Música Cristiana



Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
 

¿Pueden los cristianos consultar a los médicos?


Pregunta: "¿Pueden los cristianos consultar a los médicos?"

Respuesta:
Los médicos son mencionados cerca de una docena de veces a través de la Biblia. El único verso que podría ser tomado fuera de contexto para enseñar que uno no debería consultar a los médicos sería 2 de Crónicas 16:12 “En el año treinta y nueve de su reinado, Asa enfermó gravemente de los pies, y en su enfermedad no buscó a Jehová, sino a los médicos.” Pero este caso en particular, involucra toda la actitud en la vida Asa durante sus últimos años (el haberle dado la espalda a Dios en una etapa anterior de su vida).

Hay muchos versos que hablan de utilizar “tratamientos médicos” tales como la aplicación de vendajes (Isaías 1:6), aceite (Santiago 5:14), aceite y vino (Lucas 10:34), hojas (Ezequiel 47:12), tomar algo de vino (1 Timoteo 5:23), y ungüentos, particularmente el “bálsamo de Galaad” (Jeremías 8:22) Así mismo, Lucas, el autor de los Hechos y el Evangelio de Lucas, es mencionado por Pablo como “el médico amado” (Colosenses 4:14).

Marcos 5:25-30 relata la historia de una mujer que tuvo problemas con un sangrado continuo, un problema que los médicos no habían podido curar, aún cuando ella había consultado a muchos de ellos y gastado todo lo que tenía. Viniendo a Jesús ella pensó que si tan solo tocaba la orilla de su manto, sería sanada, y así sucedió.

Jesús, en respuesta a las preguntas de los fariseos en cuanto al desperdicio de su tiempo departiendo con los pecadores les dijo, “Los sanos no tienen necesidad de médico sino los enfermos.” (Mateo 9:12) De los versículos arriba mencionados, podemos deducir los siguientes principios:

1) Los médicos no son Dios y no deben ser vistos como tal. Algunas veces ellos pueden ayudar; pero habrá otras en que todo lo que lograrán quitarnos es el dinero.

2) El buscar y consultar médicos y utilizar remedios “terrestres” no es condenado en la Escritura, mas bien parecen haber sido utilizados según leemos a lo largo de la Escritura.

3) Debe buscarse la intervención de Dios en cualquier dificultad física, (Santiago 4:2; 5:13). Él no promete que responderá siempre de la manera que nosotros deseamos (Isaías 55:8-9), pero tenemos la seguridad de que todo lo que ÉL haga será hecho en amor y por lo tanto, ese es nuestro mayor beneficio (Salmo 145:8-9).

Así que, ¿Pueden los cristianos consultar al médico? Dios nos creó como seres

inteligentes y nos dio la habilidad para crear medicamentos y aprender cómo reparar nuestros cuerpos. No hay nada de malo en aplicar este conocimiento y habilidad en pro de la salud física. Los doctores pueden ser vistos como un regalo de Dios para nosotros… un medio a través del cual Dios brinda sanidad y recuperación. Al mismo tiempo, nuestra mayor confianza y fe debe estar depositada en Dios, no en los doctores o la medicina. Al igual que en todas las decisiones difíciles que enfrentamos en la vida, Dios promete darnos sabiduría cuando se la pidamos (Santiago 1:5).



Retornar a la página inicial de Español

¿Pueden los cristianos consultar a los médicos?

La Trinidad

Enfermedades Mentales y Espirituales

Adicciones

Depresión

Desordenes Alimenticio y Dietas

Problemas Emocionales

Problemas Sociales

9 Pasos a la Liberación

Sociedad

Chavos Emo Core

Día de los Muertos

Noche de Brujas Halloween

La Amistad

Juegos de Azar, Lotería, Casinos

Sexualidad, Noviazgo y Matrimonio

Cuidando el Templo de Dios

Consejos y Dietas para prevenir el Cáncer

Dios y la Salud

La Obesidad

Guerra Espiritual

Los Diez Mandamientos

Relación con Dios

Reencarnación del alma

Humor Blanco

Armas Diabólicas

El Mundo

Satanismo

Magia y Ocultismo

Mensajes Subliminales

666 La Marca de la Bestia

Satanás

Acerca de este Portal

Quienes somos

Envíanos un correo

Ayúdanos

buscador cristiano Buscar en este sitio Web