ANTIGUO TESTAMENTO - Jeremias
CAPITULOS
Antiguo Testamento
Informacion Historica acerca de los libros del antiguo testamento

La Biblia en Línea, Audio Biblia

Genesis 
Éxodo
Levitico
Numeros
Deuteronomio
Josue
Jueces
Rut
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Cronicas
2 Cronicas
Esdras
Nehemias
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastes
Cantares
Isaias
Jeremias
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amos
Abdias
Jonas
Miqueas
Nahum
Habacuc
Sofonias
Hageo
Zacarias
Malaquias
Nuevo Testamento


 

Job Capitulo 37

37:1 Por eso tambien se estremece mi corazon, 
Y salta de su lugar. 
37:2 Oid atentamente el estrepito de su voz, 
Y el sonido que sale de su boca. 
37:3 Debajo de todos los cielos lo dirige, 
Y su luz hasta los fines de la tierra. 
37:4 Despues de ella brama el sonido, 
Truena el con voz majestuosa; 
Y aunque sea oida su voz, no los detiene. 
37:5 Truena Dios maravillosamente con su voz; 
El hace grandes cosas, que nosotros no entendemos. 
37:6 Porque a la nieve dice: Desciende a la tierra; 
Tambien a la llovizna, y a los aguaceros torrenciales. 
37:7 Asi hace retirarse a todo hombre, 
Para que los hombres todos reconozcan su obra. 
37:8 Las bestias entran en su escondrijo, 
Y se estan en sus moradas. 
37:9 Del sur viene el torbellino, 
Y el frio de los vientos del norte. 
37:10 Por el soplo de Dios se da el hielo, 
Y las anchas aguas se congelan. 
37:11 Regando tambien llega a disipar la densa nube, 
Y con su luz esparce la niebla. 
37:12 Asimismo por sus designios se revuelven las nubes en derredor, 
Para hacer sobre la faz del mundo, 
En la tierra, lo que el les mande. 
37:13 Unas veces por azote, otras por causa de su tierra, 
Otras por misericordia las hara venir. 
37:14 Escucha esto, Job; 
Detente, y considera las maravillas de Dios. 
37:15 ¿Sabes tu como Dios las pone en concierto, 
Y hace resplandecer la luz de su nube? 
37:16 ¿Has conocido tu las diferencias de las nubes, 
Las maravillas del Perfecto en sabiduria? 
37:17 ¿Por que estan calientes tus vestidos 
Cuando el sosiega la tierra con el viento del sur? 
37:18 ¿Extendiste tu con el los cielos, 
Firmes como un espejo fundido?
37:19 Muestranos que le hemos de decir;
Porque nosotros no podemos ordenar las ideas a causa de las tinieblas. 
37:20 ¿Sera preciso contarle cuando yo hablare? 
Por mas que el hombre razone, quedara como abismado. 
37:21 Mas ahora ya no se puede mirar la luz esplendente en los cielos, 
Luego que pasa el viento y los limpia, 
37:22 Viniendo de la parte del norte la dorada claridad. 
En Dios hay una majestad terrible. 
37:23 El es Todopoderoso, al cual no alcanzamos, grande en poder; 
Y en juicio y en multitud de justicia no afligira. 
37:24 Lo temeran por tanto los hombres; 
El no estima a ninguno que cree en su propio corazon ser sabio.