ANTIGUO TESTAMENTO - Nehemias
CAPÍTULOS
Antiguo Testamento
Informacion Historica acerca de los libros del antiguo testamento

La Biblia en Línea, Audio Biblia

Genesis 
Éxodo
Levitico
Numeros
Deuteronomio
Josue
Jueces
Rut
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Cronicas
2 Cronicas
Esdras
Nehemias
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastes
Cantares
Isaias
Jeremias
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amos
Abdias
Jonas
Miqueas
Nahum
Habacuc
Sofonias
Hageo
Zacarias
Malaquias
Nuevo Testamento


 

Nehemias

Capitulo 02   

2:1 Sucedio en el mes de Nisan, en el año veinte del rey Artajerjes, que estando ya el vino delante de el, tome el vino y lo servi al rey. Y como yo no habia estado antes triste en su presencia, 
2:2 me dijo el rey: ¿Por que esta triste tu rostro? pues no estas enfermo. No es esto sino quebranto de corazon. Entonces temi en gran manera. 
2:3 Y dije al rey: Para siempre viva el rey. ¿Como no estara triste mi rostro, cuando la ciudad, casa de los sepulcros de mis padres, esta desierta, y sus puertas consumidas por el fuego?
2:4 Me dijo el rey: ¿Que cosa pides? Entonces ore al Dios de los cielos, 
2:5 y dije al rey: Si le place al rey, y vuestro siervo ha hallado gracia delante de ti, enviame a Juda, a la ciudad de los sepulcros de mis padres, y la reedificare. 
2:6 Entonces el rey me dijo (y la reina estaba sentada junto a el): ¿Cuanto durara tu viaje, y cuando volveras? Y agrado al rey enviarme, despues que yo le señale tiempo. 
2:7 Ademas dije al rey: Si le place al rey, que se me den cartas para los gobernadores al otro lado del rio, para que me franqueen el paso hasta que llegue a Juda; 
2:8 y carta para Asaf guarda del bosque del rey, para que me de madera para enmaderar las puertas del palacio de la casa, y para el muro de la ciudad, y la casa en que yo estare. Y me lo concedio el rey, segun la benefica mano de mi Dios sobre mi. 
2:9 Vine luego a los gobernadores del otro lado del rio, y les di las cartas del rey. Y el rey envio conmigo capitanes del ejercito y gente de a caballo. 
2:10 Pero oyendolo Sanbalat horonita y Tobias el siervo amonita, les disgusto en extremo que viniese alguno para procurar el bien de los hijos de Israel. 
2:11 Llegue, pues, a Jerusalen, y despues de estar alli tres dias, 
2:12 me levante de noche, yo y unos pocos varones conmigo, y no declare a hombre alguno lo que Dios habia puesto en mi corazon que hiciese en Jerusalen; ni habia cabalgadura conmigo, excepto la unica en que yo cabalgaba. 
2:13 Y sali de noche por la puerta del Valle hacia la fuente del Dragon y a la puerta del Muladar; y observe los muros de Jerusalen que estaban derribados, y sus puertas que estaban consumidas por el fuego. 
2:14 Pase luego a la puerta de la Fuente, y al estanque del Rey; pero no habia lugar por donde pasase la cabalgadura en que iba. 
2:15 Y subi de noche por el torrente y observe el muro, y di la vuelta y entre por la puerta del Valle, y me volvi. 
2:16 Y no sabian los oficiales a donde yo habia ido, ni que habia hecho; ni hasta entonces lo habia declarado yo a los judios y sacerdotes, ni a los nobles y oficiales, ni a los demas que hacian la obra. 
2:17 Les dije, pues: Vosotros veis el mal en que estamos, que Jerusalen esta desierta, y sus puertas consumidas por el fuego; venid, y edifiquemos el muro de Jerusalen, y no estemos mas en oprobio. 
 

2:18 Entonces les declare como la mano de mi Dios habia sido buena sobre mi, y asimismo las palabras que el rey me habia dicho. Y dijeron: Levantemonos y edifiquemos. Asi esforzaron sus manos para bien.
2:19 Pero cuanto lo oyeron Sanbalat horonita, Tobias el siervo amonita, y Gesem el arabe, hicieron escarnio de nosotros, y nos despreciaron, diciendo: ¿Que es esto que haceis vosotros? ¿Os rebelais contra el rey? 
2:20 Y en respuesta les dije: El Dios de los cielos, el nos prosperara, y nosotros sus siervos nos levantaremos y edificaremos, porque vosotros no teneis parte ni derecho ni memoria en Jerusalen.