ella.
55:11 Maldad hay en medio de ella,
Y el fraude y el engaño no se apartan de sus plazas.
55:12 Porque no me afrento un enemigo,
Lo cual habria soportado;
Ni se alzo contra mi el que me aborrecia,
Porque me hubiera ocultado de el;
55:13 Sino tu, hombre, al parecer intimo mio,
Mi guia, y mi familiar;
55:14 Que juntos comunicabamos dulcemente los secretos,
Y andabamos en amistad en la casa de Dios.
55:15 Que la muerte les sorprenda;
Desciendan vivos al Seol,
Porque hay maldades en sus moradas, en medio de ellos.
55:16 En cuanto a mi, a Dios clamare;
Y Jehovame salvara.
55:17 Tarde y mañana y a mediodia orare y clamare,
Y el oira mi voz.
55:18 El redimira en paz mi alma de la guerra contra mi,
Aunque contra mi haya muchos.
55:19 Dios oira, y los quebrantara luego,
El que permanece desde la antigüedad;
Por cuanto no cambian,
Ni temen a Dios. Selah
55:20 Extendio el inicuo sus manos contra los que estaban en paz con el;
Violo su pacto.
55:21 Los dichos de su boca son mas blandos que mantequilla,
Pero guerra hay en su corazon;
Suaviza sus palabras mas que el aceite,
Mas ellas son espadas desnudas.
55:22 Echa sobre Jehovatu carga, y el te sustentara;
No dejara para siempre caido al justo.
55:23 Mas tu, oh Dios, haras descender aquellos al pozo de perdicion.
Los hombres sanguinarios y engañadores no llegaran a la mitad de sus dias;
Pero yo en ti confiare.