Leer la Biblia

Isaias

Capitulo 37

37:1 Acontecio, pues, que cuando el rey Ezequias oyo esto, rasgo sus vestidos, y cubierto de cilicio vino a la casa de Jehova. 

37:2 Y envio a Eliaquim mayordomo, a Sebna escriba y a los ancianos de los sacerdotes, cubiertos de cilicio, al profeta Isaias el cual era hijo de Amoz. 

37:3 Los cuales le dijeron: Asi ha dicho Ezequias: Dia de angustia, de reprension y de blasfemia es este dia; porque los hijos han llegado hasta el punto de nacer, y la que da a luz no tiene fuerzas. 

37:4 Quiza oira Jehova tu Dios las palabras del Rabsaces, al cual el rey de Asiria su señor envio para blasfemar al Dios vivo, y para vituperar con las palabras que oyo Jehova tu Dios; eleva, pues, oracion tu por el remanente que aun ha quedado. 

37:5 Vinieron, pues, los siervos de Ezequias a Isaias. 

37:6 Y les dijo Isaias: Direis asi a vuestro señor: Asi ha dicho Jehova: No temas por las palabras que has oido, con las cuales me han blasfemado los siervos del rey de Asiria. 

37:7 He aqui que yo pondre en el un espiritu, y oira un rumor, y volvera a su tierra; y hare que en su tierra perezca a espada. 

37:8 Vuelto, pues, el Rabsaces, hallo al rey de Asiria que combatia contra Libna; porque ya habia oido que se habia apartado de Laquis. 

37:9 Mas oyendo decir de Tirhaca rey de Etiopia: He aqui que ha salido para hacerte guerra; al oirlo, envio embajadores a Ezequias, diciendo: 

37:10 Asi direis a Ezequias rey de Juda: No te engañe tu Dios en quien tu confias, diciendo: Jerusalen no sera entregada en mano del rey de Asiria. 

37:11 He aqui que tu oiste lo que han hecho los reyes de Asiria a todas las tierras, que las destruyeron; ¿y escaparas tu? 

37:12 ¿Acaso libraron sus dioses a las naciones que destruyeron mis antepasados, a Gozan, Haran, Resef y a los hijos de Eden que moraban en Telasar? 

37:13 ¿Donde esta el rey de Hamat, el rey de Arfad, y el rey de la ciudad de Sefarvaim, de Hena y de Iva? 

37:14 Y tomo Ezequias las cartas de mano de los embajadores, y las leyo; y subio a la casa de Jehova, y las extendio delante de Jehova.

37:15 Entonces Ezequias oro a Jehova, diciendo: 

37:16 Jehova de los ejercitos, Dios de Israel, que moras entre los querubines, solo tu eres Dios de todos los reinos de la tierra; tu hiciste los cielos y la tierra. 

37:17 Inclina, oh Jehova, tu oido, y oye; abre, oh Jehova, tus ojos, y mira; y oye todas las palabras de Senaquerib, que ha enviado a blasfemar al Dios viviente. 

37:18 Ciertamente, oh Jehova, los reyes de Asiria destruyeron todas las tierras y sus comarcas, 

37:19 y entregaron los dioses de ellos al fuego; porque no eran dioses, sino obra de manos de hombre, madera y piedra; por eso los destruyeron.

37:20 Ahora pues, Jehova Dios nuestro, libranos de su mano, para que todos los reinos de la tierra conozcan que solo tu eres Jehova. 

37:21 Entonces Isaias el cual era hijo de Amoz envio a decir a Ezequias: Asi ha dicho Jehova Dios de Israel: Acerca de lo que me rogaste sobre Senaquerib rey de Asiria, 

37:22 estas son las palabras que Jehova hablo contra el: La virgen hija de Sion te menosprecia, te escarnece; detras de ti mueve su cabeza la hija de Jerusalen. 

37:23 ¿A quien vituperaste, y a quien blasfemaste? ¿Contra quien has alzado tu voz, y levantado tus ojos en alto? Contra el Santo de Israel. 

37:24 Por mano de tus siervos has vituperado al Señor, y dijiste: Con la multitud de mis carros subire a las alturas de los montes, a las laderas del Libano; cortare sus altos cedros, sus cipreses escogidos; llegare hasta sus mas elevadas cumbres, al bosque de sus feraces campos. 

37:25 Yo cave, y bebi las aguas, y con las pisadas de mis pies secare todos los rios de Egipto. 

37:26 ¿No has oido decir que desde tiempos antiguos yo lo hice, que desde los dias de la antigüedad lo tengo ideado? Y ahora lo he hecho venir, y tu seras para reducir las ciudades fortificadas a montones de escombros. 

37:27 Sus moradores fueron de corto poder; fueron acobardados y confusos, fueron como hierba del campo y hortaliza verde, como heno de los terrados, que antes de sazon se seca. 

37:28 He conocido tu condicion, tu salida y tu entrada, y tu furor contra mi. 

37:29 Porque contra mi te airaste, y tu arrogancia ha subido a mis oidos; pondre, pues, mi garfio en tu nariz, y mi freno en tus labios, y te hare volver por el camino por donde viniste. 

37:30 Y esto te sera por señal: Comereis este año lo que nace de suyo, y el año segundo lo que nace de suyo; y el año tercero sembrareis y segareis, y plantareis viñas, y comereis su fruto. 

37:31 Y lo que hubiere quedado de la casa de Juda y lo que hubiere escapado, volvera a echar raiz abajo, y dara fruto arriba. 

37:32 Porque de Jerusalen saldra un remanente, y del monte de Sion los que se salven. El celo de Jehova de los ejercitos hara esto. 

 

37:33 Por tanto, asi dice Jehova acerca del rey de Asiria: No entrara en esta ciudad, ni arrojara saeta en ella; no vendra delante de ella con escudo, ni levantara contra ella baluarte. 

37:34 Por el camino que vino, volvera, y no entrara en esta ciudad, dice Jehova. 

37:35 Porque yo amparare a esta ciudad para salvarla, por amor de mi mismo, y por amor de David mi siervo. 

37:36 Y salio el angel de Jehova y mato a ciento ochenta y cinco mil en el campamento de los asirios; y cuando se levantaron por la mañana, he aqui que todo era cuerpos de muertos. 

37:37 Entonces Senaquerib rey de Asiria se fue, e hizo su morada en Ninive. 

37:38 Y acontecio que mientras adoraba en el templo de Nisroc su dios, sus hijos Adramelec y Sarezer le mataron a espada, y huyeron a la tierra de Ararat; y reino en su lugar Esarhadon su hijo.

ANTIGUO TESTAMENTO - Isaías

CAPITULOS

Antiguo Testamento

Informacion Historica acerca de los libros del antiguo testamento

La Biblia en Línea, Audio Biblia

Genesis 

Éxodo

Levitico

Numeros

Deuteronomio

Josue

Jueces

Rut

1 Samuel

2 Samuel

1 Reyes

2 Reyes

1 Cronicas

2 Cronicas

Esdras

Nehemias

Ester

Job

Salmos

Proverbios

Eclesiastes

Cantares

Isaias

Jeremias

Lamentaciones

Ezequiel

Daniel

Oseas

Joel

Amos

Abdias

Jonas

Miqueas

Nahum

Habacuc

Sofonias

Hageo

Zacarias

Malaquias

Nuevo Testamento