Miqueas

Capitulo 06   

6:1 Oid ahora lo que dice Jehova: Levantate, contiende contra los montes, y oigan los collados tu voz. 
6:2 Oid, montes, y fuertes cimientos de la tierra, el pleito de Jehova; porque Jehovatiene pleito con su pueblo, y altercara con Israel. 
6:3 Pueblo mio, ¿que te he hecho, o en que te he molestado? Responde contra mi. 
6:4 Porque yo te hice subir de la tierra de Egipto, y de la casa de servidumbre te redimi; y envie delante de ti a Moises, a Aaron y a Maria.
6:5 Pueblo mio, acuerdate ahora que aconsejo Balac rey de Moab, y que le respondio Balaam el cual era hijo de Beor, desde Sitim hasta Gilgal, para que conozcas las justicias de Jehova.
6:6 ¿Con que me presentare ante Jehova, y adorare al Dios Altisimo? ¿Me presentare ante el con holocaustos, con becerros de un año? 
6:7 ¿Se agradara Jehovade millares de carneros, o de diez mil arroyos de aceite? ¿Dare mi primogenito por mi rebelion, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma? 
6:8 Oh hombre, el te ha declarado lo que es bueno, y que pide Jehovade ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios. 
6:9 La voz de Jehovaclama a la ciudad; es sabio temer a tu nombre. Prestad atencion al castigo, y a quien lo establece. 
6:10 ¿Hay aun en casa del impio tesoros de impiedad, y medida escasa que es detestable? 
6:11 ¿Dare por inocente al que tiene balanza falsa y bolsa de pesas engañosas? 
6:12 Sus ricos se colmaron de rapiña, y sus moradores hablaron mentira, y su lengua es engañosa en su boca. 
 

6:13 Por eso yo tambien te hice enflaquecer hiriendote, asolandote por tus pecados. 
6:14 Comeras, y no te saciaras, y tu abatimiento estara en medio de ti; recogeras, mas no salvaras, y lo que salvares, lo entregare yo a la espada. 
6:15 Sembraras, mas no segaras; pisaras aceitunas, mas no te ungiras con el aceite; y mosto, mas no beberas el vino. 
6:16 Porque los mandamientos de Omri se han guardado, y toda obra de la casa de Acab; y en los consejos de ellos anduvisteis, para que yo te pusiese en asolamiento, y tus moradores para burla. Llevareis, por tanto, el oprobio de mi pueblo.