Música Cristiana



Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

¿Qué es la Evolución Teísta?


Pregunta: "¿Qué es la Evolución Teísta?"

Respuesta:
La Evolución Teísta es una de las tres mayores teorías mundiales del origen de la vida, las otras dos son; la Evolución Ateísta (también llamada comúnmente Evolución Darwiniana) y la Creación Especial.

La Evolución Ateísta dice que no hay Dios y que la vida pudo y así emergió naturalmente de la preexistencia de bloques de construcción inertes, bajo la influencia de leyes naturales (como la gravedad, etc.), aunque el origen de esas leyes naturales no es explicada. La Creación Especial, dice que Dios creó la vida directamente, ya sea de la nada o de materiales preexistentes. (Hay una variedad de hipótesis de la Creación Especial, que reflejan una variedad de tradiciones Teísticas. Para el propósito de este artículo, nos enfocaremos en la perspectiva bíblica cristiana.)

La Evolución Teísta dice una de dos cosas. Primero, aunque existe un Dios, Él no estuvo involucrado directamente en el origen de la vida. Él pudo haber creado los bloques de construcción, ÉL pudo haber creado las leyes naturales, Él pudo aún haber creado estas cosas con la intención del surgimiento eventual de la vida, pero en algún punto, Él se retiró y dejó que Su creación prosiguiera sola. Él la dejó hacer lo que hace, cualquiera que esto sea, y eventualmente la vida surgió del material inerte. Esta opinión es similar a la Evolución ateísta en que presume un origen de la vida naturalista.

La segunda alternativa de la Evolución Teísta, es que Dios no ejecutó solo uno o dos milagros para dar origen a la vida como la conocemos. Sus milagros fueron multitudinarios. Él condujo la vida paso a paso por el camino, que tomó de la simplicidad primitiva hasta la complejidad contemporánea, similar al Evolucionario Árbol de la Vida de Darwin (el pez engendró anfibios, quienes a su vez engendraron reptiles, quienes engendraron aves y mamíferos, etc.). Donde la vida no era capaz de evolucionar naturalmente (¿cómo es que un miembro de los reptiles evolucionó para convertirse en un ala de ave naturalmente?), Dios lo hizo. Esta teoría es similar a la Creación Especial en que se presume que Dios actuó sobrenaturalmente de alguna forma para realizar la vida como la conocemos.

Hay numerosas diferencias entre la perspectiva de la Creación Especial bíblica y la perspectiva de la Evolución Teísta. Una diferencia significativa concierne a sus respectivas teorías sobre la muerte. Los evolucionistas teístas tienden a creer que la Tierra tiene billones de años y que la columna geológica contiene el registro fósil que representa largos períodos de tiempo. Puesto que el hombre no aparece hasta más tarde en el registro de fósiles, los evolucionistas teístas creen que vivieron muchas criaturas, murieron y se extinguieron mucho antes de la tardía llegada del hombre. Esto significa que la muerte existió antes de Adán y su pecado.

Otra diferencia significativa entre las dos posiciones, es cómo leen Génesis. Los evolucionistas teístas, tienden a suscribirse ya sea a la teoría del Día-Edad o a la Teoría de la Estructura, siendo ambas interpretaciones alegóricas de la semana de la creación de Génesis 1. Los creacionistas bíblicos se adhieren a la lectura literal de 24 horas de Génesis 1 (Ver “Génesis capítulo 1, ¿se refiere literalmente a días de 24 horas?” en este sitio).

Ambas teorías evolucionistas teístas, son erráticas desde la perspectiva cristiana, en que ellas no concuerdan con la narración de la creación de Génesis. Considera:

Los evolucionistas teístas imaginan un escenario Darwiniano en el cual las estrellas evolucionaron, luego nuestro sistema solar, luego la Tierra, seguido por las plantas y animales y eventualmente el hombre. Las dos opiniones evolucionistas teístas están en desacuerdo con el papel que jugó Dios en el desarrollo de los eventos, pero generalmente concuerdan en la línea de tiempo Darwinianas. Esta línea de tiempo está en conflicto con la narración de la creación de Génesis. Por ejemplo, Génesis 1 dice que la Tierra fue creada en el Día Uno y el sol, la luna y las estrellas no fueron creadas hasta el Día Cuatro. Algunos “creacionistas progresivos” argumentan que la redacción de Génesis sugiere que el sol, la luna y las estrellas, ya habían sido creadas en al Día Uno, pero que no pudieron ser vistas a través de la atmosfera terrestre hasta el Día Cuatro, llevando a colocarlas en el Día Cuatro. Esto está un poquito exagerado, ya que la narración de Génesis es muy clara en que la Tierra no tuvo una atmósfera hasta el Día Dos. Si el sol, la luna y estrellas fueron creadas en el Día Uno, debieron haber estado visibles en el Día Uno.

Otro ejemplo de la discordancia, es que la narración de Génesis dice claramente que los pájaros fueron creados con las criaturas marinas en el Día Cinco, mientras que los animales terrestres no fueron creados hasta el Día Seis. Esto está en directa oposición a la teoría Darwiniana, de que las aves evolucionaron a partir de los animales terrestres. La narración bíblica dice que las aves precedieron a los animales terrestres. La teoría evolucionista teísta dice exactamente lo opuesto.

Una de las más infortunadas tendencias en la cristiandad postmodernista, es la de reinterpretar Génesis para acomodar las teorías evolutivas. Muchos maestros bíblicos bien conocidos y apologistas, le han dado cabida a los evolucionistas y han llegado a creer que el adherirse a una interpretación literal del Génesis, es de alguna manera perjudicial para la credibilidad de los cristianos. En todo caso, los evolucionistas pierden respeto por aquellos cuya creencia en la Biblia es tan débil, que están dispuestos a comprometerla y adoptar sus ideas. Aunque el número de verdaderos creacionistas puedan estar disminuyendo en la academia, muchas organizaciones fieles, tales como Answers in Genesis, (Respuestas en Génesis) the Creation Research Society (la Sociedad Investigadora de la Creación) the Institute for Creation Research

(el Instituto para la Investigación de la Creación) han afirmado que la Biblia no solo es compatible con la ciencia real, sino que afirman que ni una sola palabra en la Biblia ha sido jamás desaprobada por la verdadera ciencia. la Biblia es la Palabra del Dios viviente, dada a nosotros por el Creador del universo, y Su descripción de cómo fue creado, no es compatible con la teoría de la evolución. El tratar de combinar las dos, es como tratar de combinar el agua y el aceite – simplemente no se mezclan.



Retornar a la página inicial de Español

¿Qué es la Evolución Teísta?

La Trinidad

Enfermedades Mentales y Espirituales

Adicciones

Depresión

Desordenes Alimenticio y Dietas

Problemas Emocionales

Problemas Sociales

9 Pasos a la Liberación

Sociedad

Chavos Emo Core

Día de los Muertos

Noche de Brujas Halloween

La Amistad

Juegos de Azar, Lotería, Casinos

Sexualidad, Noviazgo y Matrimonio

Cuidando el Templo de Dios

Consejos y Dietas para prevenir el Cáncer

Dios y la Salud

La Obesidad

Guerra Espiritual

Los Diez Mandamientos

Relación con Dios

Reencarnación del alma

Humor Blanco

Armas Diabólicas

El Mundo

Satanismo

Magia y Ocultismo

Mensajes Subliminales

666 La Marca de la Bestia

Satanás

Acerca de este Portal

Quienes somos

Envíanos un correo

Ayúdanos

buscador cristiano Buscar en este sitio Web