ANTIGUO TESTAMENTO - Lamentaciones
CAPÍTULOS
Antiguo Testamento
Informacion Historica acerca de los libros del antiguo testamento

La Biblia en Línea, Audio Biblia

Genesis 
Éxodo
Levitico
Numeros
Deuteronomio
Josue
Jueces
Rut
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Cronicas
2 Cronicas
Esdras
Nehemias
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastes
Cantares
Isaias
Jeremias
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amos
Abdias
Jonas
Miqueas
Nahum
Habacuc
Sofonias
Hageo
Zacarias
Malaquias
Nuevo Testamento


 

Lamentaciones

Capitulo 02  

2:1 ¡Como oscurecio el Señor en su furor a la hija de Sion! 
Derribo del cielo a la tierra la hermosura de Israel, 
Y no se acordo del estrado de sus pies en el dia de su furor. 
2:2 Destruyo el Señor, y no perdono; 
Destruyo en su furor todas las tiendas de Jacob; 
Echo por tierra las fortalezas de la hija de Juda,
Humillo al reino y a sus principes. 
2:3 Corto con el ardor de su ira todo el poderio de Israel; 
Retiro de el su diestra frente al enemigo, 
Y se encendio en Jacob como llama de fuego que ha devorado alrededor. 
2:4 Enteso su arco como enemigo, afirmo su mano derecha como adversario, 
Y destruyo cuanto era hermoso. 
En la tienda de la hija de Sion derramo como fuego su enojo. 
2:5 El Señor llego a ser como enemigo, destruyo a Israel; 
Destruyo todos sus palacios, derribo sus fortalezas, 
Y multiplico en la hija de Juda la tristeza y el lamento. 
2:6 Quito su tienda como enramada de huerto;
Destruyo el lugar en donde se congregaban; 
Jehovaha hecho olvidar las fiestas solemnes y los dias de reposo en Sion, 
Y en el ardor de su ira ha desechado al rey y al sacerdote. 
2:7 Desecho el Señor su altar, menosprecio su santuario; 
Ha entregado en mano del enemigo los muros de sus palacios; 
Hicieron resonar su voz en la casa de Jehovacomo en dia de fiesta. 
2:8 Jehovadetermino destruir el muro de la hija de Sion; 
Extendio el cordel, no retrajo su mano de la destruccion; 
Hizo, pues, que se lamentara el antemuro y el muro; fueron desolados juntamente. 
2:9 Sus puertas fueron echadas por tierra, destruyo y quebranto sus cerrojos; 
Su rey y sus principes estan entre las naciones donde no hay ley; 
Sus profetas tampoco hallaron vision de Jehova
2:10 Se sentaron en tierra, callaron los ancianos de la hija de Sion; 
Echaron polvo sobre sus cabezas, se ciñeron de cilicio; 
Las virgenes de Jerusalen bajaron sus cabezas a tierra. 
2:11 Mis ojos desfallecieron de lagrimas, se conmovieron mis entrañas, 
Mi higado se derramo por tierra a causa del quebrantamiento de la hija de mi pueblo, 
Cuando desfallecia el niño y el que mamaba, en las plazas de la ciudad. 
2:12 Decian a sus madres: ¿Donde esta el trigo y el vino? 
Desfallecian como heridos en las calles de la ciudad, 
Derramando sus almas en el regazo de sus madres. 
2:13 ¿Que testigo te traere, o a quien te hare semejante, hija de Jerusalen? 
¿A quien te comparare para consolarte, oh virgen hija de Sion? 
Porque grande como el mar es tu quebrantamiento; ¿quien te sanara? 
2:14 Tus profetas vieron para ti vanidad y locura; 
Y no descubrieron tu pecado para impedir tu cautiverio, 
Sino que te predicaron vanas profecias y extravios. 
2:15 Todos los que pasaban por el camino batieron las manos sobre ti; 
Silbaron, y movieron despectivamente sus cabezas sobre la hija de Jerusalen, diciendo: 
¿Es esta la ciudad que decian de perfecta hermosura, el gozo de toda la tierra? 
2:16 Todos tus enemigos abrieron contra ti su boca; 
Se burlaron, y crujieron los dientes; dijeron: Devoremosla; 
Ciertamente este es el dia que esperabamos; lo hemos hallado, lo hemos visto. 
2:17 Jehovaha hecho lo que tenia determinado;
Ha cumplido su palabra, la cual el habia mandado desde tiempo antiguo. 
Destruyo, y no perdono; 
Y ha hecho que el enemigo se alegre sobre ti,
Y enaltecio el poder de tus adversarios. 
2:18 El corazon de ellos clamaba al Señor; 
Oh hija de Sion, echa lagrimas cual arroyo dia y noche; 
No descanses, ni cesen las niñas de tus ojos. 
2:19 Levantate, da voces en la noche, al comenzar las vigilias; 
Derrama como agua tu corazon ante la presencia del Señor; 
Alza tus manos a el implorando la vida de tus pequeñitos, 
Que desfallecen de hambre en las entradas de todas las calles. 
2:20 Mira, oh Jehova, y considera a quien has hecho asi. 
¿Han de comer las mujeres el fruto de sus entrañas, los pequeñitos a su tierno cuidado? 
¿Han de ser muertos en el santuario del Señor el sacerdote y el profeta? 
2:21 Niños y viejos yacian por tierra en las calles; 
Mis virgenes y mis jovenes cayeron a espada; 
Mataste en el dia de tu furor; degollaste, no perdonaste. 
2:22 Has convocado de todas partes mis temores, como en un dia de solemnidad; 
Y en el dia del furor de Jehovano hubo quien escapase ni quedase vivo; 
Los que crie y mantuve, mi enemigo los acabo.