ANTIGUO TESTAMENTO - Josue
CAPITULOS
Antiguo Testamento
Informacion Historica acerca de los libros del antiguo testamento

La Biblia en Línea, Audio Biblia

Genesis 
Éxodo
Levitico
Numeros
Deuteronomio
Josue
Jueces
Rut
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Cronicas
2 Cronicas
Esdras
Nehemias
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastes
Cantares
Isaias
Jeremias
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amos
Abdias
Jonas
Miqueas
Nahum
Habacuc
Sofonias
Hageo
Zacarias
Malaquias
Nuevo Testamento


 

Josue

Capitulo 20  

20:1 Hablo Jehovaa Josue, diciendo: 
20:2 Habla a los hijos de Israel y diles: Señalaos las ciudades de refugio, de las cuales yo os hable por medio de Moises,
20:3 para que se acoja alli el homicida que matare a alguno por accidente y no a sabiendas; y os serviran de refugio contra el vengador de la sangre. 
20:4 Y el que se acogiere a alguna de aquellas ciudades, se presentara a la puerta de la ciudad, y expondra sus razones en oidos de los ancianos de aquella ciudad; y ellos le recibiran consigo dentro de la ciudad, y le daran lugar para que habite con ellos. 
20:5 Si el vengador de la sangre le siguiere, no entregaran en su mano al homicida, por cuanto hirio a su projimo por accidente, y no tuvo con el ninguna enemistad antes. 
20:6 Y quedara en aquella ciudad hasta que comparezca en juicio delante de la congregacion, y hasta la muerte del que fuere sumo sacerdote en aquel tiempo; entonces el homicida podra volver a su ciudad y a su casa y a la ciudad de donde huyo. 
 

20:7 Entonces señalaron a Cedes en Galilea, en el monte de Neftali, Siquem en el monte de Efrain, y Quiriat-arba (que es Hebron) en el monte de Juda. 
20:8 Y al otro lado del Jordan al oriente de Jerico, señalaron a Beser en el desierto, en la llanura de la tribu de Ruben, Ramot en Galaad de la tribu de Gad, y Golan en Basan de la tribu de Manases. 
20:9 Estas fueron las ciudades señaladas para todos los hijos de Israel, y para el extranjero que morase entre ellos, para que se acogiese a ellas cualquiera que hiriese a alguno por accidente, a fin de que no muriese por mano del vengador de la sangre, hasta que compareciese delante de la congregacion.